“Seguimos luchando contra el régimen militar terrorista. No podemos ganar esta lucha solos. Necesitamos apoyo internacional”.

Escrito por reporteros de Alternativa Socialista Internacional.

Los trabajadores de todo el mundo se han inspirado en la decidida resistencia de Myanmar a la toma del poder por parte de los militares y la represión generalizada que ha seguido. La clase obrera ha jugado un papel central. Resistencia Socialista Internacional discutió la situación con Khaing Zar, líder del sindicato de trabajadores textiles y tesorera nacional de la Confederación de Sindicatos de Myanmar.

Khaing Zar, dirigente del sindicato de trabajadores textiles de Myanmar
Khaing Zar, dirigente del sindicato de trabajadores textiles de Myanmar

 

ASI: Gracias por tomarse el tiempo para hablar con nosotros. Nos sentimos especialmente inspirados cuando se produjo el golpe porque fueron los trabajadores, los trabajadores médicos, los trabajadores textiles los que se presentaron muy activos en la lucha contra el golpe, en la creación del Movimiento de Desobediencia Civil (MDL), etc. ¿Podría explicar cómo ocurrió eso, sobre el papel de su sindicato, por ejemplo?

Khaing Zar: Sí, como sindicato inmediatamente tuvimos una reunión del Comité Ejecutivo, ese es nuestro órgano central para decidir cómo responder al golpe. Tomamos la decisión de no trabajar con los militares. Emitimos una declaración para explicarlo, y organizamos que nuestros miembros se unieran a las manifestaciones contra el golpe militar.

ASI: Como saben, el año pasado hubo un gran movimiento de protesta en Bielorrusia. Los trabajadores fueron muy activos en la oposición al régimen, pero no estaban organizados de forma independiente. Pero en su caso, ¿hubo una organización independiente por parte de la clase trabajadora, de los trabajadores médicos y de ustedes mismos?

Khaing Zar: Sí, por supuesto, tenemos nuestra propia organización. Nuestros miembros querían saber qué hacer y estaban esperando nuestra decisión. Así que, el 2 de febrero, al día siguiente del golpe, estaban listos para actuar.

ASI: La semana pasada las escuelas debían volver a estudiar, pero se informa que muchos estudiantes las están boicoteando. ¿Es así y, en caso afirmativo, por qué?

Khaing Zar: Sí, cuando se habla de los estudiantes, los estudiantes de secundaria, no quieren asistir debido a la regla militar. Pero en una escuela hubo un bombardeo, dos jóvenes resultaron heridos, por lo que se creó una situación en la que los padres están preocupados por sus hijos. Así que para los niños en el jardín de niños o la escuela secundaria que no entienden la política, no van porque sus padres están preocupados por ellos.

ASI: Entendemos ahora que hay una situación económica realmente mala en el país causada por el golpe de Estado y agravada por el Covid ¿Cuál es la situación de la clase trabajadora y de sus miembros en particular en la industria textil?

Khaing Zar: Después del golpe militar, casi 200,000 trabajadores de la confección y 500,000 trabajadores de la construcción han perdido sus empleos. Muchos de nuestros miembros están perdiendo sus empleos, especialmente los líderes del sindicato. Como han estado participando en las manifestaciones, ahora están siendo perseguidos por los militares. Muchos de nuestros miembros, muchos dirigentes sindicales, han tenido que esconderse. Así que están perdiendo sus empleos. Pero no se trata sólo de nuestros miembros. Cientos de miles de personas más están perdiendo sus empleos porque el 14 de marzo grandes zonas industriales como Hlaing Thar Yar y Shwepyitha fueron atacadas por los militares, lo que obligó a muchas plantas, principalmente chinas, a cerrar. Esto se debió a que había habido grandes manifestaciones en estas zonas y los militares aplastaron brutalmente. Esto ha dejado a 150,000 trabajadores sin trabajo de una sola zona. Después de eso, los militares declararon la ley marcial para ambas zonas. A los trabajadores se les acaba de dejar regresar a sus pueblos, no pueden volver a trabajar debido a estos ataques y porque el transporte a estas zonas se ha detenido. Las fábricas abrieron de nuevo después de una semana, pero aún así los trabajadores no pueden regresar.

Lo mismo sigue ocurriendo todos los días, vemos bombardeos en las zonas industriales. Los militares están llevando a cabo registros brutales casa por casa.

