Establecida por primera vez por los bolcheviques en 1922, la URSS creció hasta convertirse en la segunda superpotencia del mundo, antes de colapsar a finales de la década de 1980. Finalmente se disolvió el 26 de diciembre de 1991.

Por Sotsialisticheskaya Alternativa, Alternativa Socialista Internacional en Rusia

En 1922, la Unión Soviética fue establecida por primera vez por el Partido Bolchevique. El enfoque de Lenin y Trotsky sobre la cuestión nacional fue un modelo de cómo los socialistas deberían tratar este tema. A pesar del enfoque criminal de la burocracia estalinista que más tarde usurpó el control político en la URSS, se convirtió en la segunda superpotencia del mundo hasta su colapso a finales de la década de 1980 y principios de la década de 1990. Reeditamos aquí dos artículos impresos por primera vez en 2009, que describen por qué la URSS colapsó y explican las grandes huelgas mineras soviéticas de 1989, que desempeñaron un papel clave en socavar el poder de la burocracia estalinista.

1989: De la Perestroika a la Restauración Capitalista

Gorbachov se propuso en 1985 “reestructurar” el tambaleante estado y la economía estalinistas, con el objetivo de evitar una crisis terminal y evitar movimientos desde abajo. En seis años, la Unión Soviética se había derrumbado, y la economía planificada fue despejada por las amplias medidas de privatización de Yeltsin. Las luchas obreras de masas estallaron, pero los ganadores fueron una nueva clase de capitalistas gángsteres.

Entre 1982 y 1985, tres secretarios generales del Partido Comunista de la Unión Soviética (CPSU), Leonid Brezhnev, Yuri Andropov y Konstantin Chernenko, murieron en rápida sucesión. Mijaíl Gorbachov fue elegido para sucederlos. Solo seis años después, la Unión Soviética colapsó, dejando unos escombros de 15 repúblicas “independientes”, cada una devastada por una catástrofe económica en la que el PIB cayó más del 50%. Rusia, Moldavia y Georgia experimentaron graves conflictos con sus minorías nacionales. Azerbaiyán y Armenia fueron a la guerra entre sí. Tayikistán pasó la mayor parte de la década de los 90’s en un estado de guerra civil abierta. Solo los tres pequeños estados bálticos han logrado establecer alguna forma de democracia estable, pero ahora están sufriendo lo peor de la crisis económica mundial. Rusia y Bielorrusia están lejos de ser democráticas. Los estados de Asia Central, en particular Turkmenistán y Uzbekistán, son feudos autoritarios.

La selección de Gorbachov marcó la victoria dentro de la burocracia gobernante soviética de una capa de reformadores que entendían que era necesario hacer cambios para que la élite mantuviera el poder. Andropov era de esta ala de reforma, aunque era secuaz de la élite gobernante. Como embajador en Hungría en 1956, vio cómo los trabajadores enojados colgaban a la odiada policía secreta de farolas y se dieron cuenta de que el gobierno soviético era igual de frágil. Volviendo a Moscú como jefe de la KGB, abogó ferozmente por medidas militares contra los reformadores de la Primavera de Praga de Checoslovaquia en 1968. Suprimió el movimiento disidente y apoyó fervientemente la invasión de Afganistán en 1979. Pero, en el poder, dio los primeros pasos tentativos para reducir los peores excesos de corrupción e incompetencia, que más tarde sería ampliado por Gorbachov. Agentes de la KGB plantados en cada lugar de trabajo y área residencial informaron sobre el enorme descontento que se acumulaba en la sociedad ante el mal gobierno de la burocracia.

Después de la revolución de octubre de 1917, se dieron los primeros pasos para establecer una sociedad socialista. Las principales industrias se nacionalizaron e integraron en una economía planificada con, al menos en los primeros años, grandes elementos de control y gestión de los trabajadores. Esto sentó las bases para un notable desarrollo económico del país. A pesar de que la Rusia prerrevolucionaria era uno de los países económicamente más atrasados de Europa, además de la destrucción económica causada por la primera guerra mundial (1914-18), la guerra civil (1918-20) y la segunda guerra mundial (1939-1945, la URSS se unió en 1941), para las décadas de 1960s y 1970s, la Unión Soviética se había convertido en una potencia industrial, cuya economía no estaba sujeta a los caóticos auges y recesiones del capitalismo.

Sin embargo, a mediados de la década de 1920, una élite burocrática se había comenzado a cristalizar, basándose en el atraso de la sociedad rusa, el cansancio de la clase obrera y el fracaso de la revolución en otros países más desarrollados como Alemania. La clase obrera fue expulsada del poder político a medida que la burocracia, encabezada por Stalin, extendía sus tendones dictatoriales a todos los aspectos de la vida. Esta élite burocrática, de 20 millones de personas en 1970, era como un enorme parásito que chupaba la sangre vital de la economía planificada, drenándola de energía. La mala gestión burocrática creó un enorme desperdicio. Esto llevó al período que los rusos nombran como “el estancamiento”. Todo el mundo tenía un trabajo, un lugar para vivir, y un salario modesto, pero la vida era monótona, la calidad de los productos y servicios era muy baja, y se desperdiciaban o gastaban enormes recursos en armas u otros artículos innecesarios. Cada vez más, la mala gestión de la economía llevó a una escasez masiva, a menudo de productos esenciales.

