La influencia de diferentes formas de políticas identitarias se ha convertido en una constante en movimientos sociales y contra la opresión alrededor del mundo. Este artículo se enfoca en los nuevos rasgos en Estados Unidos, en donde una sección de la clase dominante ha buscado instrumentalizar dichas políticas identitarias para defender sus propios intereses.

Por Erin Brightwell, Socialist Alternative (ASI en EEUU)

Reconocemos que el acercamiento de la clase dominante a este fenómeno está lejos de ser común a toda la comunidad internacional y que Estados Unidos yace en un extremo. En el otro extremo, el establishment burgués en Francia ha atacado las ideas “americanas” sobre raza y género por considerarlas una amenaza a la cultura francesa en un intento por acicatear el nacionalismo y la hostilidad hacia ideas “extranjeras”. Esta es una reacción al movimiento #MeToo, así como a las protestas contra el racismo del año pasado, inspiradas por el Black Lives Matter, que también tuvieron en la mira el legado colonial francés. Sin embargo, el de Estados Unidos es un caso más significativo y podría marcar una tendencia a seguir por otros países.

2020 será recordado como un año de una extraordinaria crisis para el sistema capitalista en todo el mundo, sin ser Estados Unidos la excepción. El trauma masivo de la pandemia, criminalmente manejado por la administración Trump, fue un golpe devastador a la clase trabajadora cuando los camiones de refrigeración alineándose frente a los hospitales y las filas de bancos de alimentos de una milla de largo se convirtieron en un elemento fijo en las noticias de la noche. Tan pronto como la primera ola del virus se estabilizó, lo que se volvería el movimiento de protesta más grande en la historia de Estados Unidos estalló en Minneapolis: millones de personas, particularmente jóvenes, inundaron las calles de ciudades, suburbios e incluso zonas rurales para expresar su ira hacia los racistas policías asesinos.

Este es el telón de fondo inmediato que antecedió un desenvolvimiento más profundo del “capitalismo progre” entre las mayores corporaciones de Estados Unidos y en los niveles más altos del poder estatal. La existencia de corporativos dando limitado apoyo a ciertas demandas de los grupos oprimidos no es algo completamente nuevo. En 2016, algunas compañías anunciaron boicots en Carolina del Norte para mostrar oposición a las transfóbicas “Políticas de Baño” (“Bathroom Bills”). Por otra parte, en sus etapas iniciales, el movimiento #MeToo tuvo el potencial para convertirse en un levantamiento masivo contra la violencia de género; en su lugar, fuerzas alineadas con el Partido Demócrata capturaron completamente el liderazgo en la ausencia del desarrollo de masas organizadas de lucha y canalizaron los esfuerzos, principalmente, hacia la recaudación de dinero para fondos legales. Cada año el pinkwashing acelera su aparición en junio a medida que las compañías intentan sacar provecho de la inserción de arcoiris en sus logotipos en un intento de diluir el Orgullo.

Sin embargo, en 2020 la clase dominante tuvo que pivotar más decisivamente cuando se enfrentó con severas crisis en múltiples frentes. Una mañana temprano, durante el apogeo del levantamiento contra el asesinato de George Floyd, los manifestantes llegaron al Barclay Center de Brooklyn, la sede no oficial de la protesta en la ciudad de Nueva York, para encontrar eslóganes pintados con enormes letras blancas en un edificio de tres pisos completamente negro. Los lemas incluían “#BlackLivesMatter” y “Amplifica las voces negras”. Cerca de la parte inferior, en letras mucho más pequeñas, estaba el logo de Doritos. La política de identidad corporativa no nació en 2020, pero la pancarta con la marca Doritos anunció una nueva ofensiva ideológica por parte de una parte importante de la clase dominante. Las corporaciones no solo intentan atraer a los mercados juveniles apropiándose de eslóganes antirracistas, sino que toda una sección de la élite gobernante de Estados Unidos está utilizando una forma de política identitaria para navegar en un entorno que se está volviendo más hostil al gobierno de la clase multimillonaria.

La política identitaria corporativa, desde trucos publicitarios como el mural de Doritos, hasta iniciativas bien financiadas de “Diversidad, equidad, inclusión” o “DEI” en corporaciones, está creciendo y se está convirtiendo en un mensaje ideológico clave difundido por muchos gobiernos locales y estatales, así como en escuelas y universidades. Una sección significativa de las corporaciones y el establishment político, junto con los medios corporativos liberales y la academia, están tratando de presentarse como voces líderes en la lucha contra el racismo, el sexismo y la opresión.

