A medida que los talibanes capturan Kandahar y avanzan por Kabul, Estados Unidos, Reino Unido y otros gobiernos están evacuando a sus ciudadanos. Veinte años después de la invasión estadounidense de Afganistán, el imperialismo enfrenta humillaciones.

Escrito por Tom Crean, Socialist Alternative (ASI en Estados Unidos).

Veinte años después de invadir Afganistán en 2001, las tropas estadounidenses se están yendo junto con otras fuerzas aliadas. Miles de soldados estadounidenses y aliados murieron en la interminable guerra con los talibanes, decenas de miles resultaron heridos, mientras que cientos de miles de afganos perdieron la vida o resultaron heridos.

Los medios capitalistas citan a muchos diplomáticos no identificados y “funcionarios occidentales” que dicen que Biden ha cometido un grave error al ordenar esta retirada. Señalan que los talibanes, profundamente reaccionarios, son más fuertes que en ningún otro momento desde la invasión estadounidense. Los talibanes controlan ahora la mayor parte del campo y están asediando ciudades clave. Se han hecho con el control de la mitad de las capitales de provincia del país. Una crisis masiva de refugiados ha comenzado con personas desesperadas que huyen a medida que avanzan los talibanes. Una estimación es que 300,000 personas han huido de sus hogares desde enero.

La velocidad con la que se está desmoronando la posición de los militares entrenados por Estados Unidos parece haber sido un shock para los líderes occidentales. Existe claramente la posibilidad de que los talibanes tomen el control del país en los próximos meses, pero los acontecimientos actuales también podrían ser el comienzo de una prolongada guerra civil.

Después de 20 años, el esfuerzo de Estados Unidos en la “construcción de la nación” ha terminado previsiblemente en un fracaso total. No hay evidencia de que mantener las fuerzas estadounidenses en Afganistán por otros 20 años cambiaría el resultado. El gobierno de Biden se ha visto obligado a aceptar el debilitamiento del imperialismo estadounidense en la región y está abandonando Afganistán para poder perseguir sus intereses con más vigor en el este de Asia.

Una victoria de los talibanes tendría consecuencias desastrosas para los derechos de la gente común en Afganistán, especialmente las mujeres. Los talibanes no permitieron que las niñas asistieran a la escuela cuando estaban en el poder en el década de 1990 y su ideología defiende la completa subyugación de las mujeres.

Sin embargo, la crítica de la retirada de la mayoría de los comentaristas capitalistas basada en la preocupación por lo que sucederá con los afganos comunes y corrientes es pura hipocresía. Estados Unidos no estaba en Afganistán para ayudar a las mujeres o a las masas trabajadoras en general.

La verdadera razón es que el resultado de esta guerra representa una humillante derrota para el imperialismo estadounidense, posiblemente la más grave desde la derrota en Vietnam en 1975. Es un golpe masivo a su muy valorado “prestigio” y crea una apertura para sus rivales: China y Rusia.

A los socialistas no les importa ni un poco el prestigio de los belicistas y criminales de guerra y acogemos con satisfacción el final de esta aventura imperialista sin sentido. Sin embargo, debemos examinar detenidamente cómo sucedió esto y lo que le espera al pueblo afgano.

La verdad sobre 20 años de ocupación estadounidense

Estados Unidos invadió Afganistán con el pretexto de que su objetivo era poner fin al papel del país como un “refugio seguro” para Al-Qaeda, la organización terrorista que estaba detrás de los atentados del 9/11 en Estados Unidos. En ese momento Afganistán estaba gobernado por los talibanes. Tanto ellos como Al Qaeda eran extensiones de los muyahidines patrocinados por la CIA que habían luchado contra los soviéticos en Afganistán en la década de 1990. En este sentido, la CIA jugó un papel directo en la creación de la fuerza que volvió a masacrar a miles de personas en la ciudad de Nueva York el 9/11.

La verdadera razón de la invasión de Afganistán fue que la clase dominante vio el horror del 9/11 como una oportunidad para reafirmar el papel del imperialismo estadounidense en el Medio Oriente y superar el “síndrome de Vietnam” en la población estadounidense, a saber, la renuencia a apoyar aventuras militares después de esa derrota histórica. En resumen, fue un intento de revertir el declive a largo plazo del poder estadounidense. La misma lógica se aplicó a la invasión aún más desastrosa de Iraq en 2003 con el incentivo adicional de control de las enormes reservas de petróleo de ese país.