A veces, la naturaleza arbitraria y represiva de la burocracia se derramó en un conflicto abierto. En 1962, por ejemplo, se envió una instrucción desde Moscú para aumentar el precio de la carne y otros alimentos estables. Esto coincidió con la decisión de reducir las tasas salariales en una fábrica metalúrgica en la ciudad de Novocherkassk. Los trabajadores se declararon en huelga. Se encontraron con tropas y tanques armados. Cientos fueron asesinados a tiros, tan temeroso era el régimen de trabajadores de otras áreas que saliera a apoyarlos.

León Trotsky había analizado la situación en la Unión Soviética después de que la burocracia tomara el poder. Argumentó que la clase obrera debería organizar una revolución complementaria y barrer a la burocracia, permitiendo que pusiera en su lugar un verdadero estado obrero democrático. Sin embargo, si los trabajadores no lo hicieran, habría un momento en que la élite burocrática intentaría legalizar sus privilegios y el saqueo de la propiedad estatal. A largo plazo, escribió Trotsky, en La revolución traicionada (1936), esto podría “conducir a una liquidación completa de las conquistas sociales de la revolución proletaria”. Bajo Stalin, la burocracia defendió la economía planificada como la base de su poder y privilegios, pero lo hizo “de tal manera que preparara una explosión de todo el sistema que pueda barrer por completo los resultados de la revolución”.

Reformas experimentales

Eventos como los de Novocherkassk, Hungría, Checoslovaquia y Polonia asustaron a la burocracia. Si bien, al menos en las primeras etapas, la mayoría creía que la forma más efectiva de mantener el control era la represión, una sección comenzó a razonar que se debían buscar nuevos mecanismos para reducir la mala gestión y la corrupción. A mediados de la década de 1960, un grupo de economistas comenzó a formarse bajo el liderazgo de Abel Aganbegyan en la Academia Novosibirsk. Comenzaron a analizar cuestiones como la brecha entre la producción agrícola y las demandas de la población. Su trabajo, escrito en el estilo atrofiado del “marxismo” soviético, en esencia se movía hacia la reintroducción de los mecanismos de mercado, al menos en la agricultura. Sus ideas fueron discutidas por una capa importante de la élite gobernante. Aganbegyan más tarde se convirtió en el principal asesor económico de Gorbachov.

Sin embargo, la élite gobernante aún no estaba lista para seguir este camino. La fuente de su estilo de vida privilegiado era, después de todo, la economía planificada y, a pesar de su incompetencia parasitaria, todavía avanzaba en comparación con las principales economías capitalistas. En 1973, la crisis del petróleo golpeó al mundo. Esto ayudó a empujar a Occidente a la recesión, pero en realidad ayudó a la Unión Soviética como resultado de los ingresos adicionales de las exportaciones de petróleo. Pero esto solo retrasó el proceso.

El creciente descontento en Europa del Este empujó a gobiernos, como el de Polonia, a comenzar a tomar grandes préstamos del mundo capitalista. Estos créditos alimentaron la inflación e hicieron que el sistema burocrático de planificación fuera aún más inmanejable. Los costos de la carrera armamentista de la guerra fría y Afganistán solo exacerbaron los problemas. Así que, cuando Brezhnev murió en 1982, un sector del politburó gobernante parecía listo para comenzar a experimentar. Andropov, visto como un reformador, fue elegido para el cargo, solo para morir 15 meses después. Había expresado su deseo de que fuera reemplazado por Gorbachov, pero los de línea dura aún no estaban listos para eso. Chernenko, aunque ya estaba gravemente enfermo, fue elegido candidato provisional, el politburó entendió claramente que en unos meses más volverían a votar. Esta vez Gorbachov ganó.

Él no se propuso reintroducir el capitalismo. Quería reformas desde arriba para evitar una explosión de revolución desde abajo. Pero puso en marcha un proceso que se volvió imparable principalmente porque, al levantar la represión y, en cierta medida, alentar a la gente común a desempeñar un papel más activo, aunque limitado, en sus propios asuntos, abrió las compuertas para permitir que el descontento que se había acumulado durante décadas saliera a la luz.

Disidentes y oposición

Las cosas, por supuesto, podrían haber sucedido de manera diferente. En su obra maestra, La revolución traicionada, Trotsky argumentó que:

“si la burocracia soviética es derrocada por un partido revolucionario que tiene todos los atributos del viejo bolchevismo, enriquecido además por la experiencia mundial del período reciente, tal partido comenzaría con la restauración de la democracia en los sindicatos y los soviets. Sería capaz de, y tendría que, restaurar la libertad de los partidos soviéticos. Junto con las masas, y a su cabeza, llevaría a cabo una purga despiadada del aparato estatal. Aboliría rangos y condecoraciones, todo tipo de privilegios y limitaría la desigualdad en el pago de mano de obra a las necesidades de vida de la economía y el aparato estatal. Daría a los jóvenes la oportunidad gratuita de pensar de forma independiente, aprender, criticar y crecer. Introduciría cambios profundos en la distribución del ingreso nacional en correspondencia con los intereses y la voluntad de las masas obreras y campesinas. Pero en lo que respecta a las relaciones de propiedad, el nuevo poder no tendría que recurrir a medidas revolucionarias. Conservaría y desarrollaría aún más el experimento de economía planificada. Después de la revolución política, es decir, la deposición de la burocracia, el proletariado tendría que introducir en la economía una serie de reformas muy importantes, pero no otra revolución social”. 