Las grandes corporaciones están gastando miles de millones en DEI. La Bolsa de Valores de Nueva York y NASDAQ están instituyendo nuevas reglas que requieren que las corporaciones que cotizan en sus bolsas tengan un número mínimo de miembros de la junta pertenecientes a la “diversidad”. En California, todas las corporaciones registradas ahora están obligadas por la ley estatal a tener al menos un miembro de la junta “diverso”. La identidad fue una base central sobre la que se seleccionó la administración de Biden. Kamala Harris, por supuesto, hizo historia como la primera mujer, la primera persona negra y la primera del sur de Asia en ser vicepresidenta, pero hay muchas más “primicias” en la administración.

Si bien los socialistas favorecen la integración de los lugares de trabajo y el fin de la dominación de una élite masculina blanca en todas las esferas, debemos tener claro que la intención de la clase dominante no es benevolente. Es, ante todo, un intento de atravesar el desarrollo de la izquierda y evitar la amenaza de la lucha de clases. La diversificación de la élite gobernante es parte de un esfuerzo por convencer a los trabajadores, a los jóvenes y a los activistas de la falsedad de que se puede hacer que el capitalismo funcione para las masas de personas oprimidas por motivos de raza, género, sexualidad, etc.

Además de la pandemia y el movimiento Black Lives Matter, otro factor en el aumento del despertar empresarial fue la rendición de Bernie Sanders al establishment demócrata. Con Sanders doblegándose ante Joe Biden en abril de 2020, no hubo una fuerza de izquierda significativa que elevara el programa radical necesario para convertir rápidamente la economía en la lucha contra el virus y proteger activamente a los más vulnerables. También significó que la idea de un movimiento de la clase trabajadora multirracial y de género para luchar contra la desigualdad y la opresión perdió a su mayor portavoz. Esta ausencia fue especialmente significativa durante el propio levantamiento de BLM.

El engaño de una “sociedad post-racial”

Una clase trabajadora unida, consciente de sí misma como clase, representa una amenaza mortal para el dominio de la clase dominante. El gobierno capitalista siempre se ha basado en la división, pero es bastante flexible en cuanto a qué medios utiliza para dividir a la gente y qué ideologías utiliza para justificar la división. La promoción abierta de la supremacía blanca y la dominación masculina ha sido políticamente dañina e inutilizable durante algún tiempo en los EE. UU., aunque Donald Trump los convirtió xenofobia perversa e interminables dobles sentidos. Un racismo y sexismo menos evidentes son elementos básicos en la publicidad y la cultura corporativa.

A fines de la década de 2000, los opinadores capitalistas propusieron la idea de que la elección de Barack Obama señaló, en gran medida, el fin de la opresión y que la sociedad era “daltónica”. Sobre la opresión de género, el Lean In, muy promocionado por la ejecutiva de Facebook Sheryl Sandberg, defendió una especie de posfeminismo en el que el sexismo se podía superar con pasos relativamente simples que las personas pueden tomar. Estas ideas están ahora demasiado identificadas como fraudulentas como para ser estratégicas para la clase dominante. Ahora, publicaciones como Harvard Business Review publican artículos sobre “justicia social corporativa”. Un sector importante de la élite capitalista ha adoptado una forma de política de identidad que les da un cierto barniz “progresista” que puede ser útil para comercializar sus productos, especialmente a los jóvenes cuya conciencia ha cambiado significativamente sobre estos temas, mientras promueven ideas que enfatizan no lo que los trabajadores tienen en común, sino lo que los divide.

Políticas de Identidad Corporativa

Las políticas de identidad corporativa están muy bien financiadas. Los números son asombrosos. American Express lanzó un plan de mil millones de dólares para promover la equidad racial. Pepsi está gastando $ 400 millones para “desmantelar las barreras raciales sistémicas que bloquean el progreso social y económico de los afroamericanos”. Apple está dedicando $ 100 millones a una iniciativa de equidad de justicia racial. New York Life, una compañía de seguros, ha anunciado un fondo de inversión de impacto de mil millones de dólares. Netflix ha prometido depositar el 2% de sus reservas de efectivo en bancos propiedad de afroamericanos.

