12/11/2012, SR Barcelona

Tras
la masiva manifestación de la Diada, CiU ha convocado elecciones
anticipadas para fortalecer su posición.
Utiliza esta fuerza política los sentimientos genuinos a favor de la
independencia para echar la culpa de la crisis a Madrid. Por otro
lado, el PP, campeones de la austeridad, van a utilizar las
elecciones para fomentar división, fortalecer sentimientos del
nacionalismo español
y demonizar el nacionalismo catalán. Pero el PP y CiU, al igual que
otros partidos capitalistas – PSOE, PNV etc. – comparten una
“solución” a la crisis, que es hacer pagar a los trabajadores a
través de privatizaciones, recortes y la destrucción de sus
condiciones de trabajo. Ambos han cooperado tanto en Catalunya como
en Madrid en la aprobación de presupuestos y reformas anti-obreras,
y en última instancia estarán dispuestos a hacerlo de nuevo.

Es
necesario exponer su hipocresía, y a la vez de defender el derecho
de autodeterminación, hacer que estas elecciones sean un referéndum
sobre la austeridad. Bajo
control de CiU, cualquier recurso de Madrid se destinaría al pago la
deuda de los ricos y al rescate de los bancos y de las grandes
empresas, mientras que se continuaría pisoteando los derechos y
condiciones de los trabajadores.
¿Conseguirían
los trabajadores algún beneficio financiero o menos recortes en los
servicios en una Catalunya independiente capitalista, o a través de
un “pacto fiscal” negociado con CiU? NO. El debate liderado por
CiU acerca de las finanzas de Catalunya es una mezcla de verdades y
mitos, en los cuales no tienen cabida las necesidades de los
trabajadores, ya sean de Barcelona, Madrid o Sevilla.

El
verdadero problema es el sistema capitalista y su programa de
austeridad, que está desangrando a la clase trabajadora. Los
recursos para incrementar el gasto en servicios públicos, en la
creación masiva de puestos de trabajo y en servicios públicos
decentes, debe venir de la toma de la riqueza de los ricos, no a
expensas de gastos públicos esenciales en otras regiones que
alimentan la estrategia de “divide y vencerás”.   

El
derecho de autodeterminación y la unidad de los trabajadores

Hay
aspiraciones claras en Catalunya por una mayor autonomía, incluyendo
la independencia. Es un proceso general con un impacto amplio en toda
la sociedad catalana, incluyendo en la clase trabajadora. El
movimiento contra la austeridad ha alentado nuevos sentimientos
nacionalistas, añadidos a la rabia histórica que ya existía.
Apoyamos el derecho de autodeterminación, incluyendo el derecho de
formar un Estado independiente. Sin embargo, advertimos de los
peligros en este proceso. Si la lucha por la independencia es
capitalista en su naturaleza y/o está basada en una sección de la
población, puede tener el efecto de dividir el movimiento obrero y
debilitarlo en un momento de violentos ataques capitalistas.

La
construcción de una izquierda de masas de los trabajadores, un
componente crucial

Las
continuadas luchas contra los recortes en educación, sanidad,
transporte etc., y los movimientos sociales subrayan un
cuestionamiento del orden existente, tanto del Estado español como
del capitalismo. En estas luchas, nuestra clase aparece unida, a
pesar de las diferencias de sector o nacionalidad. Tendremos una gran
oportunidad de
unirnos en la lucha el día 14N, 10 días antes de las elecciones.

En
las elecciones catalanas, SR hace un llamamiento a votar por
candidaturas de los trabajadores que tomen una posición en defensa
de nuestros derechos y de oposición a la austeridad. Habrá varias
candidaturas de izquierdas (incluyendo una alianza entre EUiA y los
“eco-socialistas” de ICV, y una lista presentada por los
nacionalistas de izquierda CUP). Mientras que defendemos un voto por
estas candidaturas, creemos que solamente sobre la base de una unidad
de principios, tanto electoralmente como en las crecientes luchas, la
izquierda y la clase trabajadora pueden mostrar una salida al caos de
la crisis. La
candidatura de la CUP jugará un papel muy importante al dar
expresión a los sentimientos genuinos a favor de la independencia,
vinculados a un programa combativo de izquierdas que incluye varios
planteamientos claves, como el rechazo del pago de la deuda. SR
sostiene que un frente único entre esta candidatura y EUiA hubiera
tenido más sentido que la alianza entre EUiA e ICV, en la cual EUiA
solo ha podido obtener una representación minoritaria.

La
ausencia de una alternativa de izquierda masiva que arrastre a miles
de nuevos trabajadores y jóvenes a la actividad política, con un
programa y una estrategia capaz de unir a la clase obrera y de luchar
por un verdadero socialismo, es un factor clave en estos eventos.
Todas las fuerzas – especialmente las bases – de las organizaciones
de izquierda existentes, especialmente IU/EUiA siendo la fuerza
estatal de izquierdas más importante, podrían jugar un papel en la
construcción de una fuerza como ésta. Pero los ingredientes
necesarios incluyen un programa en el que se recoja el derecho de
autodeterminación, el no pago de la deuda, un gran programa de
inversión pública en puestos de trabajo, la nacionalización de los
bancos bajo control democrático, etc. Basándose en este programa,
se podría construir un frente unido – en Catalunya, pero también
en todo el Estado español – para popularizar la idea de un
gobierno de los trabajadores con estas políticas socialistas
revolucionarias.

Demandas

  • CiU/PP/PSOE
    tienen la misma agenda capitalista pero con distinto disfraz.
    Construyamos una alternativa de los trabajadores para terminar con
    el capitalismo.

  • Un
    voto por candidaturas verdaderamente socialistas, la refundación de
    la izquierda y la unión del movimiento obrero. Que las elecciones
    lo sean contra la austeridad y por la unidad. Un programa para
    terminar con el capitalismo.

  • El
    derecho a un referéndum (con múltiples opciones) pero sin dejar
    que el capitalismo decida la agenda. La construcción de una campaña
    de los trabajadores que plantee una posición de clase.

  • Una
    Catalunya verdaderamente socialista como parte de una confederación
    libre y voluntaria del Estado español, la Península Ibérica y
    Europa. Libertad para todas las naciones y unidad de todos los
    trabajadores.