16/09/2011, John Hird, Socialismo Revolucionario Gasteiz

“Ellos, los empresarios, van a seguir haciendo negocios y nosotros, a la calle, ¿pero cuál será la próxima?” dijo Amador Vacas, secretario del comité de empresa de Esmaltaciones, antes de la manifestación en solidaridad con los 147 trabajadores de Daewoo y 89 de Esmaltaciones San Ignacio en Vitoria-Gasteiz que ven amenazados sus puestos de trabajo.

La histórica fábrica de baterías de cocina, que ha reducido su plantilla de 270 a 90 trabajadores en seis años, es la segunda empresa alavesa en una semana que anuncia el cierre, después de Daewoo.

Las centrales UGT, ELA, LAB y CC OO organizaron una protesta multitudinaria el día 15 de septiembre en la capital vasca.

La lista de las empresas cerradas en la última crisis empieza a ser muy larga: Cegasa, BH, Kemen, Saunier Duval, Ceplastik, Iesal, Yosuthermik, Kennametal, Caravanas Hergo, Tzo y otras docenas de pequeñas empresas y del sector de la construcción.  

Daewoo, la multinacional surcoreana ha recibido millones de euros en la última década en ayudas y subvenciones de dinero publico de Gasteiz y Álava, pero ahora ha presentado un expediente de regulación de empleo de extinción, que está en fase de estudio por parte del Gobierno Vasco, y los 89 de Esmaltaciones San Ignacio luchan por conservar su trabajo después de que el Juzgado de lo Mercantil de Vitoria haya dado el visto bueno a la liquidación del negocio planteada por la compañía. Está muy claro que los trabajadores de Álava solo pueden confiar en su propia fuerza y la solidaridad de otros trabajadores para salvar sus puestos de trabajo.

Santi Díaz de Espada, de LAB, denunció que ambas empresas se comprometieron a invertir y a generar en su día puestos de trabajo, motivo por el cual recibieron millones de euros en ayudas públicas, y ahora “dejan plantados” a los trabajadores.

La empresa Esmaltaciones recibió 26 millones de euros por una recalificación de terrenos que autorizó el Ayuntamiento de Vitoria a cambio de inversiones.

La empresa no ha invertido esos 26 millones en la nueva factoría y al mismo tiempo la firma ha abierto una planta en Marruecos.

Los trabajadores de Esmaltaciones han convocado concentraciones todos los días.

En la manifestación del 15 de septiembre, más de mil trabajadores y sus familiares expresaron su rabia por las acciones de las empresas Daewoo y Esmaltaciones pero también está surgiendo la idea de que la clase obrera tiene que luchar contra la pérdida de puestos de trabajo en cualquier empresa o institución pública. El lema de la manifestación fue: “¡Álava no se cierra – VAMOS A PELEAR!”       

Por primera vez en mucho tiempo todos los sindicatos de Euskadi se unieron en una protesta en las calles de Gasteiz. Ahora y en el futuro en esta crisis profunda del capitalismo español, una lucha unida de los trabajadores es imprescindible.