Dada la avalancha de fondos para las iniciativas DEI, ha surgido una verdadera industria que promueve estas ideas. El gasto corporativo de DEI se estimó en $ 8 mil millones en 2003. En una encuesta de abril de 2021 a ejecutivos financieros de empresas de diferentes industrias, Hanover Research encontró que el 86% había aumentado o planeado aumentar los presupuestos de DEI. Universidades prestigiosas como Stanford, Northwestern y Georgetown ofrecen costosos programas de certificación en línea en DEI. Los organigramas corporativos ahora incluyen departamentos de DEI dirigidos por ejecutivos altamente remunerados.

Las corporaciones están gastando sus dólares de justicia social en programas para reclutar una clase gerencial más diversa y desarrollar una cadena de suministro más diversa para sus productos. Una parte del dinero de New York Life se invertirá en “administradores de fondos de capital de riesgo diversos y emergentes” supuestamente para ayudar a cerrar la brecha de riqueza racial. Una gran cantidad de dólares corporativos se destina a capacitaciones, consultores y donaciones de DEI a organizaciones de justicia social. Un pequeño puñado de consultores, ejecutivos y empresarios negros, así como una sección de la clase media negra, se beneficiarán del dinero que distribuyen las corporaciones en nombre de la diversidad. Sin embargo, estos dólares no harán mella en las grandes injusticias sistémicas en vivienda, empleo, atención médica, educación, vigilancia y justicia penal que enfrentan los trabajadores negros en particular, pero también las personas de color, las mujeres y otros sectores oprimidos de la clase trabajadora.

El resurgimiento del movimiento Black Lives Matter en 2020, la mayor ola de protestas masivas contra el racismo en la historia de Estados Unidos alarmó profundamente a la clase dominante. Esta explosión amenazó con convertirse en una revuelta general contra el sistema, lo que precipitó a las corporaciones estadounidenses a meterse como nunca en la política racial. Dos tercios de las empresas del S&P 500 hicieron declaraciones de apoyo a Black Lives Matter después de la muerte de George Floyd, mientras que el 36% de las empresas del S&P 500 hicieron contribuciones a organizaciones de justicia racial. Esta es una infusión tremendamente significativa de efectivo corporativo en las organizaciones del movimiento social, pero la clase capitalista que posee y dirige la economía en sus propios intereses no da dinero sin esperar nada a cambio. Este es un intento descarado de comprar a los líderes del movimiento BLM, y no es la primera vez que la clase capitalista estadounidense utiliza este enfoque para socavar los movimientos contra la opresión. Mientras los líderes de BLM mantengan su enfoque en el antirracismo que es aceptable para las élites, es probable que puedan esperar una relación financiera continua con las empresas estadounidenses.

Cualquier organización de combate que luche sobre la base de un programa completo antirracista y anticapitalista y tenga éxito en involucrar plenamente a la clase trabajadora afroamericana no tendrá el beneficio de los benefactores corporativos. Malcom X y las Panteras Negras no recibieron financiamiento corporativo. Sin embargo, la clase dominante sureña bajo las leyes Jim Crow apoyó a Booker T. Washington y su Instituto Tuskegee, que promovió el desarrollo de una élite afroamericana. Asimismo, durante los trastornos de finales de los 60 y principios de los 70, la Fundación Ford dio dinero a los nacionalistas negros anticomunistas.

No es casualidad que un tema clave de la “justicia social corporativa” en la actualidad sea promover la idea de que la libertad de los afroamericanos significa capitalismo afroamericano dentro del marco general estadounidense. Esto se refleja en el lema “Black Wealth Matters” y el enfoque en la destrucción de “Black Wall Street” en la masacre de Tulsa, Oklahoma de 1921. La clase media negra ha crecido en los últimos 50 años, pero la noción de que los el “capitalismo negro” es el camino del avance de la población negra en su conjunto es una broma cruel. En la medida en que haya una élite capitalista negra, sus intereses de clase están más alineados con los de la clase dominante estadounidense en su conjunto que con los de la clase trabajadora negra, que constituye la mayoría de la población negra.

¿Por qué están haciendo esto?

