Esta elección muestra que los demócratas no pueden derrotar decisivamente a la extrema derecha. Socialist Alternative piensa que necesitamos un nuevo partido basado en la clase trabajadora, que se plante apoderarse de la riqueza de las principales corporaciones y ponerlas bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores.

04/11/2020, Bryan Koulouris, Socialist Alternative (ASI Estados Unidos).

¡Hay que tomar medidas para evitar que Trump robe las elecciones! 

Para expulsar a Trump de la Casa Blanca, tenemos que interrumpir la normalidad con una desobediencia civil masiva, huelgas de estudiantes y acciones en el lugar de trabajo. No podemos simplemente “esperar y ver” qué sucede; Trump está haciendo todo lo posible para robar las elecciones, y debemos actuar con rapidez y decisión. Las protestas de hoy (4 de noviembre) deberían ser solo el comienzo. Deben organizarse reuniones de emergencia en los lugares de trabajo y de estudio, los sindicatos y los barrios para discutir el camino a seguir para una lucha monumental para obligar a Trump a ceder. Muchos sindicatos han declarado su intención de ir a la huelga si Trump intenta robar las elecciones, ¡y ahora debemos tomar medidas! El movimiento obrero debería tomar la iniciativa en la movilización de un movimiento para expulsarlo.

En medio de la noche antes de la redacción de este artículo, Trump declaró la victoria a pesar de que no se han contado millones de votos y llamó a la continuación del cuenteo de votos  un “fraude contra el pueblo estadounidense”. Puede intentar utilizar las instituciones legislativas estatales y los tribunales controlados por los republicanos, incluida la Corte Suprema, para tratar de evitar que se cuenten los votos. ¡Necesitamos organizarnos y luchar con la demanda de que se cuente cada voto!

Equilibrio de fuerzas


La administración Trump se ha estado preparando para esto y están poniendo en movimiento las fuerzas de la reacción de la derecha. Este no es el momento para que estemos paralizados por el miedo. Tampoco podemos depender del liderazgo del Partido Demócrata para luchar contra Trump por nosotros; los demócratas dejaron que Bush robara las elecciones de 2000 y, más recientemente, dejaron que la fundamentalista cristiana Amy Coney Barrett fuera confirmada como juez de la Corte Suprema sin una sola protesta.

Necesitamos confiar en la fuerza de los jóvenes, los oprimidos y los trabajadores. Los trabajadores son esenciales para nuestra economía, no los acaparadores y saqueadores multimillonarios. Tenemos el poder de cerrar este sistema y debemos prepararnos urgentemente para una huelga general de trabajadores y estudiantes combinada con desobediencia civil masiva para obligar a Trump a ceder. Una huelga de masas, respaldada por un levantamiento generalizado, sacudiría a la clase multimillonaria hasta la médula, lo que podría obligarlos a intentar finalmente tomar medidas contra el autoritarismo de Trump. Si nos organizamos y nos movilizamos, podemos ganar más que simplemente expulsar a Trump; podemos luchar por las políticas socialistas que los trabajadores necesitan para abordar la pandemia, el cambio climático, el racismo institucional y la desigualdad desenfrenada.

¿Cómo llegamos aquí?


La supresión de votantes, una especialidad republicana, se amplió este año en el contexto de la pandemia. Además de esto, el colegio electoral es una de las instituciones más antidemocráticas (junto con la Corte Suprema) en un sistema político estadounidense diseñado para enmascarar el gobierno de la clase multimillonaria. A pesar de todo esto, Trump podría haber sido derrotado fácilmente de manera aplastante, especialmente si Bernie Sanders hubiera sido el nominado. Trump tiene uno de los índices de aprobación más bajos de todos los candidatos presidenciales en ejercicio, y los demócratas llevaron a cabo una campaña débil contra él con un candidato horriblemente débil y al servicio de las grandes empresas.

En una encuesta a pie de urna realizada ayer por FoxNews, el 72% de los votantes dijeron estar a favor de un programa de atención médica administrado por el gobierno. En Florida, donde Trump ganó, el 61% de las personas votaron a favor de una medida electoral por un salario mínimo de 15 dólares la hora en todo el estado. Esto muestra que un claro llamamiento a los votantes de la clase trabajadora, lo que Bernie podría haber hecho de manera efectiva, probablemente habría derrotado a Trump de manera aplastante.

Trump ha manejado de manera criminal la pandemia de COVID-19, que provocó cientos de miles de muertes en Estados Unidos, un desempleo masivo y un mayor deslizamiento hacia la pobreza para millones de estadounidenses y, sin embargo, los demócratas hicieron todo lo que pudieron para “arrebatar la derrota de las fauces de la victoria”. Presentaron a un candidato vergonzoso que se mantuvo fuera de la vista del público, no tenía un “equipo de base” para su campaña en estados clave, se negaron a adoptar políticas tremendamente populares como Medicare para todos y cobrar impuestos a los ricos, y no realizaron una campaña masiva de registro de votantes para conseguir millones de nuevos votantes que desprecian a Trump. Sin embargo, las mayores fallas de los demócratas no fueron solo “errores”, sino que se debieron a su naturaleza fundamental como un partido pro-corporativo controlado por patrocinadores multimillonarios.