Si bien la capacidad militar de Al Qaeda se redujo con bastante rapidez después de 2001, Estados Unidos no se fue y sus objetivos de “misión” siguieron cambiando para incluir la construcción de un estado afgano estable y servil a los intereses capitalistas occidentales. Se gastó un billón de dólares en este esfuerzo, abrumadoramente en el conflicto militar con los talibanes. Esto fue una bonanza para los fabricantes de armas y los contratistas militares, pero hizo muy poco para beneficiar al pueblo afgano. El régimen respaldado por Estados Unidos, apoyado en el pasado por varios señores de la guerra locales, ha sido increíblemente corrupto y su ejército ha sido casi tan brutal como los talibanes. Pero una y otra vez, se proclamó que la “marea estaba cambiando” y que los talibanes podrían ser derrotados si sólo se enviaban más tropas o se gastaba más dinero en entrenar a las fuerzas locales.

Los “Papeles de Afganistán”, un conjunto de documentos secretos internos del gobierno sacados a la luz hace casi dos años, expusieron la campaña masiva de engaño del público estadounidense durante décadas. Como resumimos en un artículo de la época, mostraba:

“… décadas de disfunción continua, inestabilidad y violencia generalizada en todo Afganistán como resultado directo de la intervención de Estados Unidos. La estrategia de contrainsurgencia de Estados Unidos fue descrita por un entrevistado como “colonial” en su falta de preocupación por los afganos comunes y corrientes. Otros entrevistados describen una tolerancia generalizada del ‘caudillo’, decenas de miles de millones gastados en ‘ayuda al desarrollo’ con poco que mostrar, excepto la corrupción masiva, y una ausencia total de cualquier estrategia coherente a largo plazo”.

El futuro de Afganistán

Como se ha dicho antes, incluso si los talibanes, históricamente con una base fuerte en las regiones pastunes del este y el sur del país, no logran tomar el control de Afganistán a corto plazo, existe un peligro real de que se libra una guerra civil de acuerdo con líneas étnicas. Esto se debe a que el Estado central afgano, encabezado por el presidente Ashraf Ghani, casi no tiene autoridad. El verdadero poder detrás del Estado eran los señores de la guerra étnicos semifeudales, muchos de ellos casi tan brutales como los talibanes y totalmente corruptos. Ghani, que intentó separarse de los señores de la guerra, ahora busca desesperadamente su ayuda. Parte del atractivo de los talibanes en los años 90 cuando llegaron al poder, después de una feroz guerra civil, es que eran menos corruptos que estos elementos y muchos esperaban que entrara en orden. Hoy en día hay muchas menos ilusiones en los talibanes, aunque todavía tienen un apoyo significativo en sectores de la población.

El imperialismo regional y global ha disputado durante mucho tiempo la influencia y el control de Afganistán, que se encuentra en un cruce clave en Asia Central que limita con muchos países. Los talibanes han sido históricamente respaldados por Pakistán, que busca utilizar a Afganistán como contrapeso a su archirrival India. Pero el régimen chino también está interviniendo, recibiendo a representantes talibanes recientemente y planteando la promesa de no intervenir en los asuntos chinos a cambio de un reconocimiento de facto. Los chinos quieren que los talibanes no presten ayuda a las minorías étnicas musulmanas como los uigures que se enfrentan a una represión despiadada. Rusia ha enviado fuerzas a Tayikistán mientras los refugiados afganos huyen a través de la frontera tayika.

Solución socialista

Dada la historia reciente del país y la debilidad de su movimiento obrero, puede ser difícil ver alguna manera de avanzar para los trabajadores, los campesinos y los jóvenes en Afganistán en el corto plazo.

Lo que está claro es que ni la intervención imperialista ni el gobierno de los fundamentalistas islámicos ofrecen un camino a seguir para las masas. Ninguno de los problemas del país, incluida la pobreza masiva, la corrupción, la falta de derechos democráticos básicos y la opresión de las minorías nacionales, puede resolverse sobre la base del capitalismo.

Lo que se necesita es un movimiento de masas basado en la oposición a la intervención de todas las fuerzas imperialistas, con el objetivo de crear un gobierno democrático de trabajadores y campesinos que amerita explícitamente la liberación de las mujeres. Esto podría ganar a una gran parte de la creciente población urbana de Afganistán. Tal movimiento tendría que unirse con la clase obrera de Pakistán y otros países vecinos, apuntando hacia una federación socialista en la región, basada en el respeto del derecho de las diferentes nacionalidades a la autodeterminación.