Todo este dinero y las conversaciones sobre racismo, sexismo y otras opresiones parecen un paso adelante en la sociedad, incluso si las políticas de identidad corporativa no están destinadas a reformas estructurales importantes que beneficiarían a millones de personas. Pero hay preguntas críticas en torno a las ideas reales que constituyen la mayor parte de las capacitaciones de DEI que implementa la gerencia en los lugares de trabajo, universidades y otras instituciones. ¿Son las ideas que pueden conducir a la liberación de los oprimidos? Y debido a que la liberación total de los pueblos oprimidos no es posible sobre la base del capitalismo, ¿sería posible que la clase capitalista presentara ideas que condujeran a su propia desaparición?

Argumentamos que la respuesta a ambas preguntas es no. Los cambios de marca superficiales “antirracistas” y los gestos simbólicos de la clase dominante no solo no representan un camino viable para las masas de la clase trabajadora que enfrentan una opresión especial bajo el capitalismo, sino que no representan una concesión significativa al levantamiento del BLM. La creciente oposición al racismo, el sexismo, la homofobia y la transfobia, especialmente entre los jóvenes, combinada con las protestas masivas del año pasado que fueron verdaderamente históricas en escala ayudaron a forzar a la clase dominante a cambiar su presentación, pero fundamentalmente, la clase dominante bajo el capitalismo es incapaz de cambiar su objetivo general de mantener dividida a la clase trabajadora. La élite capitalista, que enfrenta crisis severas que socavan cada vez más la viabilidad del propio sistema, no jugará ningún papel positivo en el alivio de la opresión de las personas de color de la clase trabajadora, las mujeres, las personas LGBTQ, etc., a menos que se vean obligadas a hacerlo por movimientos desde abajo.

Esto no quiere decir que la protesta Black Lives Matter no ganó nada. Las protestas fueron una potente fuerza radicalizadora para millones y llevaron a nuevas capas de gente, especialmente joven, a una acción antirracista activa no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo. El levantamiento también fue un factor, aunque no el único, para presionar a la administración de Biden y al establecimiento demócrata a aprobar un paquete de estímulo que incluía elementos relativamente generosos como cheques de $ 1,400, un nuevo complemento de desempleo y pagos mensuales a familias con niños. Biden tiene un historial de ser un halcón del déficit al que se le encomendó la tarea de encontrar un camino para recortar el Seguro Social bajo Obama. Su renacimiento como un New Dealer de segunda categoría, no preocupado por el espectro de la inflación, es necesario por las múltiples crisis que enfrenta el imperialismo estadounidense, incluida la amenaza del creciente imperialismo chino, la inminente catástrofe climática y el creciente malestar interno demostrado tanto por BLM como por el asalto al Capitolio de Estados Unidos liderado por la extrema derecha el 6 de enero.

Pero lo que más temen es el despertar de la lucha de clases. La campaña sindical en la planta de Amazon en Bessemer, Alabama, a principios de este año despertó un enorme entusiasmo en el resto de la enorme fuerza laboral de Amazon. Un verdadero impulso organizativo en el sector de la logística destacaría inmediatamente el papel clave de los trabajadores negros que históricamente han jugado un papel decisivo en el desarrollo del movimiento obrero.

¿Cómo desvía el sentimiento anti-racista?

Las ideas difundidas por la clase capitalista tienen mucho en común con las presentadas en varios libros, incluido White Fragility de Robin DiAngelo. Estos libros argumentan que los blancos no pueden evitar ser racistas, deben esforzarse por superar su racismo y, sin embargo, no pueden esperar no ser inconscientemente racistas por mucho que se esfuercen. Afirman que el racismo es sistémico, pero las preguntas de qué tipo de sistema perpetúa el racismo, quién se beneficia del sistema racista y qué tipo de sistema puede lograr una sociedad libre de la opresión racista nunca son el centro de atención.

La idea de privilegio basado en la raza, el género, la sexualidad, etc., es una característica importante de las políticas de identidad y está siendo difundida, mucho más que por las universidades y las ONG, por la clase dominante que está adoptando la política de identidad corporativa. El privilegio más dramático en nuestra sociedad altamente desigual es el privilegio que ejerce la clase multimillonaria para controlar completamente la economía de manera antidemocrática, lo que han hecho para su propio beneficio y a expensas del nivel de vida de la clase trabajadora. Como era de esperar, el privilegio basado en la clase tiende a no ser una característica importante de las capacitaciones corporativas de DEI, a pesar de su enorme impacto en la vida de las personas.

