Las masas sólo pueden confiar en su propia lucha

Por Satti, Alternativa Socialista Internacional en Sudán

Hasta ahora, tras el golpe militar, las potencias imperialistas regionales y globales han expresado posiciones diferentes. Muchos países han salido con declaraciones públicas condenando la medida del general Al-Burhan, mientras que otros han permanecido en silencio o han adoptado una postura deliberadamente ambigua.

La mayoría de los países europeos y la administración estadounidense han condenado oficialmente el golpe. Pero Rusia y China se opusieron en la sesión de las Naciones Unidas convocada para discutir el tema, citando el pretexto de la no interferencia en la soberanía de otros países. La verdad es que sus intereses entrarían en conflicto si apoyaran la condena directa.

Si bien el régimen chino ha permanecido públicamente en su mayoría en la frontera hasta ahora, tiene una relación de larga data con el ejército sudanés y una serie de inversiones, comercio y proyectos de infraestructura en el país. La ubicación estratégica de Sudán en el Mar Rojo es clave para su Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Rusia tiene importantes intereses militares que quiere perseguir en Sudán, en particular su base militar naval en la costa del Mar Rojo en el este de Sudán, cuya construcción se suspendió durante los meses anteriores debido a las objeciones de varios líderes civiles de que tal decisión debería tomarse solo después de la elección del Consejo Legislativo.

En los últimos días, algunos periódicos han informado que Al-Burhan está volviendo a hablar positivamente sobre la base militar en parte para agradecer a los rusos por su apoyo. En una entrevista para la agencia rusa “Sputnik”, Al Burhan confirmó el compromiso de Sudán con la construcción de la base, elogiando la cooperación militar “de larga data y continua” del país con Rusia.

El mismo Consejo Legislativo, que era un obstáculo para las ambiciones de Rusia, también estaba retrasando la finalización de las relaciones diplomáticas de Sudán con el Estado israelí. La búsqueda de la normalización con el Estado israelí es un objetivo importante para Al-Burhan, quien se reunió con el ex primer ministro israelí Netanyahu en Uganda el año pasado, utilizando esta relación y el apoyo israelí para ejercer presión para obtener legitimidad internacional de los Estados Unidos.

Más allá de las motivaciones económicas, los generales asesinos fueron impulsados por su deseo de ser exonerados por sus crímenes pasados, incluido su papel en el genocidio de Darfur, al lograr que Sudán fuera eliminado de la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo de los Estados Unidos. Aunque la dirección civil no se oponía en principio a arrojar la lucha palestina bajo el autobús en la búsqueda de tal apoyo imperialista, estaba a favor de un enfoque más cauteloso que tenía en cuenta la abrumadora oposición a tal acuerdo entre el propio pueblo sudanés.

Desde un punto de vista regional, los regímenes de los Emiratos Árabes Unidos y Egipto son los principales partidarios y la “cocina trasera” del golpe militar, y varios informes en los últimos días han mencionado los contactos solapados entre las dos partes.

La parte egipcia ve el golpe militar como la forma más segura de promover su agenda en la región, comenzando con la presa del Renacimiento etíope, que constituye la mayor amenaza geopolítica para el régimen de Al Sisi en la actualidad. Pero también ayuda a proteger las inversiones del ejército egipcio en Sudán y otros intereses económicos en poder de la élite egipcia dentro del país. Más fundamentalmente, en el contexto de la ira a fuego lento dentro de Egipto y el burbujeo de importantes huelgas de trabajadores allí en los últimos meses, las victorias de la revolución en Sudán representan una amenaza directa para el gobierno autoritario de Al Sisi, lo que aumenta el espectro de un regreso de la “Primavera Árabe” en el propio Egipto.

Al-Burhan también cree que puede jugar con los intereses regionales apoyándose en el llamado “campo oriental”: Rusia y China. Esto llevó al gobierno de los Estados Unidos a tratar de acelerar una resolución del asunto, a pesar del hecho de que el golpe está en línea con los intereses de algunos de los aliados regionales de los Estados Unidos en la región: los Emiratos Árabes Unidos y Egipto. Y, por supuesto, cualquier presencia militar rusa fortalecida en la región del Mar Rojo es una amenaza para los intereses estadounidenses.

