Asistentes al acto por la libertad
de Hasél en Lleida

¡Movilización contra la represión del Estado! 

14/02/2021, Rob MacDonald, SR Catalunya

 

A medida que la crisis del capitalismo se profundiza también lo hace la represión estatal. El próximo encarcelamiento de Pablo Hasél es el último ataque de un Estado español que ataca las libertades fundamentales que se supone debe proteger. Debemos hacer frente a esto movilizándonos y organizándonos, pero también entendiendo que debemos luchar por el fin del sistema capitalista como única forma de garantizar la libertad artística, económica y social.

 

Apoyemos a Pablo

La lucha de Pablo se remonta a 2014, cuando fue acusado, junto a otro rapero, Valtonyc, de compartir letras y comentarios en redes sociales contra la monarquía y enaltecer el terrorismo. Este último ataque se están enfrentando a una serie de actos desafiantes del rapero, que sigue diciendo lo que piensa y se niega a ser silenciado.

Esta represión de la libertad de expresión tiene una larga lista de víctimas en el Estado español: desde las letras de Valtonyc, Pablo Hasél y César Strawberry hasta los tuits de Cassandra, obras de titiriteros y, más recientemente, el despido de la cadena pública TVE del guionista Bernat Berrachina por un rótulo irónico contra la monarquía. Pero la represión va más allá y va también en contra de la lucha de la clase obrera. Durante la anterior crisis económica que comenzó a partir de 2008-9, los fiscales pidieron repentinamente hasta 8 años de prisión para trabajadores que participaron en piquetes de huelga. Después, en octubre de 2017, el mundo entero vio el brutal ataque al referéndum pacífico en Cataluña y la represión contra la lucha independentista en general. También hemos visto, bajo la «Ley Mordaza», la persecución de activistas feministas por participar en piquetes durante las Huelgas Feministas de 2018-2019. Esta ley, aprobada en 2015, también ha servido para perseguir a periodistas por informar sobre la represión policial, y para reprimir el derecho a la protesta y a la manifestación. 

Todos estos ataques, a menudo por incidentes relativamente menores, demuestran la disposición del Estado capitalista a cercenar cualquier lucha política que sea vista como una amenaza al orden social que defiende. Las autoridades quieren hacernos vivir en el miedo y restablecer los métodos de control franquistas, de los que el régimen posterior a 1975 es fundamentalmente tributario. Si no nos resistimos con toda nuestra energía responderán con más y más represión hasta silenciarnos. 

Es de una hipocresía absoluta que, en este caso, traten de silenciar las voces contra la monarquía mientras no mueven un dedo contra la corrupción profundamente arraigada de este vestigio feudal, o contra los representantes del régimen franquista culpables de brutales violaciones de los derechos humanos. Los artistas críticos van a ir a la cárcel por sus letras mientras el corrupto ex rey vive en un lujoso exilio. Esta hipocresía se manifiesta también en el silencio de la UE ante estos flagrantes ataques a la libertad de expresión, la misma UE que, por otra parte, se apresura a amonestar a los Estados miembros por no cumplir con su normativa neoliberal. 

La libertad en el arte y la lucha por cambiar la sociedad

Nuestra cultura está saturada de sexismo, glorificación del dinero y culto al individualismo. La publicidad diaria utiliza métodos creativos para aumentar los beneficios, sin tener en cuenta las necesidades de las personas o del medio ambiente. La cultura del capitalismo es básicamente un vehículo para el lucro de los súper ricos.

Aunque debemos protestar y argumentar contra esta corriente cultural negativa, también debemos centrarnos en la construcción de una cultura alternativa. Necesitamos una contracultura que hable de unidad, colectivismo y diversidad. 

No debemos confiar en el Estado capitalista para elegir lo que es bueno y lo que es malo, lo bello y lo feo. Al fin y al cabo, este Estado existe para defender el sistema social y económico que está en la raíz de las cuestiones y los problemas a los que nos enfrentamos. 

El arte y la cultura están siendo destruidos por la crisis económica que ha llegado junto con la pandemia de Covid-19. Incluso antes de esta crisis, los artistas conocían muy bien la naturaleza precaria del trabajo en este sector, sin contratos, oportunidades o espacios para trabajar. A menudo se espera que trabajemos gratis sólo porque nuestro trabajo surge de nuestra pasión. Esta explotación ya era extrema, pero tras esta última crisis económica estamos luchando por el propio derecho a crear. La lucha por el arte y la cultura es la lucha por ser un ser humano, no un robot de producción en el sistema capitalista.

