Solidaridad contra la represión en China y Hong Kong ⬤ ¡Liberen a Leung Kwok-hung, «Pelo Largo»!

Reporteros de ASI

Desde las luchas de masas de Hong Kong en 2019, la situación ha cambiado completamente. La dictadura de Xi Jinping y el mal llamado Partido Comunista (PCCh) ha respondido con una represión masiva y sin precedentes a la lucha por los derechos democráticos con el objetivo de destruir el movimiento e impedir cualquier lucha de masas futura en Hong Kong o China.

A la luz de estos ataques a los derechos democráticos en Hong Kong y de la creciente represión en China, ASI lanza la campaña Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong. El objetivo de esta campaña es difundir lo que realmente está sucediendo en China y Hong Kong, para movilizar la solidaridad de la gente común, los trabajadores y los jóvenes.

Esta campaña será diferente en aspectos importantes de varias iniciativas de solidaridad existentes. La ASI tiene camaradas, compañeros socialistas, en China y Hong Kong. Ellos están directamente amenazados y afectados por la represión, lo que hace que esta sea una lucha muy concreta.

Nuestra campaña de solidaridad se centrará en la situación a la que se enfrentan las capas oprimidas de China y Hong Kong: trabajadores, jóvenes, mujeres y minorías étnicas. Nos mantendremos al margen de las iniciativas lanzadas por diversos gobiernos y grupos de intereses empresariales que siguen sus propias agendas. No pueden hablar en nombre de los oprimidos ni se puede confiar en ellos cuando están en juego los derechos democráticos y los derechos de los trabajadores. Esto es especialmente importante en la era de la nueva Guerra Fría entre los gobernantes de Estados Unidos y China, en la que ambos bandos intentan manipular la opinión pública mundial como parte de su lucha de poder imperialista.

Los objetivos de la campaña son educar, intervenir y organizar la solidaridad. La solidaridad en términos prácticos e inmediatos significa mostrar apoyo a las víctimas de la represión estatal y difundir la información sobre sus casos lo más ampliamente posible. La campaña espera sensibilizar al movimiento sindical y obrero a nivel mundial, mediante el traslado de resoluciones, la realización de vídeos y el intercambio de fotos de actividades de apoyo a los derechos de los trabajadores y a los derechos democráticos en China y Hong Kong.

Vídeo: Leung Kwok-hung se muestra desafiante mientras es enviado a prisión, 5 de marzo de 2021

Estudiantes y protestas

Aunque muchas manifestaciones se han suspendido debido a la pandemia de coronavirus, Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong puede prepararse para intervenir en piquetes, vigilias de protesta y reuniones allí donde aparezca el tema de los derechos políticos en China y Hong Kong.

En las universidades de todo el mundo, donde están matriculados casi un millón de estudiantes de China y Hong Kong, la campaña puede encontrar una importante audiencia. Sólo en el Reino Unido había 120.000 estudiantes chinos antes de la pandemia y 370.000 en Estados Unidos.

Los estudiantes e inmigrantes chinos y asiáticos se enfrentan a un mayor riesgo de ataques racistas en los países occidentales debido a la culpabilización racista por la pandemia de políticos como Donald Trump y a la retórica de la Guerra Fría no sólo de los gobiernos occidentales, sino también a la propaganda ultranacionalista de «guerrero lobo» del régimen chino. El PCCh organiza grupos de estudiantes nacionalistas en universidades extranjeras, tanto para difundir la propaganda nacionalista como para controlar cualquier simpatía a la oposición entre los estudiantes chinos. Esto hace más difícil que los estudiantes críticos con el régimen expresen sus opiniones. Por lo tanto, las campañas de solidaridad en los campus deben vincular las cuestiones de la represión estatal y los derechos democráticos con las iniciativas antirracistas y la unidad de lucha.

En los próximos meses, Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong espera coordinar, junto con las secciones de ASI, una serie de reuniones en línea en diferentes partes del mundo y en varios idiomas. La campaña está elaborando un paquete de campaña con folletos, un modelo de resolución sindical y otras herramientas de campaña para construir acciones de solidaridad.

Liberen a Leung Kwok-hung, “Pelo Largo”

Una parte crucial de este trabajo de solidaridad es destacar el caso del ex legislador encarcelado de Hong Kong, Leung Kwok-hung, también conocido como “Pelo Largo”. Junto con otros cuarenta candidatos al ahora disuelto Consejo Legislativo de la ciudad (Legco), está encarcelado acusado de subversión en virtud de la ley de seguridad nacional de la dictadura, cuya pena máxima es la cadena perpetua.