León Trotsky, La revolución traicionada

Esto fue escrito en 1936, cuando la masa de trabajadores todavía tenía recuerdos claros de lo que la revolución bolchevique, dirigida por Vladimir Lenin y Trotsky, realmente pretendía lograr. Fue el miedo a que los trabajadores organizaran una nueva revolución lo que llevó a Stalin a librar su feroz campaña de terror contra los bolcheviques restantes. La campaña terrorista fue tan despiadada que, a pesar de la heroica resistencia de los trotskistas en los campos de prisioneros, el hilo del bolchevismo finalmente se rompió. Leer las obras de Trotsky en la Unión Soviética fue prácticamente imposible hasta 1990.

Esto no significa que no hubiera oposición a la burocracia gobernante. Los medios occidentales destacaron a los disidentes, que eran principalmente intelectuales inspirados en cierto grado u otro en la democracia liberal occidental, como Andrei Sakharov, un físico nuclear, que trabajaba en la bomba atómica soviética. Algunas figuras del partido y el ejército, personas como los hermanos Medvedev, Roy y Zhores, y Pyotr Grigoryenko hablaron abiertamente como antiestalinistas desde la izquierda. Incluso, en 1963, este último formó la Unión de Lucha por la Restauración del Leninismo. Sin embargo, a pesar de todo su coraje, eran en esencia burócratas disidentes. Mucho más numerosos fueron los jóvenes opositores de la clase obrera que formaron grupos de estudio, círculos leninistas e incluso partidos, con nombres como el Partido Neocomunista, el Partido de los Nuevos Comunistas o, más tarde, incluso el Partido de la Dictadura del Proletariado. Desafortunadamente, una combinación de represión y la falta de una comprensión clara de lo que había que hacer dejó a estos grupos incapaces de desarrollarse cuando maduraron las condiciones.

Los límites de la perestroika

Al final, fueron los movimientos iniciados por la propia burocracia los que llevaron a la desaparición de la Unión Soviética. Gorbachov lanzó sus políticas de glasnost y perestroika (apertura y reestructuración). Por un lado, el sistema político se abrió para permitir algunas críticas. Naturalmente, los reformadores querían que esa crítica se dirigiera contra sus oponentes de línea dura sin ir demasiado lejos. Se permitirían elecciones multicandidatas, pero todos los candidatos todavía eran miembros del Partido Comunista.

Gorbachov fue inicialmente más cauteloso con la economía, hablando de uskoreniye (aceleración) y la modificación de la planificación central. La mayor reforma fue hacer que las fábricas y empresas se “autofinanciaran”. Esto significaba que, aunque tenían que cumplir con sus compromisos de producción para el plan, los directores podían vender cualquier excedente producido y, naturalmente, utilizar las ganancias como quisieran. Las fuerzas de trabajo tenían derecho a elegir y deselegir a los directores de fábrica, y en algunos casos lo hicieron. En 1987, se aprobó una ley que permitía a los extranjeros invertir en la Unión Soviética mediante la formación de empresas conjuntas, generalmente con ministerios o empresas estatales. En 1988, se permitió la propiedad privada en forma de cooperativas en los sectores manufacturero, de servicios y de comercio exterior.

Ninguna de estas reformas tuvo el efecto deseado. A medida que se relajaba la censura y los representantes de la burocracia comenzaban a discutir más abiertamente, la gente se inspiró en la nueva “apertura”. Cuando los debates soviéticos supremos se transmitieron en vivo por televisión, la gente dejó de trabajar para abarrotar alrededor del set más cercano, multitudes en las calles observadas a través de los escaparates. Pero querían más opciones que solo entre candidatos del mismo partido. Las elecciones de mayo de 1989 al Sóviet Supremo vieron a votantes de todo el país cruzar todos los nombres de sus papeletas de votación para protestar por la falta de una alternativa. Pronto, los diputados reformistas más radicales en torno a Boris Yeltsin plantearon la necesidad de abolir el artículo seis de la constitución, que establecía que el PCUS tenía derecho a controlar todas las instituciones del país.

La Perestroika resultó desastrosa, al menos desde el punto de vista de los trabajadores. Las reformas no fueron, como se dice en ruso, ni carne ni aves. Al relajar las reglas del plan, los directores de las compañías comenzaron a desviar los recursos de la producción principal. Las organizaciones comenzaron a experimentar dificultades para obtener suministros básicos. Y si bien ahora se permitía a los directores vender producción por encima del plan a quien la comprara, todavía no había libre mercado para permitir esto. Esto ocasionó dificultades reales. Por ejemplo, el costo de la producción de carbón fue significativamente más alto que el precio pagado por el estado, dejando muchas minas sin dinero para cubrir los salarios.

