El nuevo informe del IPCC es vital, pero falla en un aspecto crucial: ¡el problema no es la “humanidad”, sino el capitalismo!

Escrito por Robert Bielecki, Rättvisepartiet Socialisterna (ASI en Suecia)

El nuevo informe del panel climático de la ONU, cuyas siglas en inglés son IPCC, lanza una acusación devastadora contra los gobernantes del mundo y el sistema capitalista. El planeta tiene temperaturas mucho más elevadas ahora que en los últimos 100.000 años, y ahora los científicos pueden mostrar un vínculo claro entre el clima extremo visto en las últimas décadas y el cambio climático.

Los cambios de temperatura siguen los modelos anteriores, pero los efectos desde el informe anterior son mucho mayores y más graves de lo previsto. La necesidad de un cambio de sistema solo se hace más evidente cada día.

Clima extremo

El último gran informe climático de este tipo se publicó en 2013, en aquel momento no pudo establecer por completo un vínculo entre el aumento de los fenómenos meteorológicos y los efectos del calentamiento global. Pero desde 2013 hemos visto desastres naturales cada vez peores, con importantes daños a la infraestructura, la agricultura, los ecosistemas, los seres humanos y toda la vida en el planeta.

Por ejemplo, en este momento terribles incendios se están produciendo en Grecia, un país que ha experimentado temperaturas extremas de más de 40 grados durante más de una semana. En la isla griega de Evian, donde se están produciendo enormes incendios, 2.000 residentes se han visto obligados a huir desde el 3 de agosto. Reuters informa que el trabajo de extinción se ve dificultado por el agua que se evapora antes de llegar a las llamas. Igualmente, en los suburbios de Atenas, miles también se han visto obligados a huir a causa de los graves incendios. “Estamos hablando del apocalipsis, no sé cómo describirlo”, dice Sotiris Danikas, que trabaja para el guardacostas en Evian, a la BBC británica.

Pero el mundo entero ha estado en llamas durante el verano. Además de Grecia, se han producido incendios importantes y actualmente están en curso en Italia, Bosnia, Turquía, Rusia, Estados Unidos, Canadá, España, Finlandia, Macedonia del Norte, Albania y más países. El escenario es el mismo: grandes incendios como resultado de extensas olas de calor están obligando a miles a huir.

El “Resumen para responsables de políticas públicas” del informe afirma que “es prácticamente seguro que los temperaturas tan elevadas (incluidas las olas de calor) se han vuelto más frecuentes e intensos en la mayoría de las regiones terrestres desde la década de 1950” y que “el cambio climático inducido por el hombre es el principal impulsor de estos cambios”. El IPCC escribe que “algunos casos de temperaturas extremas recientes observados durante la última década habrían sido extremadamente improbables sin la influencia humana en el sistema climático”.

Además de las olas de calor, las sequías extremas y los incendios, el IPCC también ve un mayor riesgo de lluvias intensas. Vimos ejemplos claros de esto hace unas semanas, cuando áreas en Alemania, Bélgica y los Países Bajos se inundaron después de fuertes lluvias en estas zonas..

Los suministros de alimentos también se ven afectados por las olas de calor y las inundaciones, pues corren el riesgo de destruir grandes áreas de tierra cultivable y las cosechas. Esto es una realidad cada vez más presente, especialmente en los países más pobres y neocoloniales.

Además de los efectos que todo esto tiene en los seres humanos, todo el ecosistema se ve, por supuesto, afectado negativamente, puesto que los fenómenos meteorológicos extremos aniquilan la vida animal y vegetal. El informe (y la realidad) muestra que los fenómenos meteorológicos extremos no sólo están concentrados en ciertas partes de la Tierra, sino que cosas como sequías extremas, peores olas de calor y lluvias torrenciales son visibles en todas partes del mundo.

El informe del IPCC muestra que las olas de calor extremo son 2,8 veces más comunes hoy en día de lo que hubieran sido sin el calentamiento global – en el pasado las olas de calor ocurrirían una vez cada diez años, según el informe -. Lo mismo ocurre con las lluvias torrenciales y las sequías que afectan a la agricultura, que son 1.3 y 1.7 veces más frecuentes, respectivamente.

Los huracanes tropicales también se han intensificado y aumentado durante la última década, lo que ha provocado importantes daños a la infraestructura y los ecosistemas.”Dagens nyheter“, uno de los principales periódicos de Suecia, publicó el 9 de agosto una entrevista al investigador, Markku Rummukainen, quien también es representante de Suecia en el IPCC. Rummukainen comenta que:

“Los cambios en curso son muy extensos y rápidos dentro del sistema climático. En muchos casos, es incomparable por mucho que retrocedamos en el tiempo. El vínculo entre el cambio climático y el clima extremo es muy grande, mucho más claro que en informes anteriores”.

Calentamiento global: motivo de lucro al que culpar

La temperatura media del planeta sigue aumentando, afirma el informe climático del IPCC. ¡Hace más calor ahora de lo que ha sido durante más de 100.000 años! Desde 2013 la temperatura media global ha aumentado 0,2 grados, llegado a 1,1 grados Celsius en comparación con el inicio de la Revolución Industrial a mediados del siglo XVIII. En el hemisferio norte, el calentamiento se está acelerando; en Suecia, por ejemplo, hay un aumento de temperatura regional de aproximadamente 2 grados.

No hay duda de que son las emisiones de gases de efecto invernadero de los “humanos” las que crean cambios importantes en el clima. Pero la debilidad del informe es precisamente el que usa el concepto de “humano”. En cambio, debería describirse como “la búsqueda cada vez más intensa de mayores beneficios por parte de las grandes corporaciones y los estados”.