Lo que los defensores de la política de identidad argumentan sobre los privilegios es que los blancos, independientemente de su clase, se benefician del racismo. Sin duda alguna, los negros en particular en nuestra sociedad, desde la cuna hasta la tumba y en prácticamente todos los aspectos de la sociedad, se ven profundamente afectados de manera negativa por el racismo. El racismo anti-negro está integrado en la sociedad estadounidense en todos los niveles con resultados letales. A los blancos se les ofrecen oportunidades que se les niegan a los negros, y es mucho menos probable que mueran en una parada de tráfico o que sean absorbidos por el sistema de justicia penal. Pero el racismo no le hace ningún favor a la gran mayoría de la gente blanca. La esclavitud de bienes muebles basada en la raza se desarrolló particularmente para derrotar la rebelión de esclavos y sirvientes contratados en el período colonial temprano de los EE. UU. y evitar más rebeliones multirraciales. El régimen supremacista blanco de las leyes Jim Crow vio su ideología como absolutamente crucial para mantener a los sindicatos y socialistas fuera del Sur. Estar dividido de la clase trabajadora de otras razas no es un privilegio, es una potente herramienta de la clase dominante que debe combatirse con solidaridad.

Lejos de ser un grupo privilegiado, una gran parte de la clase trabajadora blanca ha experimentado una disminución en los niveles de vida y un aumento de la desesperación y la alienación en las últimas cuatro décadas del capitalismo neoliberal y su ataque a los trabajos manuales estables y bien pagados. Esto queda ilustrado de manera más vívida por las estadísticas sobre mortalidad. Los investigadores Anne Case y Angus Deaton han demostrado que la disminución sin precedentes en los últimos años (pre-Covid) en la esperanza de vida ha sido impulsada particularmente por personas blancas sin educación universitaria que mueren por suicidio, sobredosis de drogas y enfermedad hepática relacionada con el alcohol. La brecha racial en la mortalidad se ha reducido significativamente desde la década de 1990. En 2018, la esperanza de vida adulta de las personas negras con educación universitaria estaba más cerca de la de los blancos con educación universitaria que de la de las personas negras que no tienen un título universitario; esto es un retroceso en comparación con la década de 1990. El neoliberalismo hizo retroceder a los trabajadores, y en particular a los trabajadores sin títulos universitarios de todas las razas, un hecho que la clase dominante está tratando de ocultar a través de su promoción de la teoría del privilegio racial.

El racismo de personas individuales, desde actos y comentarios abiertamente racistas hasta lo que a veces son expresiones involuntarias de prejuicios, es un elemento clave de cómo las personas de color experimentan el racismo. También ha sido un factor de radicalización para muchos jóvenes en los últimos años. El movimiento Black Lives Matter, que se remonta a 2014, ha impulsado a los blancos, pero también a las personas de otras razas, a examinar cómo vivir en una sociedad sistemáticamente racista ha moldeado sus puntos de vista y reacciones hacia los negros, incluso si creen que la gente de todas las razas deben ser tratadas por igual. Este es un desarrollo positivo que contribuye a una mayor solidaridad entre la clase trabajadora de todas las razas y nos ayuda a construir movimientos más fuertes contra la explotación y la opresión capitalista.

Sin embargo, el énfasis dentro de las políticas de identidad corporativa en que los blancos aborden el racismo a nivel individual, sin conectar esto con la necesidad de una lucha colectiva, no es una estrategia que contribuirá a poner fin a la violencia policial racista, a eliminar la segregación de los sistemas escolares y de vivienda, o proporcionar asistencia sanitaria gratuita para todos. La gente blanca “haciendo el trabajo” para combatir su propio racismo interno o el racismo entre la gente blanca en general se ha convertido en una especie de cliché. Si bien no parece haber un consenso claro sobre en qué consiste específicamente el “trabajo” antirracista, muchas de las sugerencias son acciones para cambiar el pensamiento individual de uno, o cómo un individuo puede tener un impacto en el racismo sistémico en una de las sociedades. instituciones como una escuela o una empresa. Si bien estamos de acuerdo en que las personas blancas que tienen ideas racistas deben cambiar su forma de pensar y es necesario enfrentar el racismo, la acción individual nunca será suficiente. Se necesitarán acciones colectivas masivas para luchar con éxito y poner fin a la opresión racista en la sociedad.