ASI: La situación de los trabajadores en las zonas industriales es muy importante. También hemos oído hablar mucho de los trabajadores del sector público, de las ciudades, de la represión contra los trabajadores sanitarios con detenciones y el despido de profesores. Parece que en la revolución de Myanmar, en comparación con algunos otros movimientos en todo el mundo, el papel de la clase trabajadora es más central, por lo que ¿se enfrenta a más represión?

Khaing Zar: Yo diría que el papel de los sindicatos y de los trabajadores es muy importante. Como usted dice, hay muchos maestros, médicos, enfermeras y parteras, los maquinistas también están involucrados contra el golpe. Muchos trabajadores de diferentes sectores se están uniendo al Movimiento de Desobediencia Civil (MDL). Así que el gobierno, el régimen militar está tratando de obligarlos a volver a trabajar. Esa es la razón por la que tantos trabajadores han sido detenidos o se les han emitido órdenes de detención. Muchos han tenido que abandonar sus casas, para esconderse. Muchos de los que trabajan en el sector estatal viven en viviendas proporcionadas por el gobierno. Ahora los militares los están desalojando por la fuerza. Muchos de los trabajadores que se incorporan al MDL se enfrentan a una situación realmente difícil. Por eso el régimen militar, que lleva más de 100 días en el poder, no puede dirigir el país. No lo vamos a permitir, vamos a seguir. Ahora tenemos que intensificar la campaña. Estamos organizando a los profesores, mostrando cómo formar un sindicato y presentándolos a los sindicatos internacionales.

ASI: Usted ha mencionado un par de veces el MDL ¿Sigue desempeñando el MDL un papel central en la lucha? y, en caso afirmativo, ¿ cómo lo está haciendo?

Khaing Zar: Sí, los trabajadores están apoyando el MDL, no van a volver a trabajar para apoyar al régimen militar. Esto se debe a que nosotros, el pueblo de Myanmar, tenemos muy malas experiencias de gobierno militar. Estoy seguro de que ustedes saben que Myanmar estuvo bajo el régimen militar durante muchas décadas. Nuestro sistema educativo fue destruido, hubo trabajo forzado e infantil. No había libertad de asociación. No había derechos de los trabajadores ni derechos humanos. Hay muchos casos en que los niños eran sacados de sus familias para el trabajo forzoso. Fue una situación muy amarga y difícil. Por lo tanto, no hay manera de que queramos volver bajo el gobierno militar. Por eso tenemos que oponernos a este nuevo golpe militar.

ASI: Entendemos los problemas con el gobierno militar, sin embargo, el gobierno de la LND no era particularmente favorable a los trabajadores. Tampoco tenía una buena relación con las minorías nacionales, en particular los rohingyas, por supuesto ¿Cómo ve a la LND y al Gobierno de Unidad Nacional, defenderán los derechos de los trabajadores?
Khaing Zar: Somos como los sindicatos de todo el mundo, no solemos recibir apoyo de los gobiernos. No veo personas en el nuevo gobierno propuesto por la LND que sepan nada de derecho internacional, no saben de sindicatos porque la mayoría de los miembros de la LND que ahora están en el cargo estuvieron en la cárcel durante el régimen militar. Necesitamos tiempo para educar a los responsables de los problemas de los trabajadores, ya sea en el partido o en el gobierno. Necesitamos tiempo. Ese tiempo solo será posible cuando tengamos mejores condiciones.
ASI: Sabemos que en las elecciones que los militares han anulado había algunos candidatos obreros/sindicales ¿Qué hicieron? y ¿Cuál fue el papel para la participación de un trabajador/sindicato en las elecciones?
 