«Pelo Largo» apoya a la candidata de Acción Socialista (ISA en Hong Kong) en las elecciones al Consejo de Distrito de 2015

Exigimos la liberación de todos los presos políticos de Hong Kong, con la mayoría de cuyas ideas políticas no estamos de acuerdo, porque el caso contra ellos es un montaje. Algunos de los acusados solo desempeñaron un papel menor en la lucha de masas y los jóvenes manifestantes se mostraron muy escépticos ante los compromisos que algunos de estos líderes políticos estaban dispuestos a aceptar. Estas diferencias políticas no influyen en nuestro llamamiento a su liberación inmediata. Queremos destacar a «Pelo Largo» como una de las figuras de protesta más famosas de Hong Kong, porque es el único representante de la izquierda entre los líderes más destacados del movimiento democrático. “Pelo Largo» ha apoyado activamente las causas de los trabajadores en China y Hong Kong, los derechos de las mujeres, del colectivo LGBTQ+ y de los refugiados, y se ha opuesto al imperialismo estadounidense. Es repugnante que algunos «izquierdistas» de Internet en otros países desestimen las protestas masivas de Hong Kong como una «revolución de colores» respaldada por Estados Unidos (utilizando argumentos similares para Myanmar y Xinjiang) y apoyen la viciosa represión que está teniendo lugar.

Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong espera coordinar los mensajes de solidaridad en el extranjero para «Pelo Largo» en prisión. Los camaradas de diferentes países pueden escribir breves mensajes de solidaridad indicando de dónde son y enviárnoslos (dirección abajo). Hay normas estrictas sobre el correo de los presos y, por tanto, hay que coordinarlo con cuidado: por favor, no escribas consignas o reivindicaciones políticas o la carta será destruida por los guardias, pero puedes escribir sobre asuntos de actualidad. Es importante no mencionar tus datos personales, salvo tu nombre. Utiliza sólo bolígrafo negro o azul y papel normal sin adornos).

Las secciones y sociedades estudiantiles también pueden hacer pancartas con el lema «Liberen a los presos políticos en Hong Kong» y exponerla en mesas públicas. Pidan al público que firme y escriba breves saludos en la pancarta. Estas pancartas pueden utilizarse en mensajes fotográficos y enviarse a través de nuestra campaña a «Pelo Largo» y a otros presos.

‘Pelo Largo’ en la manifestación anti-Trump de noviembre de 2016.

El trasfondo

En junio de 2020, el dictador chino Xi Jinping impuso a Hong Kong una ley de seguridad nacional con sanciones draconianas. Los cargos de «subversión» y «separatismo» pueden ser castigados con cadena perpetua o incluso con la extradición para ser juzgados en la China continental, donde todavía se aplica la pena de muerte para estos delitos.

El objetivo de esta represión es aplastar la lucha democrática de las masas en Hong Kong y eliminar los derechos democráticos que tanto costó conseguir: la libertad de expresión, la libertad de reunión, el derecho a formar partidos políticos y presentarse a las elecciones, los derechos sindicales, incluido el derecho a huelga. Todas estas cosas están prohibidas en China. Hong Kong fue en su día la excepción con la que Xi está tratando de acabar. Dos líderes sindicales de Hong Kong se encuentran entre los detenidos y acusados de subversión.

En la Asamblea Popular Nacional de China de marzo de 2021, la dictadura impuso nuevas normas electorales en Hong Kong. Estas normas sustituyen al Legco semi-electo por un Legco «mejorado»: más restringido, autoritario y con la mayoría de los miembros nombrados por un comité bajo el control de la dictadura. Ya no será posible que ningún grupo político de la oposición genuina participe en las elecciones. Sólo se aprobarán los títeres del PCCh. Utilizar el sistema electoral, antes bastante abierto, como plataforma para hacer campaña a favor de los derechos de los trabajadores y contra el capitalismo, como hizo ASI en 2011 y 2015, es ahora imposible. La mayoría de los hongkoneses probablemente boicotearán las elecciones debido a estos cambios.

El régimen de Xi está realizando simultáneamente la más severa represión en China desde el aplastamiento del movimiento democrático de masas de 1989. Las protestas de los trabajadores en China son atacadas rutinariamente por la policía, los activistas son desaparecidos y torturados, un monstruoso estado de vigilancia policial de alta tecnología supera los niveles orwellianos, las minorías, especialmente los musulmanes, sufren una represión inhumana, leyes racistas y encarcelamiento masivo.

