Huelga en todo el sector público el día 22 de abril

John Hird SR Vitoria-Gasteiz

La clase capitalista aprovecha la pandemia para «racionalizar», recortar y, por supuesto, despedir a los trabajadores. Sin embargo, en el País Vasco ha comenzado una lucha, con miles de trabajadores resistiéndose a los ERTES innecesarios.

También en el sector público, especialmente en la sanidad y la educación, las trabajadoras, que han estado luchando contra el coronavirus en primera línea, a menudo en malas y precarias condiciones, están exigiendo contratos estables y dignos.
En un paso significativo los sindicatos ELA, LAB, CCOO, SATSE, STEILAS y ESK han convocado el 22 de abril huelga en todo el sector público de la CAPV.
Pero no es sólo en el sector público donde los trabajadores están luchando con movilizaciones y huelgas. Los trabajadores y sus sindicatos se oponen a lo que se percibe como un aprovechamiento de la pandemia por parte de la patronal para reducir la plantilla. Los trabajadores están indignados porque se les pide que paguen las consecuencias de la crisis. Varias empresas están solicitando ERTEs y los trabajadores se resisten.
El día 2 de febrero, la dirección de Sercoin Sistemas de Seguridad comunicó a la representación sindical de la plantilla el inicio del procedimiento de despido colectivo en la empresa. Pretende despedir a 19 de los 65 trabajadores y trabajadoras. El sindicato ELA, correctamente no acepta ningún despido.Los trabajadores de Sercoin se están movilizando contra estos 19 despidos anunciados
Lucha en Tubacex
Los trabajadores de Tubacex en Amurrio y Llodio en Álava han iniciado este lunes una huelga indefinida en defensa de sus puestos de trabajo y en contra de los 150 despidos anunciados por la dirección de la empresa.
El día 5 de marzo, hubo paro y movilización en defensa del empleo en Amurrio y Llodio, bajo el lema `¡Por un trabajo y vida digna en Aiaraldea!´.
A finales de 2020 la empresa aeronáutica, Aernnova en Álava presentó un ERE para 82 trabajadores. Los sindicatos han organizado una serie de manifestaciones y protestas contra los despidos. Los trabajadores están indignados porque se espera que paguen por esta crisis. El Gobierno Vasco, y el PNV han demostrado una vez más de qué lado está y han acusado al Comité de Empresa de protagonizar «actos de acoso y violencia inaceptables» contra algunos de los directivos que están gestionando el ERE.
Asimismo, en otra empresa aeronáutica en Alava, Alestis, los trabajadores se han movilizado contra los despidos.
Alestis tiene 1300 empleados en sus cinco plantas en Andalucía, en una de Vitoria y en otra en Getafe y los trabajadores han coordinado acciones atreves de Sección Sindical SAT Alestis San Pablo https://twitter.com/KNComitSanPablo?s=20
Huelga en los comedores y transporte escolar 
El día 24 de febrero hubo un alto seguimiento de la segunda jornada de huelga en los comedores y transporte escolar con una concentración ante el Parlamento para exigir al Gobierno Vasco la consolidación de empleo en la administración vasca.
La huelga tuvo un alto seguimiento, a pesar de los abusivos servicios mínimos impuestos, del 100% para los tramos de los niños y niñas de dos años y el 100% del personal de comedores, lo que impidió  el derecho a la huelga a miles de trabajadoras y trabajadores. El sindicato vasco ELA destaca la paradoja de que se declaren esenciales estos servicios mientras se niega que formen parte del sistema educativo.
El Departamento de Educación de CAPV ha provocado la pérdida de 17.000 comensales y la destrucción de cerca de 1.000 puestos eventuales y otros 1.000 fijos discontinuos. Situación que está provocando, a su vez, la rebaja de las condiciones laborales y la sobrecarga de trabajo para quienes han conservado su puesto.
En la misma semana también hubo un amplio apoyo a la huelga del Consorcio Haurreskolak (Guarderías) y a su servicio educativo. Los sindicatos y los trabajadores están luchando por gratuidad e integración del Consorcio Haurreskolak en el Departamento de Educación y respeto y cumplimiento de los acuerdos existentes.
El Consorcio Haurreskolak tiene que ser incorporado a la provisión de Equipamientos de Protección Individual que realiza Osakidetza en la enseñanza pública. Es escandaloso que los trabajadores de un sector tan clave sufran condiciones precarias «normalizadas» de trabajo temporal. La lucha contra la pandemia ha demostrado lo importantes que son todos los trabajadores de la educación y la sanidad, pero los políticos siguen imponiendo estos contratos basura. ¡Esto tiene que acabar!
Las estadísticas sobre el empleo en el sector público son una condena demoledora para el gobierno del PNV.
– Una tasa de empleo público muy por debajo de la Media Europea (UE-28, 20 % y en la CAPV 12 %),
– Una temporalidad que supera el 40% ,casi el doble del sector privado.
– Más de 100.0000 trabajadoras subcontratadas a día de hoy en el sector público.
Desde Socialismo Revolucionario demandamos: 