Debido a la incompetencia de la élite gobernante, la economía soviética había sufrido escasez durante mucho tiempo. Pero, para 1989, la situación se había tornado catastrófica. Los mineros ni siquiera podían conseguir jabón para sus duchas. En Moscú, siempre acostumbrado a los suministros de alimentos privilegiados, se introdujo el racionamiento de los alimentos básicos.

Perdiendo el control

La política de perestroika estaba colapsando en crisis. No hizo nada para reducir el asfixiante papel de la burocracia, pero levantó la tapa del enorme descontento que hervía bajo la superficie. Los acontecimientos comenzaron a escalar fuera de control.

A principios de 1986, la central nuclear de Chernóbil en Ucrania explotó. Mientras las autoridades intentaban encubrir la escala del desastre, miles de voluntarios acudieron en masa para apagar el incendio, defendidos por no más que una botella de vodka que, según los médicos, los protegería de la radiación. Una vez más, al parecer, la sociedad soviética se basaba en enormes sacrificios del pueblo, mientras que la burocracia seguía burlándose y robando. En 1988, un terremoto sacudió partes de Armenia matando a 25.000 personas cuando se derrumbaron edificios deficientes, dejando la ciudad de Leninakan devastada. Esto alimentó la cuestión nacional en el Cáucaso.

A finales de 1986, comenzaron a aparecer las primeras señales de que se estaban liberando nuevas fuerzas sociales. La ciudad de Alma-Ata se vio sacudida por un motín estudiantil de dos días. La causa inmediata fue el despido de Dinmukhamed Konayev, jefe del Partido Comunista de Kazajstán (un kazajo por nacionalidad). El partido había sido atormentado por una lucha entre Konayev y su diputado (también kazajo), quien lo acusó de contener las reformas. Gorbachov decidió no apoyar a ninguna de las partes, nombrando a un forastero, un ruso, en su lugar. Molesto por la decisión, el diputado de Konayev azuzó a los estudiantes, principalmente kazajos, para que protestaran. Cuando se encontraron con tropas antidisturbios, se amotinaron. El diputado de Konayev finalmente asumió el cargo de jefe del partido en 1989 y, dos años más tarde, durante el intento de golpe de 1991, prohibió el Partido Comunista, antes de convertirse en presidente de Kazajstán. Su nombre, Nursultan Nazarbaev, es todavía hoy presidente autoritario de Kazajistán.

La escalada de la crisis económica, las divisiones en la élite gobernante y los desastres naturales y tecnológicos alimentaron el descontento. Las tensiones nacionales aumentaron en cuestión de meses. La región de Nagorno-Karabaj (entregado arbitrariamente a Azerbaiyán por Stalin en 1921) se convirtió en el siguiente punto caliente. Las protestas masivas de la población mayoritariamente armenia, que exigía un regreso a Armenia, fueron recibidas con una salvaje represión por parte del régimen azerí. En 1991 estalló una guerra abierta entre Armenia y Azerbaiyán.

En los tres estados bálticos, Letonia, Lituania y Estonia, hubo un gran resentimiento contra su inclusión en la Unión Soviética, como resultado del pacto Hitler/Stalin. (Lenin y Trotsky siempre habían apoyado el derecho de los estados bálticos a la autodeterminación). Este resentimiento, combinado con la creciente crisis económica y social, alimentó a los movimientos de masas que exigían la aceleración de las reformas y la independencia. A principios de 1990, los tres habían declarado su independencia formal.

Si hubiera existido un partido obrero de masas de izquierda en ese momento, podría haber unificado estas protestas contra la burocracia soviética y presentado una opción real para garantizar que se pudiera establecer un verdadero estado socialista en la Unión Soviética. Sí se desarrolló un movimiento obrero de masas. Desafortunadamente, no estaba armado con un programa claro que pudiera resolver estas crisis.

Los oligarcas se mueven

Los movimientos de masas que se extendían por Europa del Este, los crecientes movimientos independentistas, así como las políticas fallidas de la perestroika, estaban empeorando la situación económica. Los ingresos fiscales se estaban desplomando, el número de fábricas que requerían subsidios estaba creciendo. La inflación se estaba instalando. Mientras tanto, un sector de la élite gobernante estaba desertando. Se presentó una nueva ley que permite la formación de cooperativas como un derecho a establecer cafés y pequeños productos de servicios. La burocracia, sin embargo, utilizó la ley para establecer cooperativas vinculadas a ministerios y fábricas para expropiar abiertamente la propiedad estatal.

Uno de los oligarcas más notorios de Rusia, Boris Berezovskii, proporciona un ejemplo de cómo funcionó el proceso. En 1989 hizo un trato con la gestión de la planta de automóviles rusa, Lada. En lugar de vender toda su producción a través de minoristas estatales, le vendería sus coches a un precio reducido. Luego los vendería, a un precio más alto, por supuesto. En tres años, Berezovskii tuvo una facturación de 250 millones de dólares solo en este negocio. Los trabajadores pronto aprendieron a odiar a estos “empresarios”.

En marzo de 1989, los primeros signos de una ola de ataque inmanente aparecieron en el yacimiento de carbón Polar Vorkuta. La 9a brigada del foso de Severnaya se proclamó en huelga, exigiendo salarios pagados a una tasa decente y normas de producción más bajas. Haciéndose eco de los reformadores en Moscú, exigieron la reducción del personal directivo en un 40 % y la reelección del director técnico. Las concesiones se hicieron rápidamente, pero este pequeño ataque abrió las compuertas. En julio, todo el país estaba atrapado por una huelga minera de medio millón de personas.