La opresión racial sistemática existe no porque los blancos sean racistas a nivel individual, sino porque, a lo largo de la historia de los Estados Unidos, el racismo ha sido una herramienta esencial utilizada para dividir a los trabajadores y asegurar que una pequeña clase capitalista mantuviera el control sobre la economía y el orden social. Es esa pequeña clase capitalista la que se ha beneficiado del racismo al forzar a los negros a un estatus de segunda clase con salarios más bajos, viviendas más pobres, atención médica y educación. Ese estatus de segunda clase es y se ha aplicado brutalmente. Ahora la clase capitalista quiere enfatizar la culpabilidad de los individuos blancos sin hacer ningún cambio real en el sistema masivamente racista y desigual que beneficia solo a los propios capitalistas. Es una estafa gigante para evadir su propia responsabilidad por cómo son las cosas.

Una situación peligrosa

El uso de la política de identidad como arma por parte de la clase dominante representa un peligro real para la lucha contra la opresión, así como para la izquierda y la clase trabajadora en general. Millones de trabajadores tienen bastante claro el hecho de que el sistema está manipulado contra la gente común y que los políticos son propiedad de la clase multimillonaria. El atractivo masivo de las campañas presidenciales de Bernie Sanders mostró el hambre de un enfoque político ofensivo y centrado en la clase trabajadora, y la elección de Donald Trump muestra lo que puede suceder cuando la retórica de derecha anti-sistema, incluso si es falsa, no se contrarresta con ideas de clase. Si el establishment político liberal, los medios de comunicación liberales y una gran parte de los empleadores están planteando la idea de que la responsabilidad del racismo sistémico recae sobre los hombros de los blancos individuales, y la única fuerza importante en la sociedad que se opone decisivamente a esa idea es el Trump- Partido republicano dominado y de extrema derecha, todos aquellos a quienes la extrema derecha apuntaría, incluidos los negros, los inmigrantes, las personas LGBTQ, las mujeres, los sindicalistas y la izquierda en general se enfrentan a un peligro real.

A raíz de la insurrección de derecha del 6 de enero en el Capitolio, la extrema derecha está en desgracia con el grueso de la clase dominante, ya que la administración Biden apunta al “extremismo” como parte de su campaña para apuntalar la democracia capitalista. Sin embargo, la clase dominante no tiene un apego realmente arraigado a las políticas de identidad, ni ninguna objeción de principio a volver al crudo enfoque de dividir y gobernar del pasado. Hay varios escenarios en los que la clase dominante podría verse incitada a abandonar su supuesto giro hacia la justicia social y avivar el racismo, y en particular el sentimiento anti-inmigrante.

Los orígenes de las políticas identitarias y la teoría del privilegio

El rechazo a la derogación, subordinación e invisibilidad de las experiencias culturales no dominantes, así como la brutalidad de la violencia policial y otras formas de violencia dirigidas contra los oprimidos han jugado un papel importante en la radicalización de los jóvenes en el período pasado. Pero las ideas que se asocian con las políticas de identidad en su forma actual, incluida la teoría del privilegio y la teoría interseccional, plantean un verdadero desafío para los marxistas.

Las raíces inmediatas de estas ideas se encuentran en el surgimiento de la filosofía “posmoderna” en las universidades occidentales a partir de la década de 1970. Los filósofos posmodernos fueron con frecuencia exizquierdistas desmoralizados que luego rechazaron el marxismo.

Sin embargo, estas ideas también tienen antecedentes en la “Nueva Izquierda” de finales de los 60 y 70. Muchos activistas de la Nueva Izquierda creían que la clase trabajadora occidental (o la clase trabajadora blanca específicamente) estaba completamente “comprada” y no podía desempeñar un papel en el logro de un cambio revolucionario. Esta sección de la izquierda también se centró en el “privilegio de la piel blanca”.