¡Acabar con el empleo precario, los contratos basura y la subcontratación en la educación!
¡Por la remunicipalización de todos los puestos de trabajo en educación y en los servicios públicos!
Otra lucha importante es la disputa de larga duración en las Residencias de Gipuzkoa. Las trabajadoras han vuelto a secundar de forma masiva la nueva convocatoria de huelga de ELA en el sector, la 247 desde que comenzó el conflicto. Las trabajadoras han salido una vez más a la calle para reivindicar que la situación es muy grave y que, además, se ha agravado como consecuencia de la pandemia originada por la Covid-19. El conflicto ha durado 3 años y en marzo habrá nuevas convocatorias de huelga.
Las trabajadoras del sector de la limpieza también volverán a hacer huelga en marzo en Gipuzkoa. En una rueda de prensa, las trabajadoras hicieron una declaración muy significativa, vinculando su explotación como trabajadoras al capitalismo. “La actividad de la limpieza no se ha paralizado durante la pandemia, si no que, se ha reforzado. ¿A qué se debe esto? A que los dirigentes nos han declarado esenciales, esenciales para que la sociedad y la economía pudieran seguir el curso de su actividad de forma segura. Nuestra pandemia no se reduce al COVID-19, nuestra principal pandemia, para la cual no hay mayor vacuna que la lucha se llama precariedad. Una precariedad con cara de mujer impulsada por los estamentos machistas y capitalistas de un sistema depredador”.
Nacionalizar sin compensación
Socialismo Revolucionario dice: Hay que nacionalizar, sin compensación y bajo control de los trabajadores, residentes y familias, todas las residencias privadas para ancianos y acabar inmediatamente con la gestión privada de las que son de propiedad pública. ¡Acaben con el chanchullo y dejen que nuestros ancianos vivan con dignidad!
Está claro que hay que unir todas las luchas mencionadas y muchas otras, por lo que es un gran avance que los principales sindicatos del País Vasco hayan convocado una huelga en todo el sector público el día 22 de abril.
Demandas de los sindicatos
Las principales demandas de ELA, LAB, CCOO, SATSE, STEILAS y ESK son:
– Que se articulen los mecanismos que obliguen a poner fin al abuso de la temporalidad en la contratación, que identifiquen todas las necesidades de las plantillas, las afloren y las incrementen en función de las mismas y eviten así volver al escenario de alta temporalidad actual.
– Que los procesos de oferta de empleo público que ya están en marcha deben incluir medidas extraordinarias acordes a las necesidades de cada colectivo, fruto de la negociación colectiva.
Que las administraciones pongan fin a la política de privatizaciones y externalizaciones.
Es imprescindible un plan para rejuvenecer las plantillas e incentivar las prejubilaciones.
Estamos de acuerdo con las reivindicaciones de la huelga general del 22 de abril,, pero creemos que deben ir mucho más allá.
Defender todos los puestos de trabajo
En primer lugar hay que defender todos los puestos de trabajo, tanto en el sector público como en el privado. Los sindicatos deben luchar para asegurarse de que los ERTEs no se utilicen para eliminar puestos de forma permanente.  Esto es aún más importante que nunca, dado que el desempleo ha superado los 4 millones. 700.000 puestos de trabajo han desaparecido durante la pandemia
En segundo lugar, la lucha debe ser más amplia. Los trabajadores del sector privado y del público tienen intereses comunes y las consecuencias económicas de la pandemia deben ser combatidas en una lucha unida.
En tercer lugar, la lucha es tanto industrial como política. La clase obrera no puede esperar que un partido de la patronal como el PNV defienda nuestros puestos de trabajo. Podemos movilizarnos y presionar al gobierno en las calles, pero en última instancia la izquierda real debe unirse en torno a un programa claro de lucha y socialista.
Además, los ataques políticos del neoliberalismo, como la privatización de los servicios públicos, los bajos salarios y las condiciones precarias, se pueden hacer retroceder con la lucha, sí, pero esta lucha también tiene que tener un programa claro que luche por un sistema que anteponga la necesidad al beneficio y el 99% al 1%.
SR lucha por: 
La nacionalización de la banca y del sector financiero bajo el control democrático de los trabajadores y de la sociedad. Esto permitiría la creación de un instrumento que ponga al servicio de los trabajadores miles de millones de euros. Además, el parque de centenas de miles de viviendas vacías de los bancos se podría utilizar para garantizar el derecho a la vivienda mediante un plan de vivienda social.
La nacionalización de las grandes empresas y de los sectores estratégicos de la economía para poner en marcha un plan de producción con el objetivo de poner estos sectores al servicio de toda la sociedad y sus beneficios al servicio del gasto público.
La elaboración democrática de un plan económico para cumplir las tareas urgentes planteadas arriba.