La dictadura china quiere prohibir totalmente
la vigilia de Hong Kong para conmemorar el levantamiento de la plaza de
Tiananmen de 1989. Está claro que a las autoridades todavía les atormentan no
sólo aquellos acontecimientos, sino también la lucha masiva de Hong Kong en
2019 por los derechos democráticos.

Original de Hong Liuxing y Vincent Kolo (chinaworker.info – ISA) publicado el 31 de mayo de 2021

La Oficina de Seguridad de Hong Kong ha emitido
una prohibición política oficial sobre la vigilia del 4 de junio de este año,
que conmemora la masacre de Pekín de 1989, amenazando con hasta cinco años de
prisión por el mero hecho de asistir. Además, la policía ha añadido un cargo de
última hora de un año de prisión por el simple hecho de publicitar la próxima
vigilia.

Las autoridades han abandonado así la
pretensión de utilizar las restricciones de la pandemia para justificar la
prohibición. Esa farsa en particular ha terminado. La verdadera razón fue
siempre el deseo del régimen chino de exorcizar el espectro de los acontecimientos
de hace 32 años, cuando el Ejército Popular de Liberación utilizó tanques y
munición real para aplastar las protestas por la democracia en la capital
china. Los niveles extremos de censura en la China continental han tratado de
borrar por completo los acontecimientos de 1989 de la memoria de la sociedad.
Hong Kong ha sido durante más de tres décadas el último puesto de avanzada en
suelo chino, donde las enormes y crecientes manifestaciones anuales del 4 de
junio ayudaron a mantener viva la llama de la revuelta de 1989.

Esta última ronda de ataques despiadados contra
el derecho fundamental a la protesta en Hong Kong refleja tanto la inseguridad
política que siente la dictadura china del PCCh como su modus operandi para
gobernar Hong Kong en la actualidad. Se trata de redoblar continuamente la
represión, y cada paso represivo genera una secuela aún más dura.
 

Hace un mes, el gobierno de Hong Kong anunció
la prohibición de la vigilia anual por motivos de salud. En aquel momento, la
Jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, respondió con evasivas a las preguntas sobre la
legalidad de la vigilia del 4 de junio, diciendo que era una cuestión que debía
decidir la policía. Como en tantas otras ocasiones, la opinión de Lam no cuenta
para nada. La dictadura de Xi Jinping dirige ahora la ciudad y sus políticas en
Hong Kong reflejan las prioridades nacionales y globales en general, más que
los factores locales. Lam no está en el círculo íntimo y hoy sólo puede
interpretar el lenguaje corporal de Pekín para adivinar qué políticas apoyará
mañana.

Percibiendo una oportunidad, dada la falta de
una fuerte reacción pública a la prohibición inicial del 4 de junio, la
dictadura china exige más. Quiere prohibir totalmente la vigilia de Hong Kong y
establecer su futura ilegalidad. De ello se desprende también hasta qué punto
las autoridades siguen atormentadas no sólo por los sucesos de 1989, sino
también por la lucha masiva de Hong Kong en 2019 por los derechos democráticos.

 

«Todo lo que es ilegal es ilegal»

En comparación con el año pasado, cuando el
gobierno de Hong Kong prohibió la vigilia del 4 de junio por motivos de
Covid-19, la prohibición de este año (en un momento con una media de un nuevo
caso de Covid-19 al día y el regreso de los eventos artísticos a gran escala)
también incluía una dimensión explícitamente política. Respecto a la vigilia,
Lam declaró que «depende mucho de lo que vaya a ocurrir en esas reuniones
y de si caerán en los delitos expresamente prohibidos en la ley de seguridad
nacional». El Secretario de Trabajo ha hecho declaraciones similares
destinadas a sembrar el miedo en la ambigüedad, diciendo que «todo lo que
es ilegal es ilegal».

Como el régimen tiene la capacidad de definir
por sí mismo los significados de «subversión y secesión» en la ley de
seguridad nacional, incluso se pueden dictar sentencias retroactivas por
asistir o promover reuniones políticas.
 