En Vorkuta, Novokuznetsk, Prokopievsk y Mezhdurechensk, los comités de huelga se hicieron cargo efectivamente del funcionamiento de las ciudades. La venta de licores fue prohibida y se establecieron organizaciones para mantener el orden público. Los mineros estaban principalmente preocupados por sus condiciones laborales y sociales, incluidos el mal transporte y la vivienda, los bajos salarios, la mala comida y la falta de jabón en las duchas de foso. Desde el principio, las reuniones de masas y los comités de huelga insistieron en que las huelgas no eran políticas. Pero, debido a que los mineros no tenían un programa político propio, era inevitable que otras fuerzas utilizaran su movimiento. En Mezhdurechensk, los directores de la mina “apoyaron” la huelga, quejándose solo de que algunas de las demandas eran inalcanzables mientras las minas estuvieran controladas centralmente. La demanda de que se otorgara plena independencia económica a las minas con derecho a vender carbón en el mercado libre se agregó pronto a la lista de demandas de los mineros.

Los mineros establecieron organizaciones en la pezuña, pero demostraron estar políticamente desprevenidos. La única manera en que podrían haber resuelto los problemas del período soviético tardío sería organizarse para derrocar a la burocracia y a la élite gobernante, manteniendo al mismo tiempo la propiedad estatal y la economía planificada sobre la base del control y la gestión democráticos de los trabajadores. Pero no había ninguna organización política que ofreciera tal alternativa en los yacimientos de carbón. En cambio, la propia burocracia que fue la causa de la crisis, invocó las organizaciones establecidas por los mineros para promover su propia agenda política. Los miembros del comité de huelga fueron llevados a largas negociaciones, las demandas diarias estaban vinculadas a demandas más explícitas en interés de las administraciones mineras e incluso del ministerio del carbón. En muchos casos, se alentó a los líderes de huelga individuales a establecer negocios (utilizando la nueva ley) que, naturalmente, estaban estrechamente controlados por las estructuras del estado.

500 días para el capitalismo

En el verano de 1989, se formó el primer bloque de oposición en el Congreso Soviético, el grupo Interregional, encabezado por Yeltsin. Con los acontecimientos desarrollándose a un ritmo dramático, las huelgas de mineros dieron confianza a los trabajadores de que podían luchar. Mientras tanto, los estados bálticos declararon su independencia. Otro feroz conflicto interétnico estalló entre Georgia y Osetia del Sur. En noviembre de 1989, el muro de Berlín fue derribado. En diciembre, el brutal dictador Nikolai Ceausescu y su esposa Elena fueron ejecutados públicamente durante el levantamiento en Rumania. Estos eventos asustaron a la élite gobernante, pero, como se dice en ruso, el tren había abandonado la estación y ahora no podía detenerse.

El grupo interregional se opuso abiertamente a Gorbachov, que se encontró entre los partidarios de Yeltsin y los conservadores de línea dura. Entre estos últimos había figuras como los notorios “colonelos negros” que abogaban por una solución de “Pinochet”.

El grupo interregional tenía una pequeña ala de izquierda, pero consistía principalmente en reformadores, cuya agenda incluía reformas de mercado y democracia al estilo occidental, incluso si esto aún no estaba claramente formulado en su programa. Es un reflejo de la resistencia al capitalismo que, incluso en esta etapa tardía, los reformadores rara vez pidieron abiertamente su restauración. Entre los mineros y otros trabajadores, este llamado habría encontrado resistencia, a pesar de que algunas de sus demandas se habían vuelto inherentemente “pro-mercado”. El estado de ánimo de los mineros era que realmente no tenían ningún deseo de vivir en una sociedad capitalista. Sin embargo, habían perdido la fe en que el socialismo era un sistema viable.

El grupo interregional se concentró en eliminar el monopolio del poder del PCUS. Se organizaron manifestaciones masivas en Moscú y otras ciudades exigiendo la derogación del artículo seis, que finalmente fue abolido en la primavera de 1990. En las elecciones en las diferentes repúblicas, los candidatos nacionalistas y proliberales obtuvieron los votos mayoritarios. En mayo, Yeltsin fue elegido presidente del Sóviet Supremo y, en junio, en un intento de forzar la mano de Gorbachov, el Congreso Ruso de Diputados del Pueblo declaró la soberanía de Rusia. La “guerra de leyes” comenzó con repúblicas luchando por la supremacía contra el gobierno de la Unión Soviética.

En agosto de 1990, el gobierno ruso adoptó el “programa de 500 días”. Esto requería la creación de “las bases para una economía de mercado moderna en 500 días”, basada en “la privatización masiva, los precios determinados por el mercado, la integración con el sistema económico mundial, una gran transferencia de poder del gobierno de la Unión a las repúblicas”. Como dijo el editorial de la primera edición del periódico ruso del CIT en ese momento: “¡Moriremos de hambre después de 500 días!” En junio de 1991, Yeltsin se presentó a las elecciones para presidente ruso y obtuvo el 57 % de los votos. Criticó la “dictadura del centro”, pero no dijo nada sobre la introducción del capitalismo. Incluso prometió poner la cabeza sobre una vía férrea si los precios aumentaban. Por supuesto, nunca lo hizo, aunque en 1992, los precios aumentaron un 2.500%.