Por lo tanto, no sólo tenemos que defender la libertad de expresión, sino que debemos ir más allá y defender el derecho a ser creativo, a tener un trabajo significativo y unas condiciones que den a cada persona la dignidad de llevar una vida fructífera. Para lograrlo, necesitamos la redistribución plena y democrática de la riqueza en la sociedad. Debemos poner claramente en nuestra agenda la lucha por una sociedad socialista. 

 

Necesidad de un canto revolucionario

En la protesta a la que asistimos en Lleida el 10 de febrero, Pablo Hasél planteó con acierto la complacencia del gobierno del Psoe/Unidas Podemos ante este último atentado y la necesidad de un movimiento popular para cambiar la sociedad. El llamado gobierno de izquierdas se ha limitado a algunas vagas promesas sobre la reforma de la legislación que actualmente castiga a los artistas por sus letras. Aunque no debe sorprendernos la pasividad del PSOE en este asunto, ya que sus dirigentes hace tiempo que se pusieron del lado del statu quo, sí que plantea la cuestión de cómo tenemos que organizarnos para cambiar la sociedad. 

Como dice Pablo: …… «Creo que también es muy importante no analizar desde el individualismo porque es el que permite que nos puedan imponer a todos nosotros este tipo de represión. Cuando reprimen a uno lo hacen para  asustar al resto.” También señalaba que tenemos que hacer llegar el mensaje, en internet pero también en la calle, concienciar para desarrollar un movimiento que lleve al rechazo masivo, a la acción revolucionaria. “Creo que también es fundamental desarrollar la solidaridad, porque nos quieren divididos, nos quieren desorganizados porque así es más fácil esclavizarnos. Todas las conquistas a lo largo de la historia, y podemos dar incontables ejemplos, se han conseguido con la acción revolucionaria. (…) Pero no sólo es necesaria una organización solidaria sino una organización que abarque  todo tipo de luchas por los derechos y libertades que no tenemos, lo que va unido a atacar la raíz del problema (…). Con la organización y las luchas en la calle podemos conseguir mejoras, muchas, pero no una solución. No podemos reformar este Estado. Necesitamos cambios profundos, aniquilando este Estado y conquistando una república popular en la que la clase trabajadora tenga el poder y pueda garantizar esos derechos y libertades que nos niegan con la violencia, y en definitiva conseguir lo que todos queremos, que es conseguir vidas dignas.» (Ver vídeo abajo).

 

Estamos de acuerdo en que es necesario que se desarrolle un movimiento de carácter abiertamente revolucionario que se forje en la lucha de masas en las calles, en los centros de trabajo y en las escuelas, y no mediante proclamas de pequeños partidos que dicen ser esta fuerza. Hay mucha gente dentro de estos diferentes grupos de izquierda, que desempeñan papeles positivos en la lucha contra el capitalismo. La tarea urgente es unir a los revolucionarios de diferentes sectores en un movimiento no sectario y democrático para desarrollar un programa y una acción que satisfaga las necesidades de la lucha. Socialismo Revolucionario suma sus pequeñas fuerzas a este esfuerzo. Empecemos por trabajar juntos en nuestras bases comunes, una de las cuales es la unidad contra la represión del Estado. 

¡Movilización, agitación y organización para liberar a Pablo Hasél y a todas las demás víctimas de la censura estatal!

¡Defensa de la libertad de expresión artística construyendo la unidad en el movimiento de lucha contra el sistema capitalista!

Pasos prácticos

  • Sigue y comparte el twitter la campaña @LlibertatHasel
  • Firma la carta de los artistas en https://t.co/sIJCLczUVR y envía tu adhesión por correo electrónico a: Llibertatpablohasel@gmail.com
  • Telegram: t.me/llibertathasel
  • Únete a una manifestación u organízala
  • Únete a una campaña o grupo local, únete a la lucha 

Para más información sobre Socialismo Revolucionario contacta con:

Catalunya: labretxasr@gmail.com y Socialisme Revolucionari (labretxa-sr.org)

Estado Español: equipolabrecha@gmail.com y Socialismo Revolucionario

Alternativa Socialista Internacional (en inglés)

 

 

 

Rob es un artista nacido en Inglaterra que vive en Catalunya. Sus proyectos incluyen www.solidaritypark.com en Catalunya y el podcast outa-space.com (en inglés)