Por otro lado, el rechazo y la condena del golpe por parte de la Unión Europea es principalmente para proteger su interés general en asegurar el Mediterráneo de los flujos migratorios, que el depuesto primer ministro de Sudán, Hamdok, aseguró durante sus visitas a los países de la UE en los últimos dos años.

También se deben considerar otros factores. Sudán, durante el régimen fundamentalista islámico de Omar al Bashir, planteó una continua amenaza internacional y regional a los intereses imperialistas. Estos incluyeron el intento de asesinato de Hosni Mubarak en 1995, el bombardeo de dos embajadas estadounidenses en Tanzania y Kenia en 1998, el bombardeo del destructor de misiles USS Cole en 2000, además del apoyo a los movimientos armados en los países vecinos y la protección de terroristas como Osama Bin Laden y Carlos Martínez ‘el Chacal’.

Por lo tanto, además de los intereses políticos, económicos y militares inmediatos a los que aspiran todas las partes de las potencias internacionales y regionales en la región, es importante considerar las preocupaciones de las grandes potencias de que con las fuerzas del antiguo régimen sin control en el asiento del conductor, las cosas podrían volver a salirse de control.

Por último, y no menos importante, la mayoría de los países imperialistas ahora están en pánico, temiendo que en lugar de hacer retroceder el movimiento revolucionario de Sudán, el golpe lo haya reavivado a una escala aún mayor, con posibles implicaciones que van mucho más allá de las fronteras de Sudán.

Las masas rechazan un nuevo compromiso

En cualquier caso, la presencia de dos movimientos armados parcialmente competidores en el poder, en forma del ejército y la milicia de las Fuerzas de Apoyo Rápido, combinados con alianzas e intereses regionales diferentes y en competencia, además de la continua expansión económica y militar de RSF y su construcción de relaciones exteriores lejos de las instituciones estatales tradicionales en países como Yemen y Libia, revela la imagen de una alianza frágil que puede explotar en cualquier momento. Especialmente si se pone bajo una presión sostenida de las calles.

En este contexto compuesto por tales discrepancias en los intereses extranjeros, las principales fuerzas imperialistas internacionales están tratando de presionar por un retorno de la situación como era antes del golpe, y se han involucrado en la “mediación” destinada a elaborar una solución que pueda ser aceptable para los golpistas. Esto a pesar del hecho de que tal compromiso ha sido rechazado vocalmente por millones en las calles, y que las declaraciones de los Comités de Resistencia han dejado en claro repetidamente que “No hay negociación posible con el consejo golpista”.

Desde el punto de vista de la calle, Al-Burhan cavó políticamente su tumba al anular el documento constitucional de acuerdo entre las “Fuerzas de la Libertad y el Cambio” lideradas por civiles y el Consejo Militar. Pero a decir verdad, a diferencia de lo que los expertos imperialistas argumentaron en ese entonces, este acuerdo ya se opuso ferozmente por las fuerzas revolucionarias en el momento en que se produjo, e incluso fue apodado el “acuerdo de sangre”.

Después de que la sentada en el Comando General se dispersara sangrientamente el 3 de junio de 2019, la oposición civil había pedido la caída del Consejo Militar y que sus miembros fueran juzgados, en el contexto de una gran revuelta provocada por la masacre, incluida una huelga general y una “Marcha del Millón” el 30 de junio. Pero luego se sentaron y negociaron con el Consejo Militar e impusieron en la calle este documento de asociación con los mandos militares. Esto tuvo un grave impacto en el pueblo sudanés y el movimiento de protesta en las calles. Ahora, después de que este documento constitucional ha sido destrozado, nos lleva de vuelta al punto de partida, que es la necesidad de una resistencia organizada y del derrocamiento de este consejo asesino.

La amenaza de un golpe militar para tomar el control total del gobierno por parte de Al-Burhan y su camarilla ha estado presente desde el primer momento en que se leyó la declaración de la toma del poder contra el gobierno de Al-Bashir en abril de 2019. Pero las repetidas luchas y la defensa de las calles por parte de la revolución han abortado todos sus intentos de monopolizar el poder en los últimos dos años.