Khaing Zar: Teníamos algunos candidatos, aunque por supuesto perdimos. En la mayoría de los casos, la LND ganó. Por supuesto, la mayoría de la gente quería que ganara la LND, pero necesitamos personas que entiendan los derechos de los trabajadores y que defiendan a los trabajadores en el Parlamento. No vimos a nadie en el gobierno anterior que entendiera los problemas de los trabajadores, pero queríamos estar representados en el Parlamento. Es por eso que algunos de nuestros miembros se presentaron a las elecciones. Lo hicimos sin ninguna coordinación con la LND.
ASI: Sin embargo, ¿podemos volver a otra cuestión? Usted ha hablado de la necesidad de que los activistas sindicales de Myanmar tengan contacto internacional, para que los organismos internacionales puedan impulsar la cuestión en la OIT y en otros organismos. Nuestra experiencia es que la solidaridad más eficaz de los trabajadores es cuando existe un contacto directo entre los trabajadores en los lugares de trabajo. Por ejemplo, hay un gran problema con la industria textil: H&M es un cliente importante. H&M originalmente suspendió su contrato, pero ahora han comenzado a comprar de nuevo. Hay, o ha habido recientemente huelgas que tienen lugar en H&M en España, Chile, Nueva Zelanda, y creo que en Bélgica. El contacto directo a nivel de bases siempre es útil, ya que presionan a la administración o boicoteando el uso de bienes. También está la cuestión del petróleo y el gas, esos trabajadores están organizados. Si entendieran la necesidad, podrían boicotear los suministros de petróleo y gas de Myanmar. Eso socavaría gravemente el régimen, ¿ha mantenido usted algún debate en ese sentido?
Khaing Zar: Pues bien, la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) está a punto de comenzar, donde estaremos desafiando las credenciales de las fuerzas armadas de Myanmar. Antes del comienzo de la conferencia, hemos celebrado una reunión con la Confederación Sindical Internacional (CSI) para pedirles que apoyen nuestro llamamiento en la CIT y, en su lugar, que reconozcan al Gobierno de Unidad Nacional (NUG). Todos los sindicatos internacionales están de acuerdo con nosotros, nos apoyan. En la CIT, el grupo de trabajadores apoya nuestro llamamiento. Tanto los militares como el NUG han enviado delegaciones a la Comisión de Derecho Internacional y ambos han presentado una solicitud a la comisión de verificación de poderes. Por lo tanto, ahora depende de la OIT si serán aceptadas. Ahora corresponde a la comisión de verificación decidir.
Recientemente hubo una decisión de la Organización Mundial de la Salud de excluir a Myanmar de su reunión anual, ya que no podían decidir quién era el representante legítimo. No queremos que ocurra lo mismo con la CIT. Necesitamos que la OIT rechace el régimen militar y reconozca el NUG, en el que todavía estamos trabajando. Les pido que también trabajen en la cuestión de la OIT.
En cuanto a las empresas, como Presidenta de la Federación de Trabajadores Industriales de Myanmar, estoy trabajando con las marcas que están activas en Myanmar. Me sorprendió cuando hicieron el anuncio de que estaban renovando la realización de pedidos. Antes de este anuncio, estábamos negociando con ellos para conseguir un acuerdo para proteger a los trabajadores que están perdiendo puestos de trabajo a causa de los ataques militares, y ahora estamos ultimando ese acuerdo para proteger a los trabajadores, en particular para hacer hincapié en que no deben ser discriminados debido a la cuestión de la seguridad. Actualmente, si los trabajadores no pueden volver al trabajo, después de tres o cinco días pueden ser despedidos sin compensación. Estamos argumentando que los trabajadores no pueden ser despedidos sin compensación, que se aplicará después de nuestro acuerdo.
Me preocupan mucho los trabajadores que no han podido trabajar, que han perdido sus puestos de trabajo. Es por eso que hemos estado participando con las marcas, pero ahora veo que están reanudando sus pedidos en Myanmar. No estoy de acuerdo con eso.
En lo que respecta a las compañías de petróleo y gas, pedimos sanciones exhaustivas, especialmente para las compañías de petróleo y gas, y las compañías de seguros. Nos estamos centrando en estos sectores porque el petróleo y el gas dan mucho dinero a los militares, y eso tiene que parar de inmediato. Otra cuestión es la de los seguros: ahora estamos pidiendo a las compañías de seguros que dejen de invertir en Myanmar, ya que sin seguros ninguna empresa puede operar. Esto es muy importante y ahora estamos trabajando en ello.
ASI: Usted tiene una palanca en las marcas que actualmente no se está utilizando – la junta directiva sólo están interesados en el beneficio, pero los trabajadores de las marcas tienen un interés directo. Deberíamos hacer campaña entre ellos para apoyar su lucha.
Khaing Zar: Sí, definitivamente estoy de acuerdo.
ASI: Hemos visto que las mujeres han estado a la vanguardia de la oposición al golpe. Hemos visto cómo han estado activas en las calles, pero también cómo han sido objeto de una terrible violencia sexual después de sus detenciones. El papel de la mujer ha sido realmente inspirador. ASI y Rosa International han participado en la difusión de información sobre la represión y la violencia sexual contra las mujeres en el movimiento. ¿Cómo ve la situación de los derechos de las mujeres en Myanmar ahora?
 