Un golpe de estado poco entusiasta

La oposición conservadora no defendía el socialismo, al menos no como lo conocemos. Defendían un estado centralizado fuerte. Sobre todo estaban enojados porque las repúblicas se estaban moviendo para separarse de la Unión Soviética y porque, como resultado de la nueva “apertura”, la gente criticaba su gobierno. En las vacaciones de año nuevo 1990-91, Moscú estaba lleno de rumores de un golpe militar. Los partidarios de la línea dura se detuvieron a pesar de que la Unión Soviética se estaba derrumbando sobre ellos.

En marzo de 1991, se celebró un referéndum en el que se planteó la pregunta: “¿Considera necesario preservar la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas como una federación renovada de repúblicas igualmente soberanas en la que se garantizarán plenamente los derechos y la libertad de un individuo de cualquier nacionalidad?” El referéndum fue boicoteado por los estados bálticos y por Georgia, Armenia y Moldavia. Pero el 70 % de los votantes de las otras nueve repúblicas votaron sí. Sin embargo, encontrar un acuerdo sobre la forma exacta resultó difícil. Se elaboró un nuevo Tratado de la Unión. Ocho repúblicas estuvieron de acuerdo con las condiciones mientras Ucrania aguardaba. Rusia, Kazajistán y Bielorrusia lo firmaron en agosto de 1991.

El 19 de agosto de 1991, los moscovitas despertaron al sonido de los tanques que conducían por la calle. Los de línea dura habían lanzado su tan esperado golpe. Se decía que Gorbachov, que en realidad estaba de vacaciones, estaba “demasiado cansado y enfermo para continuar”. La “Banda de los Ocho” declaró que estaban introduciendo la ley marcial, un toque de queda y restaurando el orden con el objetivo de “luchar contra la economía sumergida, la corrupción, el robo, la especulación y la incompetencia económica”. Lo estaban haciendo, dijeron, para “crear condiciones favorables para mejorar la contribución real de todos los tipos de actividad empresarial llevada a cabo dentro de la ley”. Terminaron con un llamamiento a “todas las organizaciones políticas y sociales, colectivos de trabajo y ciudadanos” para demostrar su “preparación patriótica para participar en la gran amistad en la familia unificada de los pueblos hermanos y el renacimiento de la patria”.

Víctor Hugo dijo que “todas las fuerzas del mundo no son tan poderosas como una idea cuyo momento ha llegado”. Este golpe demostró que también es cierto lo contrario: ¡la mayor máquina militar no puede salvar a un régimen cuyo tiempo ha pasado! Incluso los tankistas y paracaidistas de las divisiones soviéticas de crack enviados a Moscú no tenían corazón para pelear. Los tanques se detenían en los semáforos rojos. ¡Un conductor de trolebús detuvo su vehículo a la entrada de la Plaza Roja y los tanques no se movieron más! Unos minutos más tarde, llegó la noticia a aquellos que ya protestaban de que Yeltsin estaba convocando una huelga general (una llamada que rápidamente rescindió) y pidiendo a la gente que se manifestara frente a la Casa Blanca, la sede del gobierno ruso. En cuestión de horas, cientos de miles habían acudido. Todo el país había comenzado a levantarse contra el golpe. Los putchistas se volvieron la cola. Uno de ellos se disparó a sí mismo. Otra política de izquierda para convertirse en un banquero rico. Gorbachov regresó a Moscú para descubrir que el país que una vez gobernó ya no existía.

Formalmente, la Unión Soviética se disolvió en diciembre de 1991. Pero esto no fue más que reconocer la realidad. Tras el golpe, las 15 repúblicas habían anunciado su independencia. La velocidad del proceso de restauración capitalista difería en cada república, pero la dirección era la misma. Se eliminaron las barreras a la restauración del capitalismo que habían existido antes. En el caso de Rusia, el régimen de Yeltsin prohibió el PCUS, tomó medidas para romper la antigua estructura estatal, llegando incluso a prometer a las repúblicas internas de Rusia, como Chechenia y Tartaristán, “tanta soberanía como la que pudiesen manejar”. La terapia de choque económico se introdujo con la liberalización de los precios, la privatización masiva, los aumentos de impuestos, los recortes en los subsidios a la industria y los recortes en el gasto social.

Los asesores occidentales advirtieron abiertamente al gobierno de Yeltsin que deberían ganarse el apoyo de los antiguos beneficiarios del gobierno soviético, es decir, los antiguos jefes del partido, directores de fábrica y operativos de la KGB transfiriéndoles la propiedad de la nueva sociedad capitalista para que no se resistieran. Incluso el período de hiperinflación, que trajo una miseria indecible para las masas, fue utilizado por la élite gobernante para concentrar la riqueza en sus propias manos. Es a partir de este período que los oligarcas obtuvieron su riqueza obscena. En los medios rusos, esto se llamaba abiertamente el “proceso de acumulación primitiva de capital”.