El curso de la lucha de clases, la respuesta violenta de la élite gobernante a la política de la clase trabajadora y las ideas socialistas, y también los graves errores de la “vieja izquierda” durante un período más largo, abrieron el camino para estas ideas. El trabajo pionero del Partido Comunista (PC) en el movimiento obrero más amplio de vincular la justicia económica con la justicia racial en la década de 1930 educó a toda una generación de trabajadores y jóvenes en la lucha para desafiar al capitalismo. Pero, trágicamente, la desastrosa política del Frente Popular a fines de la década de 1930 y principios de la de 1940 subordinó el trabajo pionero del partido en el movimiento obrero y las campañas contra la opresión racial al apoyo al Partido Demócrata.

La respuesta de la élite gobernante al desarrollo de las ideas socialistas y la organización de masas fue el “Temor Rojo” de Joe McCarthy de finales de los 40 y principios de los 50, que llevó a la expulsión de comunistas y socialistas de muchos sindicatos. Estas cazas de brujas se utilizaron para neutralizar los movimientos sociales y la lucha de la clase trabajadora, los pobres y los oprimidos, siendo el Communist Party of the United States (CPUS) y el Socialist Workers Party (SWP) los principales objetivos. Estos ataques del gobierno tuvieron un efecto profundo en la conciencia y la capacidad organizativa del movimiento socialista y de los trabajadores militantes, agravado especialmente por el enfoque del CPUS. Esto contribuyó a aislar a la “vieja izquierda” de la clase trabajadora en general.

El movimiento radicalizado de jóvenes y trabajadores de finales de los 60 y principios de los 70 se inspiró tanto en los poderosos ejemplos de lucha social en los Estados Unidos, incluido el movimiento de derechos civiles, como en las victorias contra el capitalismo en el mundo neocolonial. Aun así, para muchos, se aprendieron las lecciones equivocadas y esto apuntaba hacia el papel de la clase trabajadora multirracial. Esto fue en un momento en que la lucha de clases estaba en un apogeo que no se había visto desde inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.

La “Nueva Izquierda” fue una consecuencia de la fragmentación y el declive de una izquierda antirracista y orientada a la clase trabajadora, a pesar de los heroicos ejemplos establecidos por el movimiento radical por la libertad de los negros para desafiar el racismo y el capitalismo. El fracaso en construir una nueva fuerza política orientada a la clase trabajadora en general de los cientos de miles de jóvenes blancos y negros de mentalidad revolucionaria de ese período abrió la puerta a la derecha y, en última instancia, al neoliberalismo. En 1980, Ronald Reagan fue elegido y se propuso revertir brutalmente los logros de los movimientos sociales y la clase trabajadora. Todo esto aisló aún más a los izquierdistas con una orientación de clase trabajadora y abrió la puerta a ideas que eran aparentemente radicales pero que no señalaban un camino a seguir para derrotar la opresión y el capitalismo. Si bien debemos inspirarnos en las luchas del pasado, esto es parte del legado que la izquierda debe superar en este nuevo período en el que millones buscan la manera de acabar con el racismo y el sexismo.

Políticas identitarias en la cultura de EE.UU

Hoy en día hay un “debate” semi-permanente en la sociedad estadounidense sobre el racismo y el antirracismo, impulsado particularmente por el Partido Republicano, cuyo establishment está buscando temas en los que pueda conectarse con la base del partido. Los políticos republicanos y los medios de comunicación de derecha mantienen una crítica regular de Black Lives Matter, la “teoría crítica de la raza”, la cultura de la cancelación y el “marxismo cultural”. Una discusión completa de las guerras culturales promovidas particularmente por los medios de comunicación de derecha está más allá del alcance de este artículo. Los socialistas tienen que apostar por una posición independiente en estas luchas. No tenemos nada en común con la derecha que quiere imponer una visión de Estados Unidos como un bastión idealizado de la libertad en nuestras escuelas y vida cultural. Estamos de acuerdo con quienes afirman que la subyugación de los negros ha sido una característica clave del capitalismo estadounidense durante 400 años. Sin embargo, tanto las alas liberales como las conservadoras de los establishments políticos tienen interés en negar que el conflicto central de la sociedad se relaciona con las líneas de clase.