Cuando se le preguntó por el derecho a
pronunciar consignas populares del 4 de junio, como «acabar con el régimen
de partido único», Lam respondió diciendo: «En la Región Administrativa Especial de Hong Kong
tenemos que respetar la Constitución del país, y la Constitución dice
claramente que el socialismo con características chinas está dirigido por el
Partido Comunista Chino». En comparación con las orgullosas «características
de respeto y defensa de la libertad de expresión» que declaró Lam hace dos
años, las limitaciones a la libertad de expresión la han hecho pasar de abogar por la
independencia de Hong Kong a simplemente pedir una forma de gobierno diferente.

En la cercana Macao, la concentración del 4 de
junio ha sido prohibida explícitamente sólo por el motivo político de que los
lemas «acabar con el régimen de partido único» y «detener la
persecución política» eran «instigadores de la subversión y la difamación».
Curiosamente, las leyes aplicadas no fueron una nueva ley de seguridad nacional
como en Hong Kong, sino la reinterpretación de leyes coloniales de 1995.

Esto demuestra de forma concluyente cómo la dictadura del
PCCh ha reutilizado el viejo aparato de opresión colonial para adaptarlo a sus
necesidades de control autoritario. Del mismo modo, muchos activistas
prodemocráticos de Hong Kong han sido encarcelados por «reunión
ilegal» en virtud de otro vestigio de la ley colonial. Entre ellos se
encuentran cuatro activistas prodemocráticos condenados por la vigilia del 4 de
junio del año pasado, prohibida aparentemente por motivos de salud, y otros 20
que están a la espera de ser condenados por el mismo delito.

 

Situación revolucionaria

Calificada como una simple vigilia de recuerdo, las
recientes prohibiciones han puesto de manifiesto la sensibilidad del régimen
chino ante cualquier mención del 4 de junio. Mientras que las «cinco
reivindicaciones» de la lucha de masas de 2019 sólo se referían a los
problemas del propio Hong Kong, 1989 recuerda un movimiento revolucionario de
masas de estudiantes y trabajadores que tenía el potencial de derribar la
dictadura del PCCh por completo. Durante los meses que precedieron a la
masacre, millones de trabajadores y estudiantes en al menos 300 ciudades de
toda China (no sólo en Pekín, donde se encontraban los medios de comunicación
occidentales) se manifestaron, participaron en la desobediencia civil y
comenzaron a organizar huelgas para pedir la democratización y el fin de la
dictadura. Esto se convirtió rápidamente en una situación revolucionaria, y
muchos funcionarios y miembros de bajo nivel del PCCh se vieron arrastrados por
el movimiento.

Aunque los estudiantes se centraron principalmente en la
demanda de democracia política, la clase obrera china también se movilizó para
exigir el fin de las explosivas desigualdades que se habían abierto bajo la
«liberalización del mercado» procapitalista de Deng Xiaoping. Se
crearon sindicatos independientes, como la Federación de Trabajadores Autónomos
de Pekín, que mostraban el potencial para derrocar el régimen
maoísta-estalinista, que avanzaba rápidamente hacia la dictadura capitalista, y
sustituirlo por una China auténticamente democrática y socialista.

Cuando el PCCh ordenó a los militares que reprimieran el
movimiento de masas, el comandante del 38º Grupo del Ejército que custodiaba
Pekín se negó, reflejando una situación revolucionaria que había creado
profundas divisiones en el EPL y en el aparato del Estado. El poder del Estado
pendía de un hilo. Un diplomático suizo reveló más tarde que «todos los
miembros del Comité Permanente del Politburó se han puesto en contacto con él
para transferir cantidades muy importantes de dinero a cuentas bancarias
suizas». Todo lo que faltaba en la situación en ese momento era una clara
alternativa de la clase obrera: un programa y un liderazgo para llevar a cabo
el cambio revolucionario en lugar de uno que espere persuadir a los sectores
«ilustrados» del régimen para que adopten «reformas».

Leer más Másinformación sobre el movimiento de 1989

Como reacción, el PCCh se dispuso a masacrar brutalmente a
los manifestantes para derrotar a los trabajadores y estudiantes. Como si
reflejara el verdadero carácter de clase contrarrevolucionario del PCCh en
aquella época, la gran mayoría de los asesinados eran residentes de los
distritos obreros de las afueras de Pekín, y los estudiantes ocupantes de la
propia plaza de Tiananmen sufrieron muchas menos muertes. La derrota del
movimiento dio paso a la decisiva transición contrarrevolucionaria hacia la
forma moderna de capitalismo dictatorial guiado por el Estado en China.

