Los papeles de Pandora evidencian que las personas más poderosas del mundo mueven cielo y tierra para esconder sus fortunas, algo que no era difícil de adivinar. Pero al mismo tiempo pone al descubierto la cantidad de agua turbia que corre por los cauces de Morena.

Por Alternativa Socialista, ASI en México

Los papeles de Pandora, una investigación internacional que recolectó más de 11.9 millones de documentos confidenciales, fue revelada este 3 de Octubre. Y aunque existen algunas alarmas más que sensatas ante su revelación, primordialmente que la investigación fue en parte financiada por la Ford Foundation quienes han tenido lazos con la CIA en el pasado y la Open Society, una ONG financiada por George Soros, hacen aun mas incomoda la conveniente ausencia de información acerca de políticos americanos y las personas mas ricas del planeta. La proposición de está investigación no es difícil de creer: más de 35 jefes de estado, 330 funcionarios públicos de más de 90 países y 130 multimillonarios, han utilizado herramientas financieras “legales” para esconder sus fortunas y los movimientos que hacen con ellas para evadir el pago de impuestos. Una práctica común entre los sectores más ricos, así como entre criminales y señores de la guerra.

Entre estos personajes figuran 3,047 mexicanos. Y aunque tener fideicomisos offshore y usar métodos financieros creativos no es técnicamente ilegal, siendo que estos instrumentos los diseñan y crean instituciones con alta credibilidad, demuestra la profundidad de la red de corrupción internacional en la que opera el capitalismo.  En contraste con la idea de un trato dudoso en una choza oscura, esto ocurre en los edificios más altos de las democracias “más libres” del planeta, en las oficinas de bancos multinacionales, famosos despachos de abogados, firmas de contaduría, etc.

Las grandes fortunas se ocultan bajo, o más bien sobre, nuestras narices

La investigación señala a algunos de los rostros más fáciles de esperarse: exgobernadores priístas, algunos de los empresarios más poderosos del país, el exvicario general de los Legionarios de Cristo, y un puñado de celebridades. Pocos de los involucrados han sido tan controvertidos como el senador coahuilense Armando Guadiana Tijerina, quien fuera tal vez por coincidencia o la culminación de una lista de descontentos públicos que ha venido arrastrando, estuvo en el centro de tres controversias simultáneas y relacionadas esta semana.

Hace unos días, acompañado por Ricardo Monreal, conocido político vinculado a escándalos de nepotismo y oportunismo y a quien supuestos militantes de Morena recibían a gritos de “¡Presidente, Presidente!”,  rendía su tercer informe de actividades en el Paraninfo de la escuela Ateneo Fuentes . El escenario plantó a Guadiana firmemente como uno de los personajes clave para el futuro de la Coalición de Impresentables dentro de Morena.

Mientras esto sucedía, se reveló que el multimillonario minero y presidente de la Comisión de Energía del Senado ganó una vez más un concurso público de explotación minera, esta vez para las obras de recuperación en la mina Pasta de Conchos por 32 millones 828 mil 220 pesos. La licitación la ganó frente a la competencia de cinco empresas, entre ellas la Compañía Minera Álamos, cuyo accionista mayoritario es José Luis Guadiana Tijerina, hermano y socio en otros negocios del senador. Guadiana nuevamente señalo que no existe conflicto de intereses entre el desarrollo de sus actividades en la Comisión de Energía tales como apoyar un repunte en la producción de energía eléctrica a base carbón o continuar impulsando la desregularización del fracking para legalizar la práctica en su estado de Coahuila, y su papel en diferentes empresas y Cámaras empresariales. Hay que recordar que Guadiana Tijerina es también director de Materiales Industrializados SA de CV (Minsa), uno de los consorcios mineros más grandes de Coahuila, concejal directivo de la Cámara Minera de México y miembro de la Asociación de Ingenieros de Minas, Metalurgistas y Geólogos de México, A.C, etc.

Estos eventos fueron acompañados por la revelación sobre el fideicomiso que estableció en el 2007, The Hawaii Trust, para resguardar 50 mil acciones de Atlantic Industries International Limited, una empresa opaca basada en las Islas Vírgenes Británicas. Guadiana en ese entonces habría declarado a la financiera panameña Alcogal que su fortuna sumaba más de 670 millones de pesos o 28 millones de dólares. Dato faltante en las declaraciones públicas de ingresos por parte de la iniciativa de transparencia fiscal de funcionarios públicos. Según el senador esto se debe a un error de sus asesores fiscales, quienes parecieran entender más de las leyes internacionales de fiscalización en paraísos financieros que de los reglamentos de fiscalización en México.

Guadiana no es el único

Armando Guadiana no es el único funcionario coahuilense y expriista mencionado en la lista. Más preocupante que la inclusión de 3,047 mexicanos, es la ausencia de las personas más ricas del país. Guadiana Tijerina, con su fortuna de más de 28 millones de dólares no llega ni al top 35 de las personas mas ricas del país. Sólo para ponerlo en escala, Carlos Slim tiene 18,607 veces más dinero que Guadiana. Al ritmo de acumulación actual Guadiana tendría que vivir otros 139,553,571 años para alcanzar al hombre más rico de México. El último lugar entre los hombre más ricos del país, según Forbes, tiene una fortuna 17 veces mayor a la del minero coahuilense. Y estas son las cantidades públicas declaradas. Sin embargo es inocente pensar que estos 3,047 mexicanos son los únicos en esconder sus fortunas en paraísos fiscales. Sobre todo cuando se pone en contexto que los 11.9 millones de documentos confidenciales que se investigaron para la publicación de los papeles de Pandora vienen de apenas 14 firmas financieras diferentes en todo el mundo.

Pero lo más peligroso de la investigación es la conclusión “apolítica” que implica. Reivindicando las consignas como “impuestos a los ricos”, señalando a los “ricos malos”, situación que sólo reforzaría la permanencia del capitalismo bajo la idea de la existencia de “ricos buenos”, los Bill Gates, Warren Buffets y Michael Bloombergs del mundo, quienes posicionándose del “lado correcto” de estas controversias internacionales solo buscan validar las fortunas que adquirieron con la explotación de miles y miles de trabajadores.

Cuando se sitúa a Armando Guadiana en la larga lista de empresarios que han disfrutado de explotar al pueblo mexicano a sus anchas, se puede vislumbrar lo insidioso del sistema capitalista y la negligencia de Morena al dejar que lo peor de este permee por su partido: Es un error pensar que no es que Guadiana haya hecho algo malo al ocultar su fortuna del pueblo al que dice representar, si no que lo hizo mal y por que lo descubrieron. Guadiana ha usado este tipo de maniobras fiscales durante años, mismos durante los que ha pretendido presentarse como “aliado del pueblo” bajo la bandera de Obrador

Y aunque no habría porqué tenerle fe al sistema judicial mexicano este es una nueva muestra de la composición del ala de derecha de Morena. En un momento en el que las bases de Morena quieren volver a dar la lucha contra los elementos más rancios de la política mexicana, agrupados y señalados dentro de Morena con estos recientes acontecimientos. Desde Alternativa Socialista apoyamos la conclusión de que no solo es Armando Guadiana Tijerina el enemigo de la clase trabajadora mexicana. Si no que son los Guadianas, Moreiras, Salinas, Barletts, Anciras, Labastidas, y compañía los verdaderos enemigos de los trabajadores. Y no es más que las movilizaciones de masas, el pueblo organizado democráticamente listo para asumir la lucha política, lo que realmente amenaza sus fortunas, más allá de cualquier investigación que señale sus lazos con el capitalismo internacional.