Nunca es suficiente cuando enfatizamos que es la búsqueda de ganancias del sistema capitalista, y su visión de los recursos naturales como una fuente inagotable de riqueza, el que tiene la culpa de la grave crisis climática que todos enfrentamos. Las empresas petroleras, otras grandes empresas y sus socios en la política sólo conseguirán aumentar las emisiones. Luchar contra la amenaza existencial de la crisis climática es luchar contra el sistema económico capitalista.

El informe climático establece además que aproximadamente la mitad de las emisiones, 20 mil del total estimado de 40 mil millones de toneladas de dióxido de carbono por año, son absorbidas por sumideros de carbono naturales, como los bosques de la Tierra y los océanos. Pero la enorme devastación de las selvas tropicales y otros bosques libera grandes cantidades de dióxido de carbono y su función como sumidero de carbono desaparece. Con los desarrollos actuales, la tierra podrá absorber cada vez menos dióxido de carbono, al mismo tiempo que se libera más y más.

La combustión de combustibles fósiles (petróleo, carbón y más) calienta el planeta aún más. Pero el hecho es que el “Resumen para responsables de políticas públicas” del IPCC no menciona las palabras petróleo, combustibles fósiles o empresas, y solo utiliza términos como “emisiones provocadas por el hombre”.

No hay soluciones dentro del marco del capitalismo

Independientemente, las principales empresas energéticas y los estados del mundo no tienen planes de tomar medidas efectivas para reducir las emisiones. No se han tomado medidas significativas desde el Acuerdo de París en 2015, solo compromisos climáticos “voluntarios” y “decididos a nivel nacional” muy limitados.

La estrategia climática común de la Unión Europea, adoptada este año, también está lejos de ser suficiente y sus herramientas no son lo suficientemente eficaces. Dependen de soluciones de mercado que están condenadas al fracaso, como encarecer la emisión de dióxido de carbono e imponer impuestos más altos a los combustibles fósiles, así como un fuerte enfoque en el “comercio de emisiones”. Las empresas permitirán que las familias trabajadoras y los pobres paguen. El programa de la UE también está destinado a beneficiar a sus propias grandes empresas frente a sus competidores fuera de la UE.

Hacer malabarismos con las cifras de emisiones a través del comercio de derechos de emisión puede verse bien en el papel, pero no reduce las emisiones en la medida necesaria. Los países del G20, por su parte, ni siquiera pudieron acordar eliminar gradualmente la energía del carbón en su cumbre más reciente. No vale la pena creer que el establishment aceptaría acuerdos verdaderamente efectivos y vinculantes para resolver la situación en la COP26 en Glasgow.

El nivel de dióxido de carbono en la atmósfera ha aumentado continuamente. Ahora es de 410 ppm (partes por millón), en comparación con las 391 ppm en el informe climático más reciente en 2013. Esa concentración es “más alta que en cualquier momento en al menos 2 millones de años”, el informe resume con tristeza.

Y para tener un “67 por ciento de posibilidades” de alcanzar el objetivo de 1,5 grados, solo se pueden emitir otras 400 mil millones de toneladas de dióxido de carbono. Sin embargo, esa cifra es de principios de 2020; esto significa que solo quedan entre 7 y 8 años del nivel actual de emisiones antes de que se agote el “presupuesto de carbono”.

Un efecto adicional del calentamiento global es el aumento del nivel del mar y el derretimiento del hielo. “Casi todas” las capas de hielo y los glaciares del interior se están derritiendo cada vez más rápido, afirma el IPCC, y esta es también la razón principal por la que los niveles del mar están aumentando a nivel mundial. En comparación con la década de 1990, las capas de hielo y los glaciares del mundo se están derritiendo cuatro veces más rápido y el Polo Norte corre el riesgo de estar completamente libre de hielo “al menos en algún momento” antes de 2050.

Si ocurre el escenario más optimista y la temperatura promedio global aumenta sólo en 1,5 grados, el nivel del mar podría haber aumentado medio metro para 2100. Pero los océanos reaccionan lentamente a los cambios de temperatura; para el 2300, es posible que hayan aumentado tres metros. El aumento del nivel del mar se ha triplicado en los últimos diez años y, en total, los mares han aumentado 20 cm entre 1901 y 2018. Los cálculos del IPCC muestran que los niveles del mar ahora están aumentando 3,7 mm por año.

Solo el cambio socialista señala el camino a seguir

Las emisiones deben reducirse a cero en algún momento alrededor de 2050 para tener alguna posibilidad, según el IPCC. Pero no podemos esperar: se necesitan cambios importantes y de gran alcance, ahora. Ya estamos peligrosamente cerca de pasar varios de los puntos de inflexión que, si se superan, se volverán irreversibles con un calentamiento global aún más rápido como resultado, como el deshielo del permafrost o la deforestación del Amazonas.

La semana pasada, también hubo nuevos informes alarmantes de que la Corriente del Golfo corre el riesgo de ser destruida en las próximas décadas. En Suecia, la temperatura bajaría drásticamente como resultado, sin mencionar los efectos negativos sobre la vida marina y el ecosistema en todo el Atlántico y las regiones circundantes.

Los escenarios de pesadilla con mayores emisiones, que conducen a un aumento de 3-5 grados en la temperatura promedio global y al aumento del nivel del mar en varios metros en las próximas décadas, están casi garantizados a menos que el capitalismo como sistema sea reemplazado por un sistema socialista, donde la producción, la distribución y todo el sistema económico se planifica en función de las necesidades de las personas y el medio ambiente bajo el control democrático y el gobierno desde abajo. Esto requiere un movimiento revolucionario de masas contra el poder económico, contra el capitalismo. El movimiento climático, los sindicatos, las organizaciones de trabajadores y de base necesitan organizaciones democráticas y un programa socialista.