 

La contrarrevolución en Hong Kong

Ahora, mientras la reacción contrarrevolucionaria entra en
pleno apogeo en Hong Kong, los activistas democráticos están siendo acusados con varias sentencias mientras el régimen busca consignarlos permanentemente
en la cárcel. Por ejemplo, el veterano activista de izquierdas Leung Kwok-hung
«Pelo Largo» ha sido condenado a un total de 22 meses de prisión
junto con otras personas por participar e «incitar» en dos
manifestaciones en 2019. El activista juvenil liberal Joshua Wong también ha
sido condenado por unirse a la vigilia del 4 de junio del año pasado, añadiendo
diez meses a su condena de año y medio de prisión. Tanto Leung como Wong están
también acusados de «subversión» según la ley de seguridad nacional,
cuya pena máxima es la cadena perpetua.

Las penas que se imponen ahora en Hong Kong son más severas
que durante la represión del régimen de Deng contra el movimiento de 1989.
Incluso los líderes estudiantiles «más buscados» del movimiento
democrático de 1989 fueron condenados, en la mayoría de los casos, a sólo dos o
tres años de cárcel, mientras que en Hong Kong la policía amenaza ahora con
cinco años sólo por conmemorar aquel movimiento. Por ejemplo, Yang Tao, jefe de
la Federación Autónoma de Estudiantes de la Universidad de Pekín, recibió una condena
de un año por «incitación al derrocamiento del poder político del
Estado» por su papel en el movimiento de 1989. El líder de la protesta,
Wang Dan, fue condenado a cuatro años de prisión.

Las vigilias del 4 de junio en Hong Kong son el legado de
millones de manifestaciones en solidaridad con los manifestantes chinos de
1989, y la última manifestación legal de 2019 atrajo a 180.000 personas. Muchos
chinos continentales han seguido viajando a Hong Kong para unirse a las
protestas anuales, desafiando el control dictatorial del PCCh.

 

La represión no es estabilidad

El PCCh cree ahora que puede imponer una prohibición
permanente a la vigilia del 4 de junio en Hong Kong, lo que le permitirá
eliminar lo que ha sido durante mucho tiempo una espina política en su costado.
Es probable que a esto le sigan medidas para prohibir la manifestación anual
del 1 de julio y otras marchas antigubernamentales.

El conflicto entre Estados Unidos y China es un factor
adicional que empuja al régimen de Pekín a pasar a la ofensiva política en Hong
Kong. La visión de decenas de miles de personas reunidas de nuevo en favor de
los derechos democráticos sería una publicidad muy negativa para Xi Jinping en
su enfrentamiento con Biden y la cruzada «democrática» del presidente
estadounidense, que en realidad no es nada de eso, sino más bien un nuevo envoltorio de
la agenda anti-china de Trump.

Pero la dictadura está exagerando. La represión no creará
estabilidad política ni económica, y sean cuales sean las «mejoras»
(es decir, más control totalitario) que Pekín introduzca en su modelo para
gobernar Hong Kong, la ira de las masas va en aumento. La anterior
pseudo-democracia heredada de la era colonial británica, que ahora el PCCh ha
echado al cubo de la basura, proporcionaba al menos a los gobernantes de Hong
Kong algunas «válvulas de seguridad» para liberar la peligrosa
acumulación de presiones políticas dentro del sistema.

Los políticos burgueses pan-democráticos, muchos de ellos
ahora en prisión, fueron una parte importante de este montaje pseudo-democrático:
Hicieron referencia a las demandas de las masas de derechos democráticos, pero
siempre trataron de llegar a un acuerdo con la dictadura y evitar o limitar las
protestas de las masas.

Al mismo tiempo, la propia China se hunde cada vez más en
la crisis. En realidad, se enfrenta a una multitud de crisis interconectadas:
demográfica, económica, ecológica y política. El régimen represivo de línea
dura de Xi Jinping, que incluye el uso de Hong Kong como su «saco de
boxeo», está creando inestabilidad en China en lugar de lo contrario. La
dictadura está en vías de detonar movimientos que pueden incluso poner en la
sombra a 1989.