El pueblo soviético fue estafado. Se les dijo que mediante la introducción de reformas de mercado podrían tener niveles de vida como en Europa Occidental. En lugar de decirle a la población que la intención era introducir el capitalismo, se les dijo que esta era una lucha por la “democracia”. Casi 20 años después, los niveles de vida de la gran mayoría de la población son significativamente más bajos que al final del período soviético. La democracia es prácticamente inexistente y la vieja élite gobernante, que arruinó la economía planificada, ahora vive en el lujo de los beneficios de la explotación capitalista. Esto ayuda a explicar porqué, en toda la antigua Unión Soviética, los trabajadores están empezando a volver a las ideas de izquierda. Solo la próxima vez, tendrán la experiencia necesaria para establecer una verdadera sociedad socialista, con una economía planificada, control y gestión de los trabajadores y autodeterminación en una federación voluntaria de estados socialistas e internacionalismo.

Las huelgas de mineros soviéticos comenzaron en 1989

Una oportunidad perdida para establecer un verdadero socialismo democrático.

Las huelgas de los mineros soviéticos, que comenzaron en julio de 1989, se extendieron como un reguero de pólvora a través del Kuzbass siberiano y Artic Vorkuta, el Donbass ucraniano y Karaganda en Kazajstán. Marcaron el comienzo del fin del régimen burocrático soviético dirigido por Mijaíl Gorbachov.

La Unión Soviética, establecida por el más glorioso evento de la historia, la revolución de octubre de 1917, dirigida por Lenin y Trotsky, se basó en la propiedad estatal y una economía planificada.

El joven estado soviético logró un tremendo crecimiento económico mientras que el mundo capitalista sufrió la tortura de la gran depresión. Pero en negación del internacionalismo y los principios democráticos de los bolcheviques, una burocracia estalinista parásita completó una contrarrevolución política, que no solo privó a los trabajadores del poder político en su propio estado, sino que finalmente destruyó a la propia economía planificada.

Una delegación del Comité por la Internacional de los Trabajadores (ahora ASI) encabezada por el difunto diputado de Terry Fields de Gran Bretaña, visitó a los mineros siberianos a principios de 1990.

Bajar al foso fue como un viaje al infierno. En un ascensor, luego sentarse en camiones de metal que se precipitaron a través de túneles como una escena de una película de Indiana Jones fue solo el preludio. La última parte fue bajar escaleras desvencijadas fijadas a las paredes en las que a cada paso se sentía que el peldaño se rompería. Y luego se esperaba que los mineros trabajaran otras seis horas, ignorando cualquier precaución de seguridad antes de regresar a la superficie donde durante la mayor parte del año el clima ártico era la norma.

Muchas de las minas fueron excavadas y trabajadas por prisioneros en el gulag de Stalin. Pero en la década de 1970 ya no era posible utilizar el trabajo penitenciario. En cambio, a los trabajadores soviéticos se les ofrecieron salarios altos y pensiones anticipadas para trabajar en el extremo norte y Siberia.

Los mineros se consideraban pioneros, a menudo viviendo en alojamientos tipo cuartel, preparados para hacer sacrificios por el estado soviético, con la promesa de una jubilación fácil en algún lugar del cálido sur.

Pero la economía soviética, estrangulada por la codiciosa burocracia que administró mal el plan y desperdició enormes recursos en gastos de armas en lugar de producción socialmente útil, estaba en crisis. No es una crisis de “sobreproducción” como en el capitalismo, sino una en la que el desperdicio y la mala gestión llevaron a una enorme escasez.

La élite gobernante en torno al presidente soviético Mijaíl Gorbachov entendió que si nada cambiaba, el descontento desde abajo crecería con consecuencias potencialmente revolucionarias. Las palabras “perestroika” (reconstrucción) y “glasnost” (apertura) entraron en el vocabulario internacional cuando Gorbachov intentó reformar desde arriba, una política que solo resultó en la liberación de fuerzas que finalmente destruirían la Unión Soviética.

Ola de huelgas

Uno de los elementos clave de la perestroika era hacer que las fábricas y minas fueran “autocontables”, responsables de sus propios ingresos y gastos, aunque todavía eran responsables del cumplimiento del plan estatal. Como el costo de la producción de carbón era significativamente más alto que el precio del carbón pagado por el estado, esto dejó a muchas minas sin suficiente dinero para cubrir los salarios.

En marzo de 1989, esto llevó a las primeras huelgas en Vorkuta. La 9a brigada del foso “Severnaya” declaró una huelga exigiendo que los salarios se pagaran a una tasa decente, que se redujeran las normas de producción, declarando que no se confianba en la gestión y exigiendo un recorte del 40% en la administración del foso. Esta última demanda se hizo eco del llamamiento populista hecho a nivel nacional por los partidarios de la perestroika.

Las concesiones se hicieron rápidamente, pero esta pequeña huelga abrió las compuertas. En julio, todo el país estaba atrapado por una enorme ola de huelgas, ya que hasta medio millón de mineros participaban en protestas. En Vorkuta, Novokuznetsk, Prokopievsk y Mezhdurezhensk, los comités de huelga se hicieron cargo del funcionamiento de las ciudades. La venta de licores fue prohibida y se establecieron organizaciones para mantener el orden público. En algunas ciudades, los jefes de policía tuvieron que rendir cuentas a reuniones masivas sobre orden público.

