19/12/2020, Laura P. y Brune, ROSA Bruselas

Miles de personas se manifestaron en Varsovia el domingo 13 de diciembre para protestar contra el fallo del Tribunal Constitucional que impone una prohibición casi total del aborto en el país, y también para exigir la salida del gobierno conservador.

Los manifestantes cruzaron la ciudad hasta la casa del viceprimer ministro Jaroslaw Kaczynski, considerado el hombre fuerte de los conservadores gobernantes (PiS) y la verdadera persona responsable de la decisión del tribunal.

Esta movilización se produjo poco después de los movimientos masivos en toda Polonia para defender el derecho al aborto.

 

La lucha no ha terminado

 

En Polonia, los ataques de los partidos ultraconservadores contra las personas LGBTQI+ no son nuevos. Un tercio del territorio polaco ya ha aprobado resoluciones contra la llamada «ideología LGBT» y también abundan los ataques contra el derecho al aborto: en julio y agosto ya se habían adoptado medidas para proteger el ya muy restringido derecho al aborto en este país.

En octubre, también habían surgido movimientos espontáneos de masas en toda Polonia, y esta ira ciertamente no ha disminuido todavía – más movimientos podrían explotar en los próximos meses. Esta nueva movilización del 13 de diciembre lo demuestra: ¡la lucha está lejos de haber terminado!

Como explica nuestro camarada de ROSA Polonia, Tiphaine: «Para asestar un golpe decisivo al gobierno, se necesita una huelga general: la posibilidad de bloquear la economía es un arma formidable. La entrada en la lucha de la clase obrera mostraría quién hace funcionar realmente la economía y la sociedad. (…) Alternatywa Socjalistyczna (ASI en Polonia) y ROSA Polonia piden la creación de comités de huelga democráticos a nivel local para organizar la lucha, decidir las demandas y elegir la dirección local y nacional del movimiento. Esos dirigentes serían elegidos sobre la base de su experiencia, tras haber demostrado su valía en el movimiento, y serían revocados si ya no cumplen las expectativas de quienes los eligieron».

 

Ataque al Convenio de Estambul

 

Desde hace algunos meses, los partidos de extrema derecha de Polonia, como el PiS, también están tratando de rechazar la Convención de Estambul (un tratado internacional del Consejo de Europa de 2011 que tiene por objeto «prevenir, enjuiciar y eliminar» la violencia contra la mujer, así como proteger los derechos de las víctimas, «sin discriminación alguna» por motivos de orientación sexual o identidad de género).

En cambio, quieren reemplazarlo por otro tratado que iniciaron y que busca fortalecer y proteger «los derechos de las familias tradicionales» en detrimento de las minorías sexuales y de género.

En la actualidad, hay información de que también han comenzado a realizar esfuerzos diplomáticos en los países vecinos para conseguir apoyo para esta «convención de derechos de la familia». Los representantes de dos grupos ultraconservadores polacos dijeron que esta convención ya ha sido acogida con interés por los miembros de los gobiernos de Hungría y Eslovaquia.

En total, piden a 13 países (entre ellos Bulgaria, la República Checa, etc.) que aún no han aprobado el Convenio de Estambul, que apoyen este «contraproyecto» y formen una alianza con Polonia. Esto es lo que dijo Lidia Grabczuk, una líder del Congreso Social Cristiano. Añadió que podrían ser «pioneros» en la creación de una voz fuerte en Europa Central y del Este a favor del «sí» a la familia «natural» y del «no» al género.

El Primer Ministro polaco Mateusz Morawiecki, miembro del partido gobernante Pis, ha pedido al tribunal constitucional del país que examine si la Convención de Estambul se ajusta a la constitución polaca y ha propuesto rechazarla.

Este ataque al Convenio de Estambul tiene lugar en el contexto de las enormes tensiones económicas y sociales en Polonia y Europa oriental, tensiones que se han visto exacerbadas por la pandemia de COVID-19. La voluntad de los gobiernos ultraconservadores del PiS o de Orban de imponer este modelo de «valores familiares tradicionales» es una respuesta autoritaria a la ira social; la confianza en sus instituciones capitalistas es casi nula.

Qué mejor manera de recuperar el control de la situación que controlar lo que está en el corazón del sistema capitalista: la familia nuclear, patriarcal, hetero-normativa. Y castigar todo lo que no corresponda a esta ideología, como, entre otros, la comunidad LGBTQI+ o los derechos reproductivos de las mujeres, como el derecho al aborto, que es un derecho humano fundamental.

 

Rosa Polska – ROSA en Polonia

 

La plataforma feminista Rosa -también presente en Polonia- (@Rosa Polska), apoya a todos los movimientos sociales que se han movilizado en los últimos meses para defender los derechos de las mujeres y de las personas LGBTQI+ en Polonia. Luchamos contra el sistema capitalista que nos divide para gobernar mejor y sus ideologías de las que la extrema derecha es un síntoma… La creciente precariedad y los problemas sociales ofrecen a los populistas de derecha la posibilidad de enfrentar a grupos de personas entre sí. Así, la violencia está en aumento y la opresión es cada vez más visible…

Nos oponemos a esta ideología divisoria con nuestra campaña feminista socialista y nuestras acciones. Luchamos contra este sistema capitalista y la extrema derecha con un programa de fuertes reivindicaciones socialistas como el salario mínimo, la inversión masiva en centros de acogida para las víctimas de la violencia, en la educación, en los servicios públicos, etc. para resistir la opresión, el machismo y la austeridad.

 

¡Es más que necesario movilizarse! ¡Únete a nosotras!