Las principales prioridades ideológicas de la clase dominante se filtran inevitablemente en la vida cultural de la sociedad, y las políticas de identidad no son una excepción. Una escuela pública de la ciudad de Nueva York envió material a casa que animaba a las familias a “reflexionar” sobre su “blancura” con una tabla sobre las “Ocho identidades blancas”. El ejercicio de “caminata del privilegio” que se usa en las escuelas hace que los participantes se alineen y den un paso adelante si experimentan un privilegio en particular y retrocedan si no lo hacen. Este ejercicio puede causarles a los estudiantes una angustia real, ya sea porque se sienten presionados a revelar información sobre ellos mismos, como es el caso si su familia experimenta dificultades financieras al dar un paso atrás, o porque se sienten avergonzados porque han dado un paso adelante muchas más veces que sus compañeros de clase. Estos enfoques divisivos refuerzan la idea de que las personas de la clase trabajadora de diferentes razas tienen poco en común entre sí.

Se está convirtiendo en una tendencia para las personas influenciadas por las políticas de identidad identificar a los blancos comunes como el problema central, en lugar de los sistemas racistas que oprimen a las personas de color. El psiquiatra de la ciudad de Nueva York, la doctora Aruna Khilanani, dio recientemente una charla titulada “El problema psicopático de la mente blanca”, que se ofreció como crédito de educación continua para médicos en el Centro de Estudios Infantiles de Yale. La Dra. Khilanani describió en su discurso las vívidas fantasías que tenía de disparar y matar a personas blancas. Argumenta que los blancos no valen nada en la lucha contra el racismo, afirmando: “No hay manzanas buenas”.

Race 2 Dinner es otro ejemplo de la entrada de las políticas identitarias en la cultura. El concepto es único: por una tarifa de 5 000 dólares, grupos de mujeres blancas pueden reunirse con Regina Jackson y Saira Rao, dos mujeres profesionales de color y fundadoras de Race 2 Dinner. Durante la cena, Jackson y Rao proceden a estimular a los participantes a “hacer el trabajo” de “deconstruir lo que hay dentro de ti: la blancura”. En una historia de éxito citada por Jackson y Rao, una participante anterior informó que hizo un comentario racista en una situación social. Rao respondió: “Si incluso una mujer de una de estas cenas hace que la vida sea un poco menos tóxica, incluso un día en el trabajo o en una cena, entonces nuestro trabajo está hecho”. Afortunadamente, el levantamiento Black Lives Matter de 2020 mostró que los jóvenes y las personas de color de la clase trabajadora tienen una ambición mucho mayor en atacar a nuestra sociedad estadounidense letalmente racista que “hacer la vida un poco menos tóxica”.

Conclusión

La gente de la clase trabajadora de todas las razas comparte una experiencia clave: son trabajadores cuya labor es explotada por una clase capitalista que amasa una riqueza inimaginable mientras reduce el nivel de vida de la clase trabajadora. La lucha contra el capitalismo no se puede ganar sin la unidad de la clase trabajadora multirracial. La opresión racial no será derrotada sin que la gente blanca y el movimiento sindical multirracial y multigénero participen en movimientos de masas en su contra, y la explotación de la clase trabajadora blanca no terminará sin que la gente de color y los blancos luchen juntos para acabar con el capitalismo. . Calificar a la clase trabajadora blanca como patológica e incurablemente racista es abrazar la mentira de que la opresión racial puede ser eliminada bajo el capitalismo, o una perspectiva profundamente pesimista que excluye la posibilidad de un cambio fundamental impulsado por los movimientos sociales de los trabajadores.

El capitalismo es un sistema que está estructurado para priorizar la generación de ganancias masiva para una pequeña fracción de la sociedad, mientras que las masas en sus millones carecen de derechos humanos básicos. La clase capitalista se vio obligada a ajustar su enfoque ante una nueva serie de crisis. Los millones de jóvenes de todas las razas en las calles de las ciudades de Estados Unidos durante el levantamiento Black Lives Matter de 2020 fueron una profunda amenaza para la clase capitalista. El uso de la política identitaria como arma por parte de los principales sectores de la clase dominante y el movimiento hacia una clase dominante más diversa es, en esencia, un intento de socavar la idea de un movimiento obrero multirracial contra la opresión racista. El antirracismo de las élites quedará expuesto por su duplicidad a millones a medida que estalle la lucha de clases en el próximo período, y cuando otro movimiento de masas contra la opresión se desarrolle a un nivel más alto de organización y conciencia de clase que el levantamiento de 2020.