¡Incluso seis meses después, nuestra delegación vio esto de primera mano cuando los mineros se reunieron con nosotros en el aeropuerto y simplemente ordenaron un coche de policía que nos llevara a nuestro hotel! La política de perestroika se estaba derrumbando en crisis. No hizo nada para reducir el asfixiante papel de la burocracia, pero levantó la tapa del enorme descontento que hierve debajo de la superficie.

En 1986, grandes disturbios sacudieron a Alma-Ata después de que Gorbachov despidiera al jefe del partido republicano. Las tensiones nacionales aumentaron en los años siguientes, particularmente en los estados bálticos y el Cáucaso. El conflicto armado estalló entre armenios y azerbaiyanos en Nagorno-Kabarakh en 1988.

Papel de los “comunistas”

Al igual que con los conflictos nacionales, sectores de la élite gobernante intentaron usar la ola de huelgas para sus propios intereses. Los jefes regionales vieron las huelgas como un medio para presionar a la burocracia central. En muchos casos, los directores de minas apoyaron abiertamente las huelgas. En Vorkuta, el comité del Partido Comunista de la mina Komsomolskaya apoyó activamente la propagación de las huelgas de Kuzbass al campo ártico. Vieron en esto la oportunidad de ganar más dinero de las arcas centrales para rescatarlas de sus dificultades de autocontabilidad.

Mezhdurezhensk fue el centro de la ola de huelga de Kuzbas. Las primeras demandas de los mineros se referían principalmente a su descontento por el trabajo y las condiciones sociales, incluidos el mal transporte y la vivienda, los bajos salarios, la mala comida y la falta de jabón en los duchas del foso.

Desde el principio, las reuniones de masas y el comité de huelga insistieron en que su huelga era “no política”, con lo que tenían la intención de evitar que fuerzas políticas no deseadas vinieran del exterior para hacerse cargo de su movimiento. Pero debido a que los mineros no tenían un programa político propio, era inevitable que otras fuerzas utilizaran su movimiento. En Mezhdurezhensk, por ejemplo, los directores de la mina “apoyaron” la huelga, quejándose de que solo algunas de las demandas eran inalcanzables, siempre y cuando las minas estuvieran controladas centralmente. La demanda de que se otorgara plena independencia económica a las minas con derecho a vender carbón en el libre mercado se agregó pronto a la lista de demandas de los mineros.

Algunos miembros de base del partido comunista, por supuesto, apoyaron genuinamente las huelgas. Pero incluso al comienzo de las huelgas, los mineros entraron en conflicto con representantes del partido y la dirección involucrados en los comités de huelga.

Boris Popovkin, uno de los líderes de la huelga “Severnaya” de marzo, que más tarde se unió al CIT, creía que el comité de huelga de la ciudad estaba demasiado preparado para transigir. Cuando, el 23 de julio, propuso poner fin a la huelga, Boris la llamó:

“oportunista, y como es bien sabido, el oportunismo nunca conduce al éxito. Prueba de ello son los resultados de la huelga de marzo en nuestro foso. Nos dejamos “hablar” y terminamos la huelga antes de que se implementaran nuestras demandas. No deberíamos repetir nuestro error. Deberíamos continuar hasta que se cumplan nuestras demandas”  

Boris Popovkin

En lugar de confiar en sus propias fuerzas, los mineros permitieron que los “expertos” de Moscú, muchos vinculados al aparato comunista, elaboraran sus demandas. De esta manera, se cristalizaron las demandas a favor del mercado que más tarde se generalizarían en todo el movimiento minero. En aproximadamente un año, los mineros se convierten en una parte clave de la coalición que respalda el ascenso de Yeltsin al poder.

Cuando estallaron las primeras huelgas en Siberia, los parlamentarios británicos que apoyaban a los militantes, Terry Fields, Dave Nellist y Pat Wall, enviaron una serie de telegramas de solidaridad a los mineros en huelga en los que expresaron su apoyo al programa de Lenin para el control democrático por parte de los trabajadores en un estado socialista. Dos comités de huelga y un sindicato independiente respondieron de acuerdo.

Como resultado, Terry Fields fue invitado a la primera conferencia de mineros en Novokuznetsk en mayo de 1990. Allí descubrimos que los mineros no querían un regreso al capitalismo, pero, debido a los crímenes del estalinismo y al fracaso de la perestroika para resolver la crisis económica, no tenían fe en que el socialismo fuera posible. Todo lo que sabían era que “ya no podemos vivir así”.

La tragedia fue que los mineros no tenían su propia organización y carecían de un programa para derrocar a la burocracia mientras mantenían la propiedad estatal y la economía planificada, pero sobre la base del control y la gestión democráticos de los trabajadores.

Como consecuencia, esta tremenda huelga, que podría haber sonado la sentencia de muerte para la burocracia soviética y haber abierto la puerta al socialismo genuino en su lugar, agregó impulso al proceso de restauración capitalista en la Unión Soviética, cuyas consecuencias todavía se sienten hoy en día.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

catorce + veinte =