Durante el período anterior, todos los acontecimientos en Sudán han apuntado a conspiraciones del Consejo Militar. Durante todo ese tiempo, el Consejo Militar construyó deliberadamente narrativas para obtener un mandato para sí mismo: agitando conflictos tribales y regionales, lanzando bandas criminales para amenazar la seguridad de la gente común y hacerla sentir temerosa, cooptando a algunos líderes tribales y civiles para desafiar al gobierno civil y exigir un gobierno militar. Como sucedió cuando los líderes tribales organizaron una sentada en Port Sudan en el este, cortar la carretera principal que abastece al país con necesidades básicas como medicinas, harina y gasolina, una sentada que se levantó rápidamente horas después del golpe de Al-Burhan el 25 de octubre.

Sin embargo, las masas han sido muy conscientes de estas estratagemas, y a pesar de que los generales cortaron el internet y todo tipo de comunicaciones dentro del país y controlaron los medios internos para promover su golpe, la desobediencia revolucionaria estalló rápidamente. En el momento de redactar este informe, las protestas y huelgas continúan, y los Comités de Resistencia están trabajando para coordinar otra “Marcha del Millón” que exige que este consejo golpista sea derribado.

La élite política civil que ha estado dirigiendo el país durante el período anterior es responsable de haber alimentado la atmósfera que ha permitido que la contrarrevolución militar llegue a este punto. Fueron ellos quienes dieron oportunidades al consejo militar para escapar de la responsabilidad cuando firmaron un acuerdo con él. Fueron ellos quienes impusieron terribles políticas económicas a los trabajadores y pobres de Sudán. También fueron ellos quienes elaboraron un acuerdo de paz que no fue efectivo de ninguna manera, excepto en la preservación de los intereses de los líderes de los diferentes movimientos armados.

A través de su golpe, Al-Burhan se ha vuelto contra ellos primero, arrestando a todos los líderes políticos de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio. Pero a pesar de la presión que Al-Burhan enfrenta actualmente desde la calle para liberarlos, esta élite procapitalista será la primera en comprometerse y acordar nuevas negociaciones que permitan a los golpistas escapar del castigo, que es lo que actualmente implican los contactos de mediación internacional entre las dos partes. Esto, sin duda, llevará a una renovada ira en las calles, especialmente en el caso de que se acepte algún acuerdo que mantenga a Al-Burhan en la cima.

Uno puede sentir en la actualidad una batalla entre bastidores sobre quién toma el liderazgo de la calle. La reciente declaración de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio muestra claramente su insistencia en saltar por encima de las luchas de los Comités de Resistencia, y diluir la solidez de la resistencia antigolpista al volver a sentarse con el consejo militar. Es revelador que las Fuerzas de la Libertad y el Cambio no han pedido en ningún momento la anulación del documento de acuerdo firmado con los generales hace dos años.

También hay conflicto sobre cómo debe intensificarse la revolución, quién decide qué debe suceder y quién, desde el punto de vista de los líderes civiles, decide desconocerla. Esto pondrá a estas fuerzas políticas en la mira de los Comités de Resistencia si insisten en contener el fuego de esta revolución. De los esfuerzos emprendidos bajo el pretexto de la mediación internacional se desprende claramente que los primeros son favorables a que los órganos externos se unan para imponer una hoja de ruta en conjunto con el consejo militar, y que impulsarán este enfoque a nivel nacional.

En medio de complots extranjeros y nacionales para atraerlos a nuevas traiciones, está claro que las masas sudanesas solo tienen sus fuerzas, energía, determinación y organización en las que confiar para lograr su revolución. La coordinación y extensión de los Comités de Resistencia (incluso entre trabajadores y soldados de base), y la ampliación de sus actividades a todos los asuntos de la vida cotidiana, es la mejor manera de fortalecer el movimiento desde abajo, con el fin de derribar el régimen de golpe militar de una vez por todas, junto con los múltiples intereses capitalistas e imperialistas que están dando vueltas como buitres a su alrededor.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

cinco × 2 =