El plan de Xi Jinping es gobernar de por vida. La contrarrevolución en Hong Kong está impulsada por las necesidades de su dictadura de erradicar toda oposición entre las masas en China y no sólo en Hong Kong. La lucha de masas de Hong Kong de 2019 por la democracia y contra la brutalidad policial sacó a millones de personas a las calles. No había ni una sombra de duda de que el gobierno ultracapitalista de Hong Kong y nombrado por Pekín carecía de cualquier base social genuina; sólo podía seguir gobernando porque estaba apuntalado por el enorme estado policial chino.

Conmoción mundial

La lucha de Hong Kong inspiró a personas de todo el mundo y creó una crisis para el sistema totalitario de Xi. Fue un desastre de relaciones públicas a nivel mundial y socavó los esfuerzos de China por proyectar un «poder blando» a nivel internacional. El PCCh temía que el «virus político» de Hong Kong pudiera extenderse a la China continental y estimular a la súper explotada clase obrera china a tomar el camino de la lucha de clases. El nivel de vida y las condiciones de trabajo de los trabajadores han empeorado en China en medio de la crisis económica mundial, mientras que las políticas proempresariales del PCCh crean cinco nuevos multimillonarios cada semana.

La lucha de masas de Hong Kong fue un ejemplo de increíble desafío e intrepidez contra una dictadura aparentemente todopoderosa. El régimen de Xi quiere extinguir este ejemplo de rebeldía ante los ojos del mundo entero. Hong Kong también se ha convertido en una línea de frente crucial en la acelerada Guerra Fría entre el imperialismo chino y el imperialismo estadounidense/occidental. La estrangulación de los derechos democráticos en Hong Kong por parte de Xi Jinping pretende ser una demostración del poder de su régimen en desafío al Occidente «democrático».

 

Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong no apoya a ninguno de los dos bandos en este conflicto. No creemos que ninguno de estos gobiernos defienda realmente los derechos democráticos. Sus acciones y políticas se basan en sus intereses geoestratégicos: una lucha sin escrúpulos por los mercados, mano de obra barata y materias primas. El conflicto entre Estados Unidos y China no tiene absolutamente nada que ver con la «democracia» y los «derechos humanos», como afirma una de las partes, o con el «patriotismo» y la «seguridad nacional», como afirman ambas.

Internacionalismo de la clase obrera

Nuestra campaña busca difundir la conciencia de lo que realmente está sucediendo en China y Hong Kong. Esto se basa en nuestra interacción con trabajadores, jóvenes socialistas y activistas en China y Hong Kong. Una debilidad fundamental de la lucha de masas en Hong Kong fue su incapacidad, a pesar del increíble heroísmo, de extender el movimiento a China y apelar especialmente a la clase obrera. Esto habría requerido un programa más claro basado en el internacionalismo en lugar del nacionalismo/regionalismo y la comprensión del papel del capitalismo como parte integral del sistema totalitario en China/Hong Kong.

Mientras exigimos el fin de toda la represión y la libertad de todos los presos políticos, nuestra campaña dará prioridad a las voces de los que luchan por los derechos de los trabajadores y vinculará la lucha democrática a la lucha contra el sistema intrínsecamente antidemocrático del capitalismo y el imperialismo.

En Myanmar, Tailandia, Hong Kong, Xinjiang, y en Estados Unidos y otras «democracias», las clases dominantes nunca han concedido verdaderos derechos democráticos; sólo se pueden conseguir (y defender los derechos existentes) mediante la lucha de masas para cambiar el sistema.

Para empezar, puedes mostrar tu solidaridad con la lucha por los derechos democráticos en Hong Kong, China y en todo el mundo, dándonos un «me gusta» y siguiéndonos en Facebook y Twitter, asistiendo a la reunión de solidaridad en línea que celebraremos en tu idioma/zona horaria en las próximas semanas, adaptando nuestro modelo de moción sindical para plantearla en tu reunión sindical, e invitando a un orador de Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong a dirigirse a tu sección de ASI. Si encuentras alguna manifestación en solidaridad con los derechos democráticos de Hong Kong/China en tu zona, háznoslo saber. Te ayudaremos a movilizarte para formar parte de ella.

Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong en Facebook

Solidaridad contra la Represión en China y Hong Kong en Twitter

Dirección para enviar las cartas de solidaridad a «Pelo Largo» / Leung Kwok-hung: P.O. Box No. 72622, Kowloon Central Post Office, Hong Kong