Las protestas contra los aumentos de precios que comenzaron el 1 de enero en Mangystau, Kazajstán Occidental. Y se extendieron rápidamente por todo el país con manifestaciones ahora reportadas en Zhanaozen, Aktau, Aktobe, Taraz, Chimkent, Karaganda, Uralsk y la capital Astana, ahora renombrada Nur-Sultan.

Por Sotsialisticheskaya Alternativa, ASI en Rusia

Durante la noche, después de una manifestación de miles de personas en la céntrica “Plaza de la República” de Almaty, la ciudad más grande del país zumbó al son de granadas aturdidoras y vehículos policiales militarizados. Hay informes de disparos contra manifestantes, posiblemente con balas de goma en al menos dos ciudades. Un video de Almaty muestra vehículos blindados de transporte de personal retirándose de los manifestantes, mientras que en Aktau hay informes de que la policía antidisturbios se une a los manifestantes.

Vídeo de la retirada de las fuerzas policiales en Almaty

Ayer por la tarde, 4 de enero, el presidente de Kazajstán, Kasym-Zhomart Tokaev, se dirigió al país pidiendo “razón” y advirtiendo a la gente que no apoye a los “provocadores” o “extremistas”. Al amanecer de hoy 5 de enero, anunció que había ordenado a todo el gobierno que renunciara, nombrando al ex viceprimer ministro Alikhan Smailov como primer ministro interino, y a dos líderes del Comité de Seguridad Nacional (KNB) como viceprimer ministro y secretario de Estado. Al mismo tiempo, declaró un estado de emergencia de dos semanas en grandes partes del país, incluida Almaty y las regiones de petróleo y gas de Mangystau.

Internet, Telegram y las redes sociales han sido cerradas en todo el país

Desde hace meses, la región de Mangystau ha sido escenario de huelgas de diferentes grupos de trabajadores petroleros. Esta región tiene quizás la tradición más fuerte de movimiento obrero militante en toda la antigua Unión Soviética después de la huelga de siete meses de los trabajadores petroleros, que fue brutalmente reprimida hace diez años.

La gota que colmó el vaso que llevó a una protesta generalizada en Mangystau fue el anuncio para el Año Nuevo de que los precios de la gasolina se duplicarían de 60 a 120 tenge (11/22 céntimos de euro) por litro. Esto enfureció con creces a los que viven en la región, ya que son ellos quienes bombean el gas del suelo. Como inicialmente el gobierno regional se negó a satisfacer la demanda, los manifestantes comenzaron a exigir una duplicación de los salarios ya que, señalaron, los precios de todos los bienes esenciales, servicios públicos e impuestos estaban aumentando rápidamente, mientras que la élite gobernante estaba aumentando su ya obscena riqueza.

Una vez que quedó claro que las autoridades no iban a cumplir con las demandas, las manifestaciones crecieron y se extendieron por toda la región, y luego por el país. La principal línea ferroviaria hacia el oeste ha sido bloqueada y los vuelos desde el aeropuerto de Almaty cancelados.

Hay muchos informes ahora de que los manifestantes más jóvenes en particular se han radicalizado y ahora están gritando “¡Shal, ket!”,”¡Abuelo, vete!”. Esta demanda llega a la raíz real del régimen postsoviético, ya que está dirigida a Nursultan Nazarbayev, quien renunció como presidente el año pasado, aunque ha mantenido todo el poder real en sus manos como “Líder de la Nación”.

La situación en el momento de escribir este artículo es que el presidente Tokaev ha ordenado ahora que el precio del gas se reduzca a 60 tenge por litro durante seis meses, con la regulación estatal de los precios del gas, la gasolina y otros productos socialmente necesarios, así como la subvención de los alquileres para las familias pobres y la imposición de una moratoria sobre los aumentos de los precios de los servicios públicos. Promete establecer un fondo especial para abordar la atención médica y la pobreza infantil. Advierte, sin embargo, que la reducción del precio del gas tiene que ser temporal ya que el precio del mercado global es mucho más alto.

Hay que ver si esto es suficiente para calmar las protestas. Dado el historial de la élite gobernante, es probable que estas promesas sigan siendo palabras vacías. La ira es muy alta, y no se refiere solo a los precios. En diciembre, por ejemplo, 30.000 trabajadores petroleros sólo en la región de Mangystau quedaron desempleados. Hay mucho resentimiento por el continuo encarcelamiento de opositores políticos, incluidos muchos sindicalistas. Las huelgas se han extendido por toda la región, y hay informes de que han alcanzado la escala de una huelga general regional.

Trabajadores petroleros han entrado en una huelga masiva

Naturalmente, el propio régimen y sus partidarios en el Kremlin y el régimen bielorruso están diciendo que esta es otra “revolución de color” provocada por Occidente. El portavoz del régimen ruso “Life News” afirma que las protestas han sido planeadas y planeadas. Nombran al oligarca en el exilio Mukhtar Ablyazov como responsable, sugiriendo que se han organizado para socavar las negociaciones planeadas para la próxima semana entre Rusia y la OTAN sobre Ucrania. Esto, por supuesto, no es más que otra teoría de la conspiración, difundida por el régimen con la intención de socavar el apoyo a las protestas.

Al mismo tiempo, esto plantea la pregunta: si “Grandad se va”, ¿qué es lo que lo reemplazará a él y al sistema que ha construido para defender no solo sus intereses, sino los de las corporaciones que lo apoyan? Los huelguistas involucrados hace diez años en el Zhanaozen sacaron conclusiones políticas de gran alcance: “pidieron la nacionalización de las compañías petroleras bajo control obrero”. En noviembre de 2011, los huelguistas establecieron un comité obrero unificado en toda la región que pedía un boicot a las elecciones parlamentarias como resultado de su falta de confianza en los partidos políticos actuales y la creación de una unificación nacional de los sindicatos combatientes con su propio partido político.

La brutal represión que siguió a la masacre de Zhanaozen significó un período de retirada por parte del movimiento obrero, pero ahora que las protestas actuales han ganado una escala nacional, ha llegado el momento de volver a poner estos temas en la agenda para la discusión.

 

 

 

 

 

 

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

3 × 4 =