¡Derrotar a la ultraderecha en las urnas y en las calles!Construir una auténtica alternativa socialista de las y los trabajadores

Por Alternativa Socialista, ASI en Chile

Fuimos 57.200 que en la pasada primera vuelta anulamos y más 31.322 votos en blanco. No fueron a votar el 52% del padrón total. Las razones son muchas, pero la principal, es la falta de una alternativa política coherente en contra del sistema político y económico que combatimos en las calles en 2019.

Un sistema que se caracteriza por un duopolio en el poder y en general por el abandono desde las elites que decían nos representarían frente al opresor, el jefe, el empresario, la policía, los narcos, las AFPs, la falta de derechos a la hora de enfermarse y caer en una lista de espera.

En el caso de la vivienda para postular debes competir sobre quien es más pobre y siempre hay alguien aún peor que tú, un migrante o alguien que viene de una situación aún más precaria. Lo mismo como cuando solicitas el derecho a inscribir tu hijo en un jardín o sala cuna.

La maldita postulación a un derecho y la ficha de protección social, que no protege a nadie, solo oculta la manipulación de quienes administran el sistema y nos obligan a competir entre pobres.

¿Es lo mismo Boric y Kast?

La campaña del terror en primera vuelta, tejida desde la ex Concertación y Apruebo Dignidad (Concertación 3.0), no conmovió a millones que no fueron a votar. Ahora en segunda vuelta es diferente. ¿Pero porque ahora es diferente?

Es verdad que Boric en gran parte representa más de lo mismo que hemos vivido hasta hoy, la democracia en la medida de lo posible. Su programa plantea cobrarle impuestos a los más ricos como una forma para resolver los problemas en salud, educación, previsión y vivienda. Esta propuesta la han planteado todos los gobiernos desde Patricio Aylwin hasta el actual presidente Piñera y nada ha cambiado.

Para la mayoría de la juventud, Boric representa el acuerdo por la paz que mantuvo Piñera en la presidencia e impuso serios límites a la Convención Constitucional para impedir transformaciones estructurales.

Boric también es visto como alguien que estuvo en favor de la ley anti-barricadas, con cientos de casos de jóvenes en las cárceles acusados injustamente por la aplicación de esta ley. Con eso, el sistema judicial se esfuerza por castigar a los jóvenes con montajes burdos y prisión preventiva que ha significado para muchos más de dos años en las mazmorras del sistema.

No hay que olvidar esos hechos, incluso si en las condiciones actuales tenemos que votar críticamente a Boric para derrotar a Kast. Hay que votar en contra la extrema derecha y la amenaza represiva, reaccionaria y fascistoide, pero sin fomentar ilusiones en lo que hoy se plantea como candidatura alternativa.

Pero está evidente que Kast representa el pasado terrible, el Pinochetismo y a la dictadura. Es un camino que quisieran los burgueses empujarnos para imponer el “orden” y continuar con sus negocios. Para impedir los mínimos cambios a su constitución que los ha llenado de privilegios logrando enormes fortunas, que no son invertidas en nuestro país y las llevan a paraísos fiscales, con una ley laboral, muy favorable a sus intereses, hecha en dictadura y maquillada en “democracia”.

Kast y la extrema derecha son la peor cara del sistema capitalista. La cara política aparentemente menos extrema, la que tradicionalmente cumple el rol esperado por la clase dominante, esta hoy desprestigiada y derrotada. La democracia cristiana está completamente dividida, pasó de tener 18 parlamentario a solo 7. De forma general la ex Concertación y la derecha tradicional están en crisis.

La burguesía no cuenta con una cara con autoridad para representar sus intereses en estas elecciones, que le de gobernabilidad al país y permita que sigan con sus negocios de forma estable. El sistema capitalista neoliberal topo fondo en Chile y eso lo sabe la burguesía nacional e internacional.

Kast no cuenta con respaldo tan sólido como aparenta, es a causa de alta abstención que aparece como en primer lugar. Incluso lo más probable es que sectores significativos de la burguesía se inclinen por respaldar al candidato Boric temiendo el elemento desestabilizador de Kast.

Pero Kast y la extrema derecha deben ser derrotados por la movilización de los y las trabajadores y el pueblo, con eso vamos a tener fuerza para derrotar en conjunto de la clase dominante y conquistar los cambios que deseamos.

La lucha iniciada el 18 de octubre del 2019 no ha terminado, no ha sido derrotada. Ellos, los grandes empresarios y las empresas transnacionales lo saben. Ellos se dividen entre intentar imponer una derrota por la fuerza y la represión o por la trampa y las negociaciones, pero siempre contra el pueblo y los trabajadores.

Desde Alternativa Socialista Internacional (ASI) en Chile hacemos un llamado a todos los jóvenes y trabajadores en general a organizarse para en esta pasada derrotar electoralmente a Kast, a la derecha Pinochetista, porque la otra (D.C) ya está derrotada. La gran tarea pendiente es derrotar toda la institucionalidad Pinochetista y el sistema que lo sustenta.

Derrotar la institucionalidad Pinochetista es una tarea pendiente y para esto hemos logrado avanzar en el desarrollo de organización territorial. Ahora es momento de articularnos como clase, a un nivel nacional.

Se vienen tiempos difíciles para la economía chilena y del mundo, donde el gobierno que sea nos continuara precarizando y despidiendo, pidiendo que nos apretemos el cinturón. No debemos caer en esta trampa, no debemos tener ninguna confianza en ningún gobierno, aunque votemos a Boric contra Kast. Debemos prepararnos para luchar por nuestros derechos y para que los super-ricos paguen por la crisis y no nosotros.

Únete a ASI Chile

Te invitamos a unirte a nosotros en la construcción de una alternativa política de nuestra clase. Una alternativa amplia que contenga a los estudiantes, a los cabildos y asambleas territoriales a un nivel nacional, las mujeres y todos los sectores oprimidos que resisten. Una alternativa que reúna los trabajadores de las distintas ramas de producción del país que hoy están en lucha contra la precarización, el despido, la subcontratación y los miles de abusos laborales.

Nuestro objetivo principal como clase debe ser luchar por un verdadero gobierno de los trabajadores, que exprese la voluntad de la juventud, las mujeres y de todos los sectores oprimidos. Que tenga como principal punto en su programa la nacionalización de nuestros bienes mineros, agua, bosques, mar etc bajo control y administración de los trabajadores, con el fin único de dar solución definitiva a los problemas de vivienda, salud, educación etc.

Es necesario levantar un plan de lucha desde movilizaciones locales hasta concretar la huelga general. Necesitamos una lucha para cambiar nuestras condiciones de vida a partir de un programa concreto de demandas y transformaciones profundas de esta sociedad, un programa socialista genuino.

Por la libertad justicia y reparación sin condiciones de todos los presos políticos y víctimas de la represión.

Es para esto que luchamos los que construimos la Alternativa Socialista Internacional (ASI) en Chile.

¡Únete a nosotros!

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.

uno × 2 =