Khaing Zar: Bueno, veo que muchas mujeres están liderando la revolución desde su propia posición. Veo que en el movimiento sindical y en las ONG (no sólo en mi propio sindicato) muchas mujeres están liderando las actividades. Pero como usted dice, el acoso sexual de las mujeres es generalizado, como lo demuestra lo que le sucedió a la líder de la “Solidaridad de los Sindicatos en Myanmar” Daw Myo Aye, que ha sido detenida. Ahora escucho que no está muy bien, por lo que necesita tratamiento. Pero lo que veo ahora es que los hombres y las mujeres están trabajando, luchando juntos. Las mujeres no se quedan atrás en el movimiento.
ASI: ¿Hemos visto la cifra de que el 60 % de los manifestantes en Myanmar son mujeres?
 
Khaing Zar: Sí, creo que sí.
ASI: Nos interesaría saber un poco más sobre el papel de su sindicato, entendemos que legalmente los sindicatos son nuevos, lo que hace que sea aún más impresionante que desempeñen un papel importante. El papel de los trabajadores de la confección también ha sido muy impresionante. ¿Cómo se desarrolló su sindicato?
Khaing Zar: En este momento, estamos intentando hacer todo lo posible por apoyar a los trabajadores que apoyan al MDL. Están perdiendo sus salarios, sus hogares. Hay muchos en una situación difícil. Así que a través de los sindicatos internacionales estamos recaudando todo el dinero que podemos. Cada vez que recibimos apoyo de la comunidad internacional, enviamos apoyo a los trabajadores. Y estamos haciendo todo lo que podemos dentro del país.
Algunos de nuestros dirigentes están teniendo que trasladarse a las zonas liberadas donde la Fuerza de Defensa Nacional ha construido una base. Donde nuestros miembros se están organizando, participando en manifestaciones con otros, con otros grupos políticos. Estamos intentando organizar a los trabajadores de diferentes sectores y vincularlos con organizaciones internacionales, para que podamos obtener toda la ayuda que podamos. Así que para terminar me gustaría pedirles su ayuda, que sus líderes presionen a sus gobiernos para que no reconozcan a la junta militar en la CIT. Realmente necesitamos que todas las organizaciones internacionales, empezando por las Naciones Unidas, se nieguen a reconocer a este Gobierno, a expulsarlo.
ASI: Usted ha hablado de lo malo que era el régimen militar en el pasado. Por desgracia, se llamaba a sí mismo el partido budista socialista birmano. Y, por supuesto, ASI es una organización socialista. ¿Cómo ve el socialismo ahora?
 
Khaing Zar: Para mí, como sindicalista, me gusta la ideología socialista y, por supuesto, en el pasado muchos partidos utilizaban ideas socialistas y cooperativas. Creo que las ideas no son malas, pero la implementación fue incorrecta. Se han corrompido para que la gente no confíe en el sistema. La gente no lo ve como un problema con un partido, sino con el sistema. Como sindicato tenemos planes para educar a nuestros miembros, para enseñarles las diferentes ideologías. Por supuesto, hemos estado muy ocupados, así que todavía no hemos podido hacerlo, pero entre los líderes hemos discutido planes. En 2012, estábamos planeando formación ideológica para nuestros principales miembros. Creemos que esto es muy importante. En Myanmar se habla mucho de democracia, pero la gente no entiende realmente lo que es la democracia. Necesitamos mucha educación política.
ASI: ¿Hay algo que le gustaría decir?
Khaing Zar: Si podemos comunicarnos más, puedo compartir más información. En lo que respecta a las marcas, ahora tenemos un lugar seguro desde donde organizarnos. Hay muchas violaciones, es muy difícil garantizar que se respeten los derechos de los trabajadores. Pero sí creo que las cadenas de suministro son importantes, para empresas como H&M, Primark, Adidas. Como hay cuestiones como la seguridad, como las explosiones de bombas, el registro, la detención, el secuestro y el robo en zonas industriales, las marcas deben comprometerse con sus proveedores para asegurarse de que sus proveedores y fábricas respeten plenamente los derechos de los trabajadores y no despidan a ningún trabajador por la ausencia del trabajo por razones de seguridad y dificultades de comunicación.
Seguimos luchando contra el régimen militar terrorista. No podemos ganar esta lucha solos. Necesitamos apoyo internacional. Entonces creo que ganaremos.