En los últimos días de la campaña, Biden dejó en claro que nunca prohibiría el fracking, nunca recortaría los fondos policiales y aceptaría otra incorporación de la derecha a la Corte Suprema. Él mismo dijo que los policías deberían disparar a los sospechosos “en la pierna” como solución a los asesinatos policiales racistas, y se negó a apoyar Medicare para todos mientras las elecciones se desarrollaron en el apogeo de la pandemia. No es de extrañar que una encuesta de Axios mostrara que más del 58% de los votantes demócratas estaban motivados para votar “contra Trump” en lugar de “por Biden”.

Todo esto dejó espacio para que Trump se presentara a sí mismo como una persona ajena al “establishment” a pesar de estar en la Casa Blanca. Trump criticó a Biden desde la “izquierda” por el racista proyecto de ley contra el crimen de 1994 de Biden, así como su apoyo a las guerras en curso y los acuerdos comerciales a favor de las empresas. Esto se combinó con un cóctel vicioso de racismo, sexismo, autoritarismo, apelaciones a la extrema derecha, teorías de conspiración y retórica de “ley y orden” de Trump.

El liderazgo del Partido Demócrata luchó con más fuerza y ​​eficacia contra Bernie en las primarias que contra Trump en las elecciones generales. Sin embargo, los expertos liberales buscarán jugar un “juego de culpas”, alegando que esta situación se debe a personas que no votaron (especialmente personas de color), votantes independientes, ideas racistas en la clase trabajadora blanca (lo cual es un factor real ), o los demócratas asociados con la “izquierda radical”. En cambio, el liderazgo del Partido Demócrata necesita mirarse en el espejo para ver quién le dio a Trump la oportunidad de intentar robar esta elección. Además, el propio Sanders no debería haber capitulado ante Biden, y no debería haber autocensurado sus críticas anteriores al Partido Demócrata. Esto ayudó a que Trump apareciera como el candidato anti-sistema.

La dirección del Partido Demócrata no hizo nada para preparar a la gente para este resultado totalmente predecible de una votación impugnada. Millones de nosotros sabíamos que Trump iba a intentar robarnos esta elección si tenía la oportunidad de hacerlo. No se prepararon para las protestas porque los demócratas son un partido del capitalismo que valora la estabilidad sobre la vida de los trabajadores. Si bien muchos líderes sindicales aprobaron resoluciones pidiendo huelgas generales, hicieron poco para preparar a sus miembros para actuar. Esa es una de las razones por las que necesitamos reuniones masivas en el lugar de trabajo, la comunidad y el campus para discutir cómo escalar nuestros próximos pasos.

Una victoria final


Si somos capaces de construir una fuerte rebelión que derroque al régimen de Trump, entonces no deberíamos detenernos allí. Deberíamos organizar el movimiento para luchar por un plan de estímulo de emergencia para los trabajadores, un “New Deal” verde y socialista, el control comunitario de la policía, Medicare para todos y mucho más. La pandemia, el cambio climático, la crisis económica y el racismo institucional no desaparecerán cuando Trump deje la Casa Blanca. No podemos depender de los demócratas controlados por las empresas para cambiar fundamentalmente la situación, y Biden ha dicho una y otra vez que no presentará las políticas que tanto necesitamos.

Si obligamos a Trump a ceder, entonces Biden supervisará una de las crisis más profundas en la historia del capitalismo estadounidense. Biden tendrá como objetivo servir los intereses de la clase multimillonaria, tal como lo ha hecho a lo largo de toda su carrera política. Esto llevará a millones a buscar una alternativa al liderazgo del Partido Demócrata y a la política dominante en general. En este contexto, la extrema derecha podría crecer aún más bajo la presidencia de Biden. Para luchar eficazmente contra los racistas de derecha necesitamos un programa que pueda movilizar a los trabajadores a la acción. No podemos limitar nuestras demandas a lo que es aceptable para los líderes del Partido Demócrata y sus multimillonarios patrocinadores. En cambio, debemos luchar por las necesidades de miles de millones de personas en todo el mundo en lugar de por los multimillonarios. Este tipo de lucha inevitablemente entraría en conflicto con el propio sistema capitalista.

Esta elección muestra que los demócratas no pueden derrotar decisivamente a la extrema derecha. Alternativa Socialista cree que necesitamos un nuevo partido basado en la clase trabajadora. Abogaríamos por que este nuevo partido defienda la toma de la riqueza de las principales corporaciones y las ponga bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores. Somos parte de un movimiento internacional en todos los continentes para luchar contra las injusticias del capitalismo en todo el mundo. Esto podría sentar las bases para poner fin a toda explotación y opresión. ¡Organízate y únete a nosotros hoy!

Trump es el síntoma. El capitalismo es la enfermedad. El socialismo es la cura. Juntos, podemos construir un movimiento fuerte para derrocar a Trump. Esto puede ayudar a aumentar la confianza, la organización y la educación de los trabajadores en lucha. Las protestas de hoy son solo el comienzo, ¡y necesitamos que sean una plataforma de lanzamiento para luchar por un futuro socialista!