¡El covid no puede detener la ira masiva!

Paweo Nowak, Alternatywa Socjalistyczna (ASI en Polonia)

Tras la sentencia del pasado jueves del Tribunal Constitucional de que el aborto en caso de malformación del feto es inconstitucional, las protestas y las manifestaciones masivas han arrasado el país, ganando en número cada día. Después de que el fallo fuera anunciado el jueves, una manifestación espontánea marchó sobre la sede del partido Ley y Justicia (PiS) gobernante en Varsovia y luego a la casa privada de Jarosaw Kaczyáski, líder de PiS. Las manifestaciones y protestas han continuado cada día desde el fallo, creciendo en escala y arrasando en todo el país. El domingo, miles de manifestantes irrumpieron en las iglesias y se enfrentaron con la policía en muchas ciudades. Los bloqueos del lunes en más de 50 ciudades paralizaron el tráfico del país.

El aborto ya es casi imposible

Actualmente, el aborto sigue siendo legal en Polonia en el caso de violación, incesto, o cuando la vida o la salud de la mujer está en peligro. Sin embargo, en la práctica el derecho al aborto en estos casos suele ser bloqueado por la “conciencia” del médico, y hay regiones del país donde ningún hospital realiza abortos. El otro caso cuando el aborto es legal, cuando el feto presenta malformaciones, fue atacado por primera vez hace cuatro años cuando se discutió en el parlamento un proyecto de ley parlamentario que introducía su prohibición. En ese momento, un movimiento masivo se desarrolló a lo largo de varios meses, culminando en una huelga de “mujeres” que también involucró a estudiantes de la escuela y la universidad. Temiendo que el movimiento pudiera salirse de control, PiS decidió poner el proyecto de ley que prohibía el aborto en el “congelador” parlamentario.

Sin embargo, ahora PiS ha decidido forzar de nuevo la prohibición explotando cínicamente el hecho de que las nuevas restricciones a la pandemia en el país impiden las reuniones públicas de más de cinco personas. La ira es particularmente fuerte, ya que este fallo, dictado por el Tribunal Constitucional de Kaczyáski, se produce en un momento en que la pandemia de la Covid-19 se descontrola cada día con más de 16.000 nuevas infecciones en Polonia. Pero si PiS pensó que podrían introducir esta prohibición con el mínimo de alboroto, han subestimado seriamente la profundidad de la rabia en el país sobre este tema. La erupción de la ira es similar a lanzar una bomba en un volcán que estuvo relativamente inactivo durante cuatro años. A pesar del límite de cinco personas, la extensión del movimiento es mucho más amplia ahora, con protestas mucho más grandes y más enojadas que hace cuatro años, particularmente en las ciudades más pequeñas.

Los jóvenes están en la calle

Como hace cuatro años, hay muchos jóvenes involucrados: estudiantes universitarios, pero también estudiantes de bachillerato. Pero esta vez la ira dirigida contra PiS, la Iglesia Católica y el partido de extrema derecha, Konfederacja, ha llegado a su punto de ebullición. Además, es un movimiento mucho más grande, más elemental y espontáneo que hace cuatro años. Aunque los grupos de Facebook que organizaban las protestas hace 4 años son los mismos que pedían acción ahora, sobre el terreno no hay organizadores, ni oradores, y a dónde va cada manifestación y cuánto dura es una suposición.

Hace cuatro años, los liberales en torno a la Plataforma Cívica y el KOD (Comité para la Defensa de la Democracia) pudieron colocarse a la cabeza del movimiento y silenciar las voces más radicales, incluso expulsando a los manifestantes que tenían consignas “vulgares” en sus pancartas o exigían el derecho al aborto sin supuestos. Incluso se prohibió a las organizaciones políticas de izquierda repartir folletos en muchas de las protestas.

Por el contrario, ahora el nivel de ira es tal que el eslogan central es “Wypierdala! (¡A la mierda!). Otro eslogan popular pero más sutil es “Ojalá pudiera abortar mi gobierno”. Es evidente que los manifestantes no quieren simplemente revertir el fallo de la Corte Constitucional: quieren deshacerse del gobierno de PiS y de la corrupta jerarquía de la Iglesia que domina el Estado.

El miércoles 28 de octubre se convocó una huelga de “mujeres”. Alternatywa Socjalistyczna y Rosa Polska —la campaña feminista socialista— piden a los sindicatos que se declaren claramente en contra de la prohibición del aborto, apoyen activamente la huelga del miércoles y se preparen para construir una huelga general de un día sobre este tema en el futuro. También hacemos un llamamiento a todos los estudiantes de la escuela y a los estudiantes universitarios para que abandonen sus clases remotas el miércoles, demuestren su oposición y se organicen. Instamos a los estudiantes universitarios y escolares a crear comités democráticos de lucha basados en sus clases, escuelas y universidades.

No sólo luchamos contra el actual ataque al derecho al aborto. Exigimos el derecho de la mujer a elegir en todas las situaciones: aborto bajo demanda, sin preguntas, de forma gratuita y acceso fácil y gratuito a los métodos anticonceptivos. La influencia de los fundamentalistas religiosos debe ser eliminada del estado, del servicio de salud y de las escuelas.

Exigimos un aumento masivo del presupuesto sanitario para luchar contra la pandemia COVID-19 y mejorar los derechos reproductivos de las mujeres. Por guarderías gratuitas. Por un aumento masivo de la asignación de cuidador para los padres de niños y adultos discapacitados. La separación de la iglesia y el estado. No a la educación religiosa en las escuelas, sino educación sexual impartida por educadores especializados y bien formados. Por último, este gobierno de derecha fundamentalista religioso debe ser eliminado: abortemos el gobierno de PiS y el sistema que representan. Pero no debemos parar ahí, para que las mujeres realmente tengan una opción necesitamos mejorar las condiciones sociales que nos limitan, y eso requiere un cambio socialista.